Aumenta riesgo de erupción del volcán Mayon en Filipinas

Las autoridades mantienen desde hace un mes el nivel de alerta en la zona del volcán, situado en la provincia de Albay, al sureste de la isla de Luzón, en el norte del país, donde unas 56,000 ...

Manila

El volcán Mayon, uno de los más activos de Filipinas, comenzó a escupir lava por el cráter lo que aumenta el temor de que entre en erupción en los próximos días, informó hoy el Instituto de Vulcanología y Sismología filipino (Phivolcs).

Las autoridades mantienen desde hace un mes el nivel de alerta en la zona del volcán, situado en la provincia de Albay, al sureste de la isla de Luzón, en el norte del país, donde unas 56,000 personas han sido evacuadas en 46 centros de acogida.

El director de Phivolcs, Renato Solidum, dijo que el Mayon continúa en una fase "no explosiva" en la que la lava fluye del cráter pero en la que se prevé la posibilidad de que haya una erupción explosiva en breve.

"La actividad comenzó el 15 de septiembre y duró unos días. Después hubo una pausa o un paro de la actividad pero esta mañana nuestros vulcanólogos han vista lava fluyendo", dijo Solidum a la emisora ANC.

"Básicamente, lo que ocurre ahora es un movimiento muy lento, un movimiento pausado de la lava que fluye en unos 350 metros alrededor de la cima", añadió.

Solidum advirtió que el Mayon suele pasar de esta fase no explosiva a otra de explosiva y que por este motivo se mantiene el actual nivel de alerta y se evacuó a los vecinos de la zona de riesgo, situada 6 kilómetros alrededor del volcán.

También indicó que la alerta se elevará cuando aumente la dilatación del volcán y los temblores.

"Habrá pequeñas explosiones antes que haya una de grande, y veremos una dilatación continuada de las laderas del volcán. De momento esto no lo hemos visto, excepto por la continuada y lenta dilatación", indicó Solidum.

El Mayon, ubicado en la isla de Luzón y a unos 360 kilómetros al sureste de Manila, es uno de los más visitados por los turistas atraídos por la belleza del paraje y la perfecta forma cónica del volcán.

Asimismo, es uno de los volcanes más activos de Filipinas, y según los expertos ha entrado en erupción casi medio centenar de veces en los últimos 500 años.

La peor de las erupciones conocidas de este volcán sucedió en 1814, cuando causó 1,200 muertos y enterró la ciudad de Cagsawa, bautizada desde entonces como "la Pompeya filipina".

El año pasado, el volcán arrojó una nube de ceniza y rocas que se alzó unos 500 metros, lo que causó la muerte de cinco personas, entre ellas una turista española.