Martin O'Malley competirá por la izquierda con Clinton para presidenciales

Ex gobernador demócrata de Maryland, y ex alcalde de Baltimore durante siete años, de 52 años, afirmó al lanzar su candidatura para la nominación demócrata a las elecciones de 2016 que es hora de ...
El demócrata Martin O'Mally lanza su candidatura a la presidencia junto a su mujer, Katie (d), en Federal Hill, Baltimore, Maryland
El demócrata Martin O'Mally lanza su candidatura a la presidencia junto a su mujer, Katie (d), en Federal Hill, Baltimore, Maryland (AFP)

Baltimore

El ex gobernador demócrata de Maryland (este de Estados Unidos) Martin O'Malley, lanzó el sábado su candidatura para las elecciones presidenciales de 2016, posicionándose a la izquierda de la gran favorita, Hillary Clinton. Es hora de "reconstruir el sueño americano", declaró O'Malley, de 52 años, quien todavía no es muy conocido en el escenario político nacional.

Desde la ciudad de Baltimore, donde fue alcalde entre 1999 y 2007, el demócrata apeló a la igualdad de oportunidades y a la necesidad de Estados Unidos de alejarse del "peligro" de convertirse en "la nación que no quiere ser".

"Estamos permitiendo que nuestra tierra de oportunidades se convierta en una tierra de desigualdad", advirtió el demócrata, que acusó a las grandes fortunas de estar moldeando el país a su antojo dada la fuerte influencia que tienen en el sistema político estadunidense.

Además, fustigó "la extrema pobreza que conduce a la violencia extrema", como la que conoció Baltimore hace unas semanas tras la muerte de un joven negro bajo custodia policial.

"El 70% de los estadunidenses ganan lo mismo o menos desde hace doce años", dijo desde una tribuna al aire libre, bajo un sol radiante y ante cientos de personas. "Es la primera vez que esto pasa" desde el "fin de la segunda guerra mundial", añadió.

O'Malley fustigó "la concentración cada vez mayor" del poder económico en las grandes empresas, en una crítica velada a su rival Hillary Clinton por la benevolencia que se cree recibe de Wall Street.

"Tengo noticias" para la élite de Wall Street, "la Presidencia no es una corona que se pasa una y otra vez entre dos familias reales", declaró aludiendo a las declaraciones del presidente de Goldman Sachs que dio un espaldarazo tanto a la candidatura del conservador Jeb Bush como a la de Clinton.

La Casa Blanca ya fue ocupada por Bill Clinton (1993-2001) y por dos Bush: su padre George H.W. (1989-1993) y su hermano George W. (2001-2009). De buen humor, Hillary Clinton envió un mensaje por twitter el sábado a su rival: "Bienvenido a la campaña, gobernador O'Malley. Me alegra debatir por comunidades y familias más fuertes".

Según el sitio en internet de la revista Time, Martin O'Malley llamó a Clinton antes de anunciar su candidatura, en una conversación calificada de breve y cordial, según dos fuentes en conocimiento de la misma.

Atraer a los jóvenes

Casado y con cuatro hijos, Martin O'Malley es un melómano que no duda en subir al escenario con su banda "O'Malley's March". El candidato destaca su capacidad para atrer a los menores de 40 años, aunque se abstuvo hasta ahora de criticar a Hillary Clinton por su edad, cuando tiene 15 años menos que ella.

Como gobernador de Maryland, legalizó el matrimonio homosexual, derogó la pena de muerte y aumentó el salario mínimo, entre otros temas preciados por el Partido demócrata que lo dejan bien parado.

Sin embargo su paso por Baltimore, en el que tuvo una política de mano dura contra la delincuencia, aparece como un arma de doble filo después de los recientes disturbios que dejaron en evidencia fuertes desigualdades sociales.

Según un sondeo de la universidad de Quinnipac publicado el jueves, Martin O'Malley sólo cuenta con... el 1% de las intenciones de voto entre los demócratas, lejos detrás de Hillary Clinton (57%), Bernie Sanders (15%), el senador de Vermont también en liza, e incluso del vicepresidente Joe Biden (9%), quien todavía no es candidato.

Pocos analistas creen que la candidatura de O'Malley represente una amenaza para Clinton. Pero si algo afectara la carrera de la ex secretaria para ganar las internas, el panorama podría cambiar por completo.

Este sábado, O'Malley se declaró a favor de "un salario mínimo más alto", mejoras para el régimen de las horas extras y la representación sindical, así como de una "reforma exhaustiva de la inmigración" que permita sacar de la sombra a "once millones de nuestros vecinos" sin estatuto legal en Estados Unidos.

El ex gobernador de Maryland, cuya candidatura era de las más esperadas tras varios años de rumores, recordó su etapa al frente del estado durante los años más duros de la crisis económica en los que, pese a la depresión, continuó fortaleciendo políticas sociales para los ciudadanos.

"Ya salvamos nuestro país antes, y tenemos que salvar nuestro país ahora -reiteró-.(...) Necesitamos una economía estadunidense que funcione para todos nosotros, no solo para unos pocos. Políticas salariales que permitan ganar más a aquellos que trabajan más duro. Que las horas extras también sean recompensadas", insistió.

O'Malley también manifestó su oposición al acuerdo Trans-Pacífico (TPP) que Estados Unidos está negociando con 11 países de la cuenca oceánica para crear una amplia zona de libre intercambio.

Asimismo, se refirió a "la realidad" que supone el cambio climático, por lo que, según dijo, Estados Unidos debe adelantarse a generar una nueva economía energética basada en las energías renovables, que a su vez será un gran generador de empleo.


Con un currículum marcado por la justicia social, el tercer demócrata en anunciar sus aspiraciones para la Casa Blanca se diferencia de su rival más inmediata, Hillary Clinton, por sus fervientes críticas a los excesos y privilegios de Wall Street, donde aspira a instaurar un mayor control.

"No es sobre Wall Street o sobre las grandes empresas, no es el dinero. Es sobre nosotros, sobre la gente, si todavía queremos ser un gran país", aseguró durante su anuncio de hoy. "Por eso declaro mi candidatura a la presidencia de Estados Unidos. Y me presento por ustedes", concluyó entre aplausos.

O'Malley arranca así su campaña para las primarias demócratas con la postura más centrista de las tres opciones presentadas hasta ahora, ya que Clinton se acerca mucho más al conservadurismo del "establishment" del partido, y las políticas de Sanders se aproximan mucho más al ala más progresista.