Matthei anuncia que ajustará su programa ante segunda vuelta en Chile

La candidata oficialista, que había prometido no hacer "cambios profundos", modificará su programa de gobierno ante el balotaje del 15 de diciembre, mientras dos ex candidatos llaman a la abstención.
Matthei, con la prensa después de una reunión con Antonio Horvath, senador de Renovación Nacional
Matthei, con la prensa después de una reunión con Antonio Horvath, senador de Renovación Nacional (EFE)

Santiago de Chile

La candidata oficialista Evelyn Matthei anunció hoy que modificará su programa de gobierno de cara al balotaje del próximo 15 de diciembre, cuando se enfrentará a la favorita, la socialista Michelle Bachelet. "Estamos en un proceso de revisión de nuestro programa y eso lo vamos a dar a conocer la próxima semana", dijo hoy Matthei, que llegó segunda en la primera vuelta de este domingo, con un 25% de los votos, frente a un 46% de Bachelet.

"Desde el domingo incorporamos caras e ideas nuevas (al comando). De hecho ayer (jueves) dimos a conocer algunas medidas que no estaban en nuestras propuestas. Eso significa que hemos estado trabajando con el nuevo equipo en una serie de medidas", agregó la ex ministra del Trabajo. Durante la campaña para la primera vuelta, Matthei propuso un programa de gobierno sin "cambios profundos", a diferencia de la oferta de Michelle Bachelet.

"Si con esfuerzo y seriedad, Chile ha logrado destacarse en el ámbito latinoamericano, ¿qué sentido tienen hacer cambios profundos, cuando justamente con la institucionalidad que tenemos hemos hecho progresos enormes?", dijo Matthei, al presentar su programa de gobierno el 1 de octubre pasado.

"Los cambios que haremos, los haremos en paz, en armonía, sin odiosidad y sin poner en riesgo el tremendo trecho que hemos ganado en la ruta al futuro", agregó, marcando diferencias con Bachelet, quien planteó una profunda reforma económica y política. Las diferencias con Bachelet llevaron a Matthei a comparar su programa de gobierno con el de la canciller alemana, Angela Merkel, y acusar al de Bachelet de "apuntar a la Alemania del muro de Berlín".

Bachelet delineó tres ejes principales en su programa: una profunda reforma en la educación que garantice calidad y gratuidad a nivel universitario, una reforma tributaria y una nueva Constitución. Entre sus propuestas destacan también la despenalización del aborto en caso de violación, riesgo para la madre e inviabilidad del feto; y la apertura de un debate sobre el matrimonio entre homosexuales.

Nuevas tensiones empañaron hoy el relanzamiento de campaña de Matthei luego de que un senador de su sector se reunió con su contrincante, Michelle Bachelet, y dijo tener más sintonía con sus propuestas. El parlamentario Antonio Horvath desató la molestia de sus pares y del comando de Matthei tras un inesperado encuentro el jueves con la ex mandataria y candidata de la Nueva Mayoría.

Y aunque Horvath se reunió hoy también con Matthei, una vez finalizada la sesión reiteró que "en este minuto tenemos más convergencia con la Nueva mayoría en los temas sensibles". Matthei tampoco dio señales de algún entendimiento con Horvath y se limitó a señalar que "estamos en un proceso de revisión de nuestro programa y eso lo vamos a dar a conocer la próxima semana". Pese a la desazón de algunos miembros del comando de Matthei, el presidente del partido en que milita Horvath, Renovación Nacional, Carlos Larraín, descartó adoptar sanciones contra el díscolo senador.

Entre otras razones debido a la debilitada posición en que quedó la derecha tras las elecciones parlamentarias, a tal punto, que si alguno de sus senadores o diputados se resta del pacto podría favorecer las reformas que impulsaría un futuro gobierno de Bachelet, las que requieren un alto quórum en el Congreso. "No es que yo defienda a Antonio, estoy defendiendo la mayoría en el Congreso que necesitamos. Si algún tonto no sabe sumar o restar, el equilibrio en el Congreso es muy precario", afirmó Larraín.

La candidata oficialista enfrenta la difícil misión de intentar remontar los casi 22 puntos de diferencia que la separaron de Bachelet en primera vuelta. Para ello, ha renovado a parte de su equipo integrando líderes jóvenes y más liberales, para conquistar votos del centro político y de más del 50 por ciento de los chilenos que se abstuvo en los comicios del 17 de noviembre. Por eso, la vocera de Matthei, la senadora Lily Pérez, reconoció hoy que la actitud del senador de la patagónica región de Aysén había caído "como un balde de agua fría" en el entorno de la candidata.

Horvath, quien en primera vuelta apoyó al independiente Franco Parisi que logró algo más de un 10 por ciento de votación, concuerda con puntos centrales del programa de Bachelet, como una nueva Constitución, fin al lucro en la educación, una reforma tributaria y el rechazo a la instalación de grandes represas en su zona, como el proyecto Hidroaysén impulsado por las firmas Endesa y Colbún. El único punto en que el senador ha manifestado una abierta discrepancia con la ex mandataria es la legalización del matrimonio homosexual.

Por su parte, el presidente Sebastián Piñera, restó importancia a la postura del senador por Aysén y en la sureña ciudad de Temuco señaló a una radio local que "las coaliciones deben compartir visiones, pero no son un convento, así que deben tener la capacidad de vivir con visiones distintas". Sin embargo algunos analistas miran con preocupación las divisiones que ha mostrado el pacto gobernante Alianza por Chile desde el inicio de la campaña presidencial, marcada por la caída de dos postulantes que precedieron a Matthei.

"Es efectivo que en la Alianza la situación es especialmente tensa. Ahí hay una discusión que no resiste llegar a fin de año, lo veremos después de las elecciones", opinó un experto en sondeos políticos. Mientras en el bloque de derecha llueven las críticas contra Horvath, en el comando de Bachelet aplauden su acercamiento. "Las puertas están abiertas para quienes quiera integrarse en esta fase de campaña y les interesa sumar voluntades en la segunda vuelta presidencial", comentó Álvaro Elizalde, vocero del comando de Bachelet.

En las últimas horas Bachelet ha sumado apoyos provenientes de las candidaturas presidenciales de Franco Parisi y de Marco Enríquez-Ominami, del Partido Progresista, aunque hoy Marcel Claude, del Partido Humanista y Roxana Miranda, del Partido Igualdad, llamaron a la abstención en la segunda vuelta.