Mayoría oficialista de Venezuela elegirá a jueces del Supremo

El parlamento convocó para mañana a una cuarta y definitiva sesión que elegirá por mayoría absoluta a los nuevos magistrados, mientras la oposición pide la renuncia de tres rectores electorales.
El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello (i), con el presidente venezolano, Nicolás Maduro (d), en un acto oficial
El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello (I), con el presidente venezolano, Nicolás Maduro (Reuters)

Caracas

El Parlamento venezolano convocó para mañana a una cuarta y definitiva sesión para elegir esta vez con la mayoría absoluta de la mitad mas uno a los legisladores a los nuevos jueces del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), tras fracasar hoy su tercer intento de hacerlo con la mayoría calificada de dos tercios.

La designación de los jueces del TSJ requiere del voto de al menos dos terceras partes de los diputados de la Asamblea Nacional (AN, unicameral), mayoría calificada que no tienen los oficialistas ni los opositores al Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

"No, no está aprobada, hermanito", la elección con dos terceras partes de los votos de la unicameral Asamblea Nacional (AN) necesarios, debido a la decisión de la oposición de salvar nuevamente el voto, "pero esta mayoría (absoluta oficialista) elegirá mañana a los magistrados", dijo tras la tercera votación a mano alzada el presidente del Parlamento, el diputado Diosdado Cabello.

"¿Qué dice la Constitución? ¿De no haber dos tercera partes para dónde vamos? ¿Se crea un vacío de poder que es lo que ellos (los opositores) quieren? No, no, señor; vamos mañana a aprobar con la mayoría simple" (sic) la designación de nuevos jueces "como lo ordena la Ley Orgánica del TSJ", remarcó el diputado oficialista.

Luego de tres intentos fallidos, la nominación de los magistrados puede hacerla la mitad más uno de los diputados, según reiteran los afines al Gobierno que acusan a sus colegas de la oposición de desconocer deliberadamente la norma que así lo faculta en un intento por crear problemas de gobernabilidad.

Las designaciones de otros cargos públicos que asimismo requieren del voto de dos tercios de la AN también pueden ser efectuadas por el mismo Supremo en caso de desacuerdo parlamentario, que fue lo que ocurrió en las últimas horas con los rectores del Consejo Nacional Electoral, reemplazados por una sentencia del máximo tribunal.

Cabello recordó el asunto antes de la tercera votación fallida de hoy y advirtió que la oposición presentó candidatos tanto para el CNE como para el TSJ, pero que luego decidió no respaldarlos con sus votos en un intento que atribuyó "al imperio" (EE.UU.) para provocar "un vacío de poderes", según reiteró.

El oficialismo, con 99 de los 165 diputados, no cuenta con los 110 necesarios para poder dar luz verde al asunto y la oposición se negó a votar hoy y el viernes, siguiendo con su postura de la primera sesión celebrada el lunes pasado con el mismo fin.

La lista de postulados para el TSJ excluyó en las últimas horas a la abogada oficialista Delcy Rodríguez, debido a que ayer Maduro la nombró canciller de la República.

Oposición rechaza

De otra parte, la coalición opositora venezolana Mesa de Unidad Democrática (MUD) rechazó hoy el fallo judicial que designó a tres de los cinco rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), con la ratificación de dos de las directoras que tenían vencidos sus mandatos, y los exhortó a dimitir.

El secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, aseveró que la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) es parte de una "maniobra" política del gobierno para "imponer una autoridad en el ámbito electoral distinta a lo que establece la Constitución, en cuanto al deseable equilibrio político y de poderes".

"(El fallo del TSJ) responde a una operación política del oficialismo, que está en una situación extremadamente comprometida, porque la base de sustentabilidad económica del régimen se está desmoronando", afirmó en una rueda de prensa.

El TSJ emitió la decisión la noche del viernes en la que ratificó en sus cargos a las rectoras Tibisay Lucena y Sandra Oblitas, cuyos mandatos estaban vencidos, y designó como nuevo integrante del directorio a Luis Emilio Rondón.

Tanto Lucena como Oblitas se postularon a la reelección, ante la protesta de la oposición en la Asamblea Nacional (Congreso) y el apoyo del oficialismo. Vicente Díaz, el tercer rector con su período vencido, aceptó el fin de su mandato. La Asamblea debía elegir a los nuevos rectores del CNE, pero la falta de consenso entre el oficialismo y la oposición hizo que la decisión fuera trasladada al TSJ.

Para los nombramientos en la Asamblea se requerían los votos de 110 de los 165 diputados, pero ni el oficialismo ni la oposición cuentan con ese número, por lo que la directiva decidió traspasar la decisión al TSJ.

La oposición adelantó que no avalaría a ninguno de los candidatos propuestos por el oficialismo y protestó la reelección de Lucena y Oblitas, a quienes vincula con posiciones favorables al oficialismo.

El fallo del TSJ admitió la solicitud de la jefatura de la Asamblea para declarar la "omisión legislativa" para la designación de los rectores, lo cual fue propuesto por el jefe del foro legislativo, Diosdado Cabello.

El oficialismo había propuesto a Lucena y Oblitas para continuar en sus cargos y a Octavio Méndez como un tercer rector principal, pero el TSJ designó a Rondón como director principal y a Méndez como suplente.

Torrealba dijo que uno de los rectores suplentes designados por el TSJ, Pablo Durán, segundo de Oblitas, había rechazado el nombramiento, por lo que invitó a todos los rectores designados a no aceptar los cargos.

"Rechazamos la sentencia del TSJ y exhortamos a Tibisay Lucena, a Sandra Oblitas y a Rondón a no aceptar la designación. Estamos exhortando para que no acepten esos cargos", recalcó. Agregó que las designaciones fueron impuestas mediante una maniobra, pues nunca hubo una negociación en la Asamblea.

Indicó que la dimisión de todos sería "su mejor contribución para obligar a estas instituciones secuestradas a actuar de acuerdo a la Carta Magna y al interés nacional".

"Aquí no hay negociación, aquí lo que tiene que haber es Constitución. La mejor prueba de que no se ha producido ninguna maniobra de trastienda está a la vista de todos: Son las votaciones públicas que se hicieron en la Asamblea Nacional. Cada propuesta oficialista fue rechazada en bloque, sin fisuras, por la bancada opositora", aseveró.

En cambio, afirmó, la sentencia de las designaciones "surge de un escenario con absoluto control gubernamental, como lo es el TSJ". "Es clara entonces la maniobra oficialista para intentar dividir la oposición y tratar de desmoralizar al pueblo democrático. No lo lograrán. Las elecciones se ganan con votos, no con rectores, y los votos no los cuentan los rectores, sino el pueblo en las mesas", señaló.

Agregó que las designaciones fueron hechas desconociendo lo que establece la "normativa legal y constitucional, y porque además constituye una afrenta a la democracia y al deseo del pueblo venezolano de tener un árbitro electoral confiable". Mientras, Cabelló sugirió una relación entre el rechazo de Durán al cargo y la alianza opositora.

"La oposición no tiene palabra, Durán, quien renunció al CNE para sabotear, es integrante de (partido opositor) Primero Justicia y de la MUD", afirmó. Durán dijo en una carta que rechazaba el cargo para evitar que su nombre fuera utilizado para "promover la división del país, atacar a organizaciones y personas serias dejando entrever negociaciones bajo mesa que no existieron".

Los rectores fueron citados el lunes para jurar a sus cargos. El CNE tiene planteado como próximo paso organizar las elecciones legislativas, previstas para el segundo semestre de 2015.