Médicos venezolanos denuncian "holocausto de la salud" por escasez de medicinas

El gremio médico convocó a una protesta el miércoles en Caracas, ante la escasez de medicinas e insumos hospitalarios, y afirmó que "se nos está muriendo la gente de mengua".
"Donadores Laguna" inició una campaña de recolección de medicamentos.
Los estantes de una farmacia en Caracas aparecen vacíos dada la enorme escasez de medicamentos (EFE)

Caracas

El gremio médico de Venezuela denunció este lunes un "holocausto de la salud" debido a la escasez de medicinas e insumos hospitalarios, por lo que convocaron a una protesta en Caracas para el próximo miércoles.

"Hemos tomado la decisión de realizar actividades de calle este miércoles 13, con motivo de la gran crisis de salud que existe en Venezuela por la ausencia de medicamentos, (...) que es un holocausto de la salud", dijo a periodistas Douglas León, presidente de la Federación Médica Venezolana.

El gremio llamó a manifestar en Caracas porque "se nos está muriendo la gente de mengua", añadió. Según León, "da terror trabajar en los hospitales" venezolanos pues registran "más de 95% de escasez de medicamentos", mientras que en "los anaqueles de las farmacias" el desabastecimiento es de un 85%.

León aseguró que la organización no gubernamental Farmacéuticos Sin Fronteras recolecta "millones de medicinas" para enviarlas a Venezuela, pero sostuvo que el gobierno del presidente Nicolás Maduro se niega a recibir productos donados por organismos internacionales.

El gobierno informó la semana pasada que distribuyó 18.7 millones de medicamentos y firmó un convenio de cooperación con Cuba para importar una cantidad que no detalló. La importación es "solo para beneficio de los que triangulan o comercializan con la salud que son los cubanos", cuestionó León, indicando que algunas medicinas en realidad son producidas en India y su calidad "no está probada".

Aunque el gobierno habilitó una línea telefónica para mejorar la distribución de medicamentos en febrero pasado, León sostuvo que no es suficiente para afrontar la "crisis de salud".

Maduro, enfrentado a una aguda crisis económica agravada por la caída del ingreso petrolero, reconoció que este servicio fue "infiltrado" por una "mafia" que estaría revendiendo las medicinas importadas por el Estado con sobreprecio.

Por su parte, el defensor del Pueblo venezolano, Tarek William Saab, recomendó al gobierno facilitar el acceso a medicamentos al presentar su informe de gestión anual ante el Parlamento el martes pasado.

Diputado pide aceptar donaciones de España

Mientras, el presidente de la comisión de Política Exterior del Parlamento de Venezuela, Luis Florido, pidió hoy al Gobierno del presidente Nicolás Maduro que, en lugar de abrir un enfrentamiento con España, acepte las donaciones de medicamentos que ha ofrecido ese país.

"Planteamos desde Ginebra que el presidente Maduro acepte la donación de medicamentos que propone España para paliar en algo la crisis de los venezolanos que mueren cada día por falta de hipertensivos, de anticonvulsivos, de antibióticos y de medicamentos para el sida, la diabetes y el cáncer", dijo en declaraciones a Efe.

Florido forma parte de una delegación de parlamentarios y opositores venezolanos que se encuentra en Ginebra para presentar en varias instancias de derechos humanos de la ONU los alcances de la Ley de Amnistía.

Al comentar el reciente llamado a consultas del embajador de España en Caracas, en reacción a insultos propinados por Maduro contra el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, Florido opinó que "en lugar de pelear con España, el Gobierno debería aceptar y recibir la donación".

Indicó que los fármacos que ha ofrecido España no pueden entrar en Venezuela sin la aprobación del Ejecutivo. "En la Venezuela de hoy, de cada díez medicamentos sólo se consigue uno, de cada diez productos alimentarios, sólo se consiguen dos, hay una grave crisis social y humanitaria", comentó para describir la amplitud de las necesidades.

Asimismo, sostuvo que "el planteamiento es claro, el Gobierno no quiere tener relación con voces disidentes en la comunidad internacional que están pendientes de lo que ocurre en Venezuela". Consideró que el llamamiento a consultas del embajador de España, Antonio Pérez Hernández, confirma "la posición independiente y valiente" no sólo del Gobierno, sino de prácticamente todos los sectores de la política española.