Zona alejada y montañosa, el escenario del trágico accidente

El vuelo GWI9525 de la compañía Germanwings se ha estrellado este martes en una de las zonas más remotas e inaccesibles de los Alpes franceses.
Este martes, 150 personas murieron en un accidente de un avión de la compañía alemana Germanwings que cayó en los Alpes franceses.
Este martes, 150 personas murieron en un accidente de un avión de la compañía alemana Germanwings que cayó en los Alpes franceses. (AP)

París

De orografía abrupta y cumbres que alcanzan los tres mil metros de altitud, el macizo de los Trois Evêches, en el departamento francés de Alpes de Haute-Provence (sureste) y a 150 kilómetros de Niza, ha sido escenario de un accidente aéreo en el que se teme que hayan perdido la vida 150 personas.

El avión, un Airbus A320 de la compañía alemana Germanwings -filial de bajo coste de Lufthansa-, golpeó en torno a las 11:00 hora local las laderas del pico de Estrop, entre las localidades de Barcelonnete y Digne-les-Bains, capital del departamento y asociada hasta ahora a una cima de la literatura francesa, "Los miserables", de Victor Hugo, que situó allí el comienzo de la historia.

Se trata de una zona inaccesible por carretera, al sur del término municipal de Méolans-Rével, una aldea de cerca de 300 habitantes bordeada por tres estaciones de esquí.

Cruzado por crestas de arenisca, las desnudas paredes del Estrop apenas presentaban nieve esta mañana, un paisaje en el que, según el diputado de la región de Alpes de Haute-Provence Christophe Castaner, yacía el avión, "completamente destruido".

Este cargo socialista, que sobrevoló en helicóptero el lugar junto al titular galo de Interior, Bernard Cazeneuve, describía en su cuenta de Twitter una imagen "espantosa, triste", salpicada por múltiples vestigios de fuselaje y cadáveres.

Según los responsables del operativo desplegado, rescatar los cuerpos de la diseminada cabina del vuelo exigirá varios días, puesto que la violencia del choque dispersó los restos en un perímetro de una hectárea de muy difícil acceso.

Fuentes de la Gendarmería de Seyne, cercana al lugar donde hoy se estrelló el aparato, indicaron a Efe que "es muy complicado llegar a la zona, solo se puede acceder por helicóptero".

Antes, el presidente del departamento, Gilbert Sauvan, que también sobrevoló la zona, reveló a la cadena "BFM TV" que el mayor trozo de fuselaje apenas rebasaba "el tamaño de un vehículo".

Dueño de un centro deportivo en la región, el guía de montaña Mathieu Subé dirige semanalmente grupos de excursionistas a través del relieve alpino y aseguró a Efe conocer "perfectamente" el lugar del siniestro.

"Se trata de una zona escarpada y despoblada, cubierta por la nieve y próxima a varias pistas de esquí", relató antes de asegurar que "sólo se puede acceder a pie".

Natural de Barcelonnette, a una quincena de kilómetros del lugar de los hechos, Subé describe un paisaje desprovisto de árboles, a menudo transitado por excursionistas y donde, desde hace unas horas, la nieve comenzaba nuevamente a caer: "El operativo de emergencia será complicado".

"También se ha levantado un fuerte viento que obliga a los helicópteros a volar muy alto", agregó.

En el instante del accidente, sin embargo, las condiciones meteorológicas eran "normales", según informaron los servicios regionales de Météo-France.

"La situación era más bien tranquila, sin nubes en el nivel de crucero del avión, con viento moderado, sin turbulencias, ni escarcha", explicó a Efe una portavoz, quien alertó, sin embargo de un empeoramiento meteorológico a lo largo de la tarde.