Matthei propone continuidad sin "cambios profundos" en Chile

La candidata oficialista destacó los "progresos enormes" realizados con la institucionalidad vigente frente a los cambios que propone la candidata socialista, Michelle Bachelet, en el día en que ...
Evelyn Matthei, durante su discurso de presentación de su programa de gobierno, hoy en Santiago
Evelyn Matthei, durante su discurso de presentación de su programa de gobierno, hoy en Santiago (AFP)

Santiago

La candidata oficialista chilena Evelyn Matthei presentó hoy su programa de gobierno con miras a las elecciones del 17 de noviembre sin proponer "cambios profundos", a diferencia de la oferta de su principal contrincante, la socialista Michelle Bachelet.

Matthei hizo la presentación el mismo día en que la justicia ratificó que su padre, el general retirado Fernando Matthei, no tuvo nada que ver con la muerte por torturas durante la dictadura pinochetista de Alberto Bachelet, padre de su rival electoral.

"Si con esfuerzo y seriedad, Chile ha logrado destacarse en el ámbito latinoamericano, ¿qué sentido tienen hacer cambios profundos, cuando justamente con la institucionalidad que tenemos hemos hecho progresos enormes?", dijo Matthei al presentar su programa de gobierno, a siete semanas de los comicios.

"Los cambios que haremos, los haremos en paz, en armonía, sin odiosidad y sin poner en riesgo el tremendo trecho que hemos ganado en la ruta al futuro", agregó, marcando diferencias con Bachelet, quien planteó una profunda reforma económica y política.

Bachelet, amplia favorita para adjudicarse la elección, propuso un cambio a la Constitución dictada por la dictadura de Augusto Pinochet, en 1980, una gran reforma tributaria y la gratuidad universal en la educación universitaria, con una gradualidad de seis años.

"Lo que está haciendo Bachelet es introducir elementos de inseguridad hacia el futuro que van a paralizar obviamente el crecimiento y la creación de empleo", criticó Matthei. "Tenemos claro que hay problemas y nos tenemos que enfocar a ello, pero de ahí a destruir el sistema en el cual se ha basado nuestro progreso nos parece realmente irracional", agregó.

"Es un programa responsable desde el punto de vista fiscal, sin recurrir a 'maxireformas' tributarias", explicó por su parte el economista Felipe Morandé, jefe programático del comando de Matthei.

En oposición, Bachelet -quien aún no ha presentado formalmente su programa de gobierno- propuso una reforma tributaria para recaudar unos ocho mil millones de dólares, destinados fundamentalmente a financiar la reforma educativa.

Matthei, en cambio, rechazó la gratuidad universal exigida por estudiantes en masivas protestas callejeras los últimos tres años, para acabar con un sistema que se mantiene aún como herencia de la dictadura de Pinochet, en su mayoría en manos privadas y con altos aranceles. "Yo no voy firmar un cheque de 3,500 millones de dólares para pagarle la universidad a los hijos de las familias más ricas de Chile", dijo Matthei.

Según Matthei, 3,500 millones de dólares al año es el costo fiscal de esta medida que favorecería a las familias más ricas del país, que hoy mandan a sus hijos a colegios privados, que son, a su vez, los que obtienen mejores puntajes en la prueba de ingreso a las universidades.

En su lugar, propuso la entrega directa a las familias de una subvención para que sean éstas las que elijan dónde estudien sus hijos, fortalecer la formación preescolar y el reforzamiento de mil escuelas prioritarias.

La implementación del programa de Matthei tiene un costo de entre 16 mil y 17 mil millones de dólares, que serán financiados a través de los ingresos derivados del crecimiento económico, una "campaña potente" contra la evasión fiscal y la reasignación de recursos, según explicó Morandé.

Entre sus principales propuestas está también aumentar en un 20% el valor de una pensión básica universal de jubilación que instauró el gobierno de Bachelet y dejarla en 200 dólares mensuales, el fortalecimiento de la salud pública y una "agresivo plan" antidelincuencia.

Chile se apresta a crecer en 2013 en un rango de entre 4% y 4.5%, con un desempleo históricamente bajo (5.7%) y una inflación controlada (3% anual). En 2012, el PIB chileno creció 5.6%. Junto a Bachelet y Matthei, compiten en las elecciones del 17 de noviembre otros siete candidatos, con escasas posibilidades, según los sondeos.

Mientras Evelyn Matthei presentaba su programa, la justicia chilena ratificaba que su padre, el general retirado Fernando Matthei, quien comandaba la Academia de Guerra en 1974 y formó parte de la junta militar de la dictadura de Pinochet, no participó en la muerte por torturas de Alberto Bachelet, padre de la candidata presidencial socialista Michelle Bachelet.

La Tercera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago estimó de forma unánime que "se confirma la resolución apelada", lo que significa que Fernando Matthei no será procesado en la causa que busca dilucidar la responsabilidad sobre la muerte de Alberto Bachelet, según informó el tribunal.

En una decisión de primera instancia, el juez Mario Carroza ya había determinado que no existía responsabilidad de parte del general, tras una petición planteada por la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos. La familia de Bachelet, en tanto, cree en la inocencia de Matthei, un antiguo amigo del también general de aviación Alberto Bachelet.

Alberto Bachelet fue apresado por mantenerse fiel al gobierno de Salvador Allende tras el golpe de Estado que instauró la dictadura de Augusto Pinochet, en 1973, y meses después murió a raíz de un infarto ocasionado por un debilitamiento provocado por torturas, según estableció la justicia.

Por la muerte de Alberto Bachelet, Carroza mantiene en calidad de procesados como autores de homicidio y torturas a los coroneles retirados de la Fuerza Aérea Edgardo Ceballos Jones y Ramón Cáceres Jorquera. Los ex generales Bachelet y Matthei tenían una estrecha amistad. Cuando recién comenzaban su carrera militar, vivieron en la misma base aérea en el norte de Chile, donde sus hijas compartieron colegio.

Pero luego del golpe de Estado las vidas de ambas tomaron diferentes caminos. Mientras Bachelet padeció la detención y muerte de su padre y además fue detenida y exiliada junto a su madre, Evelyn Matthei formó parte del círculo de poder de la dictadura.