Massa hace un guiño a Macri para la segunda vuelta

El ex candidato del frente UNA, que quedó tercero en la primera vuelta, afirmó que el domingo "la gente dijo que no quiere continuidad", aunque no será hasta mañana que haga pública su posición ...
Sergio Massa y su mujer, Malena Galmarini, durante la jornada electoral del domingo, tras votar en Buenos Aires
Sergio Massa y su mujer, Malena Galmarini, durante la jornada electoral del domingo, tras votar en Buenos Aires (AP)

Buenos Aires

El arco opositor le hizo un guiño hoy a Mauricio Macri de cara a la segunda vuelta electoral del 22 de noviembre, cuando disputará la presidencia argentina con el candidato oficialista, Daniel Scioli, quien el domingo se impuso en los comicios por escaso margen.

El ex postulante del frente UNA, Sergio Massa, quien fue tercero en las presidenciales con el 21.34 por ciento de los votos, dijo que el domingo pasado "la gente dijo que no quiere continuidad". De todos modos, señaló que mañana anunciará su posición para la segunda vuelta tras una reunión con dirigentes de su espacio.

La ex candidata de Progresistas, Margarita Stolbizer, quinta con el 2.53 por ciento de los votos, fue contundente al asegurar que "no votaría" a Scioli, quien fue vicepresidente de Néstor Kichner (2003-2007), porque el gobernador de la provincia de Buenos Aires representa la "continuidad" del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

En tanto, el ex postulante presidencial del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) Nicolás Del Caño anticipó que llamará "al voto en blanco", luego del cuarto lugar en los comicios con el 3.27 por ciento.

El restante de los seis candidatos manifestó una postura un tanto ambigua: Adolfo Rodríguez Saá, de Compromiso Federal, que quedó en sexto lugar con el 1.67 por ciento de los votos, señaló que mantendrá encuentros tanto con Scioli como con Macri, aunque "no" coincide con las propuestas de "ninguno de los dos".

Scioli, del gobernante Frente para la Victoria (FpV), ganó el domingo las presidenciales con el 36.86 por ciento de los votos, frente al 34.33 por ciento que obtuvo Macri, del frente opositor Cambiemos. 

Ambos deberán sumar un amplio apoyo para superar el 50 por ciento en la segunda ronda, instancia electoral inédita en la historia argentina. Macri, alcalde de la ciudad de Buenos Aires desde 2007, reveló que tuvo conversaciones con Massa y Stolbizer para "acordar políticas" para la segunda vuelta.

Massa, ex jefe de Gabinete de Ministros de Fernández de Kirchner convertido en opositor, afirmó que apoyará a quien adhiera a una agenda de prioridades entre las que se encuentran el pago del 82 por ciento móvil a los jubilados, fin del cepo (restricciones) cambiario, eliminación de impuesto a las ganancias y lucha contra el narcotráfico.

Consultado sobre la posibilidad de que Scioli lleve adelante esos cambios, Massa respondió: "Para garantizarlo tiene que animarse a sacarse de encima al kirchnerismo", algo que consideró que el gobernador de la provincia de Buenos Aires no va a lograr.

Mientras ultima el "pliego de condiciones" que presentará este miércoles dirigido a los dos candidatos presidenciales que se enfrentarán en segunda vuelta el próximo 22 de noviembre, Massa evitó, en diálogo con América TV, respaldar explícitamente a alguno.

Massa se ha convertido en una figura clave en el mapa político que dibujaron las presidenciales el domingo en Argentina, con un virtual empate técnico entre el oficialista Daniel Scioli, que obtuvo un 36.8 % de votos, y el conservador Mauricio Macri, con un 34.3 %.

El líder de UNA, ex jefe de Gabinete kirchnerista y hoy opositor, arrojó un jarro de agua fría a las aspiraciones oficialistas de acercar posiciones al asegurar que "mientras Scioli no sea el líder de su fuerza política no puede gobernar nada". "Tiene que dejar de ser empleado de (la presidenta) Cristina (Fernández)", cuestionó.

Este lunes, tanto Scioli como Macri abrazaron públicamente algunas de las banderas enarboladas por el peronista disidente en su campaña, como el combate contra el narcotráfico, la inseguridad y el aumento de las pensiones mínimas. Paralelamente, integrantes de ambas fuerzas mantienen contactos con el equipo de UNA.

Macri afirmó que que si gana las presidenciales llamará "a todos los que fueron candidatos a presidente y a los gobernadores" para "acordar políticas de Estado". Consultado por el canal Telefé sobre si estaba en conversaciones con Massa, Macri dijo: "Sí, estamos hablando, dialogando. Hay vocación de acordar políticas; hay vocación de buscar coincidencias".

Stolbizer, aunque dijo que "no votaría" a Scioli, aclaró que tampoco tiene definido si apoyará o no al candidato opositor de Cambiemos. "No tengo resuelto votar por Macri. Si tuviera (una decisión) la diría; pero no la tengo todavía", dijo a radio Mitre, y remarcó que "no" es tiempo de "apurar" una definición.

Stolbizer dijo que su espacio "siempre" sostuvo que ante una segunda vuelta "no" iban a "adoptar una posición común como frente político". Al argumentar su posición, Rodríguez Saá dijo que Scioli y Macri no son "lo mismo, son dos personalidades diferentes". Se reunirá con ambos candidatos para "discutir un programa, donde importa menos la persona e importa más el programa".

"Hay que ver qué dicen, pero no estoy de acuerdo con lo que proponen ninguno de los dos", aseguró Rodríguez Saá a radio América. Mientras, Scioli afirmó que "el antimacrismo es muy fuerte" y que "no es tiempo para andar haciendo experimentos ni propuestas sin sustento".

"Hay dos visiones de país, dos caminos al futuro. Somos dos dirigentes con distintas convicciones sobre el rol del Estado", dijo Scioli, al diferenciarse de Macri, empresario e hijo de uno de los empresarios más poderosos de la Argentina.

"Tengo que ser profundamente integrador y esa es mi naturaleza", dijo Scioli tras afirmar que está dispuesto a "escuchar las ideas" de Massa, el tercero en discordia que puede jugar un rol clave para la segunda vuelta.

Los argentinos elegirán presidente en las urnas el próximo 22 de noviembre dado que ningún candidato superó el 45 % de los votos ni el 40 % con diez puntos de ventaja sobre su más inmediato rival en la convocatoria del pasado domingo.