Silva vencería a Rousseff en segunda vuelta: sondeo

La encuesta Datafolha divulgada hoy confirma que la popular ecologista, segunda en la fórmula del candidato socialista fallecido, Jorge Campos, amenaza la reelección de la presidenta de Brasil.
Marina Silva, posible candidata socialista a la presidencia de Brasil, ha subido en las encuestas
Marina Silva, posible candidata socialista a la presidencia de Brasil, ha subido en las encuestas (Reuters)

Brasilia

La popular ambientalista Marina Silva representa una amenaza para la presidenta brasileña Dilma Rousseff en las presidenciales de octubre, revela la primera encuesta realizada tras la muerte del presidenciable socialista Eduardo Campos, que otorga a Silva un triunfo en una eventual segunda vuelta.

La encuesta Datafolha divulgada hoy coloca a Marina Silva como segunda en la intención de voto para la primera vuelta electoral del 5 de octubre, con 21%, detrás de Rousseff (36%), y prácticamente en empate con el socialdemócrata Aecio Neves (20%).

En un eventual segundo turno, la ecologista y evangélica Marina Silva obtendría más votos que la presidenta Rousseff: 47% contra 43%. Rousseff, en cambio, ganaría al candidato del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), por 47% contra 39%, si éste alcanzase la segunda vuelta.

Marina Silva, de 56 años, es la favorita para suceder al presidenciable socialista Eduardo Campos, fallecido la semana pasada en un accidente aéreo, y con quien era candidata a la vicepresidencia. Los socialistas pretenden anunciar oficialmente al reemplazante de Campos el miércoles.

Pese a que técnicamente ambas estarían empatadas, ya que el margen de error del sondeo es de dos puntos porcentuales, ésta es la primera vez que un sondeo pone en duda la victoria de la jefe de Estado en la segunda vuelta.

Silva, ex senadora y ex ministra de Medio Ambiente, cuenta con el doble de la intención de voto que tenía Campos el mes pasado gracias a que se ganó el apoyo de los indecisos y de los desilusionados.

Mientras que el mes pasado quienes pensaban votar en blanco o anular el voto representaban un 13 % y los indecisos un 14 %, en la nueva encuesta, ya con Marina Silva como candidata, el voto blanco o nulo cayó al 8 % y el porcentaje de indecisos al 9 %.

El impacto de la emoción

El fallecimiento inesperado de Campos alteró radicalmente el panorama de una campaña que en los últimos meses había mantenido casi inamovibles a Rousseff con 36%, Neves con 20% y al candidato socialista con 8%.

El sorprendente crecimiento de Marina Silva puede deberse en parte a la gran exposición pública que tuvo la muerte de Campos, pero "la muestra como una candidata capaz de enfrentar al Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff y al de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) de Neves, que se alternan en el poder desde 1994", estimó el analista político Rafael Cortez, de la consultora Tendencias.

En la encuesta, Silva atrajo a muchos electores que estaban indecisos o iban a votar en blanco. "Es una señal de que el elector puede percibirla como esa alternativa", dijo Cortez a la AFP.

"Todavía es pronto para saber si estos datos (de la encuesta) son firmes y continúan una vez pasado el momento emocional del fallecimiento de Eduardo Campos", destacó el economista jefe de Gradual Investimentos, André Perfeito.

Para el analista, si es presidenciable por el PSB Silva tendrá que enfrentarse al desafío de abrazar por completo el programa del Partido Socialista, que hasta ahora adoptaba parcialmente.

Silva se alió a Eduardo Campos y su Partido Socialista en 2013, después de que la justicia electoral declinara legalizar su partido Red Sustentabilidad por falta de firmas reconocidas, lo que entonces frustró su objetivo de ser presidenciable.

¿'Volta Lula'?

Este martes comienza la campaña electoral brasileña en radio y televisión, cuando se considera que realmente se define la elección porque los mensajes de los candidatos llegan a a los hogares de los brasileños en este país de tamaño continental.

"La encuesta Datafolha de este lunes da todos los argumentos al PSB para nombrar a Marina Silva como su candidata presidencial, y puede reforzar los llamados por un retorno de Lula (el popular expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, que gobernó de 2003 a 2010) a la contienda electoral", dijo David Fleischer, politólogo de la Universidad de Brasilia.

Cada vez que las posibilidades de Rousseff han parecido cuestionadas, crecen las voces entre los aliados del gobierno pidiendo un retorno del ex presidente como candidato. Lula ha negado repetida y tajantemente esa posibilidad.

La encuesta de Datafolha trajo apenas una buena noticia para Rousseff: por primera vez en meses la percepción positiva de su gobierno pasó de 32% a 38%.

Compañera de lucha del mítico líder amazónico Chico Mendes, asesinado en 1988, y profundamente religiosa, Marina Silva fue la revelación de las elecciones presidenciales de 2010, cuando con el minúsculo Partido Verde se convirtió en la tercera candidata más votada y logró 20 millones de votos (casi 20% del total).

Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), que sigue liderando en intención de voto a los otros diez candidatos, dedicó la jornada de hoy a preparar una entrevista que concederá por la noche al noticiero de mayor audiencia del país.

El senador Aécio Neves, candidato del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y, según la encuesta de Datafolha, desbancado al segundo lugar por Marina Silva, visitó hoy un puesto policial en una favela de Río de Janeiro antes dominada por grupos criminales, donde aprovechó para criticar la política de seguridad del Gobierno y minimizar los resultados del sondeo.

En su visita a la favela Santa Marta, Neves dijo hoy que el PSDB ya esperaba ese resultado en los sondeos, pero que su partido considera que, una vez superado el impacto emocional por la muerte de Eduardo Campos, volverá a aparecer como el segundo favorito.

"Lo que quedó claro en la encuesta es que habrá una segunda vuelta", afirmó al destacar que por primera vez los sondeos muestran que Rousseff difícilmente alcanzará más de la mitad de los votos para garantizar su reelección en la primera votación.

La muerte de Campos supone "un cambio en el plano electoral y ya se refleja en las encuestas, pero eso no cambia nuestra convicción de que tenemos el mejor proyecto para Brasil y que por eso estaremos en la segunda vuelta", dijo Neves.

Mientras que el líder opositor festejó el que la nueva encuesta ponga en duda una posible fácil reelección de Rousseff y la necesidad de una segunda vuelta, los voceros oficialistas destacaron que el surgimiento de Marina Silva como importante fuerza electoral pone en duda la posibilidad de que Neves sea el segundo más votado.

"Hasta ahora nada afecta el liderazgo de Rousseff. La pelea es más abajo, por el segundo lugar. La duda es quién podrá disputar una segunda vuelta con la presidenta", afirmó el ex ministro Fernando Pimentel, candidato del PT a la gobernación de Minas Gerais y uno de los principales colaboradores de la jefa de Estado.