Marchan “novias” latinas contra violencia doméstica en NY

Celebrada desde hace 14 años, la marcha es organizada justo en la fecha en que Gladys Ricart, una migrante dominicana, fue asesinada por un ex novio el mismo día en que se iba a casar en 1990.
La marcha de este año reunió a 600 mujeres, al menos 100 iban vestidas de novia.
La marcha de este año reunió a 600 mujeres, al menos 100 iban vestidas de novia. (Tomada de Twitter @TrishMayo)

Nueva York

Cientos de mujeres latinas marcharon hoy en las calles de Nueva York, entre ellas cerca de un centenar ataviadas con vestidos de novias, como una manera de protestar y crear conciencia sobre la violencia doméstica.

La llamada “Marcha de las Novias”, que comenzó antes del mediodía y terminó poco después de las cuatro de la tarde, reunió a cerca de 600 mujeres, de acuerdo con Grace Pérez, coordinadora del evento.

Las mujeres recorrieron parte del barrio de Washington Heights, que es un enclave de la comunidad dominicana en la ciudad, para terminar en el este de Harlem, de población mayoritariamente mexicana y de Puerto Rico.

Celebrada durante 14 años consecutivos, la marcha es organizada justo en la fecha en que Gladys Ricart, una migrante dominicana, fue asesinada por un ex novio, el mismo día en que se iba a casar en 1990.

Organizada por la asociación Latinas de Nueva York contra la Violencia Doméstica, las manifestantes distribuyeron en su recorrido información bilingüe sobre este flagelo, así como la manera en que puede ser denunciado y sobre los servicios disponibles para las víctimas.

“Queremos crear consciencia en toda la comunidad, porque la violencia doméstica es un problema que afecta a todas las mujeres. Gladys Ricart era latina, pero la violencia doméstica no discrimina raza, religión, cultura o nivel educativo o económico”, asentó Pérez en declaraciones a Notimex,

En la marcha participaron varios concejales de la Asamblea de la ciudad, entre los que destacó Melissa Mark-Vivertio, líder de esa cámara legislativa, quien iba vestida de blanco y negro.

“El simbolismo es poderoso. Vestimos de negro para lamentar a aquellas mujeres perdidas ante la violencia doméstica y vestimos de blanco para mostrar que no cederemos ni una pulgada ante la violencia”, manifestó Mark-Viverito en su cuenta de Twitter.