Resalta Funes respuesta rápida ante erupción de volcán

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes rechazó las críticas de algunos medios de comunicación quienes aseguraron que el gobierno no actuó de manera oportuna ante la contingencia.
Imagen del volcán Chaparrastique que emana gases tras la erupción del domingo
Imagen del volcán Chaparrastique que emana gases tras la erupción (EFE)

San Salvador

El presidente salvadoreño Mauricio Funes afirmó hoy que el sistema de alerta que se implementó ante la emergencia por la erupción del volcán Chaparrastique funcionó muy bien, de manera oportuna y sin que se hayan registrado decesos.

"Las evacuaciones (de las zonas en peligro) se hicieron lo antes posible, de inmediato y los daños materiales han sido menores", señaló Funes en su primer programa sabatino de radio en 2014.

De acuerdo con el mandatario, los daños que se han registrado se deben a las cenizas y gases que lanzó el volcán, que hizo erupción el 29 de diciembre pasado.

El gobernante rechazó las críticas de algunos medios de comunicación que señalaron que el gobierno no actuó de manera oportuna.

Indicó que algunos medios intentaron relacionar el deceso de tres personas con los efectos del volcán, pero sostuvo que las víctimas padecían de enfermedades graves como cáncer y padecimiento renal crónico.

Funes aseveró que Protección Civil decretó de inmediato la Alerta Amarilla para todo el país y la Alerta Naranja para San Miguel, localidad del oriente del país, donde se ubica el Chaparrastique.

Tras destacar que la dependencia albergó y atendió a más de dos mil personas en el momento de la emergencia, Funes rechazó las acusaciones de un periódico local, el cual señaló que el gobierno había reaccionado tres horas después de la explosión del volcán.

El jefe de Estado aseveró que ahora El Salvador está más capacitado y preparado para enfrentar este tipo de eventos naturales.

Fustigó al candidato presidencial de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena), Norman Quijano, quien con una de sus hijas, alcaldesa de Chinameca, población afectada por erupción, y dirigentes de ese partido, realizó proselitismo electoral en algunos albergues.

Denunció que Arena improvisó dos albergues en una finca privada, sin la más mínima garantía, a donde llevó a unas 300 personas afectadas y repartió entre ellos víveres, que llevaban distintivos de ese partido.

"El problema es que tuvieron a las personas bajo condiciones de insalubridad, con un solo baño para 300 personas, durmiendo la primera noche en el suelo o en la grama de una cancha de futbol improvisada en la hacienda", dijo.

Aclaró que nunca se informó a las autoridades sobre las necesidades que tenía este grupo de damnificados, y aseveró que en los albergues oficiales de Protección Civil se entregaron a las personas afectadas colchonetas, abrigo, agua, víveres y servicio médico.