Manifestantes rompen cordón policial y se instalan en plaza central de Kiev

Los opositores que llegaron hasta la plaza de la Independencia rompieron las barreras metálicas que la policía había instalado alrededor de y del gran abeto de Navidad que se montaba allí para las ...

Kiev

Miles de manifestantes opositores ucranianos marcharon hoy desde el parque Taras Shevchenko de Kiev, donde habían comenzado una gran protesta contra el Gobierno, hacia la plaza de la Independencia, que estaba cercada por la policía tras el violento desalojo de la madrugada del sábado.

Los manifestantes que llegaron hasta la plaza de la Independencia rompieron las barreras metálicas que la policía había instalado alrededor de la plaza y del gran abeto de Navidad que se montaba allí para las fiestas.

Un tribunal de Kiev prohibió anoche, y hasta el 7 de enero, toda manifestación en la Plaza de la Independencia, pero ante la llegada de la columna de manifestantes proeuropeístas, los agentes que custodiaban el lugar desaparecieron, según distintos medios.

La columna de manifestantes va encabezada por una gran bandera ucraniana, azul y amarilla, y de acuerdo con distintas fuentes, marchaban hasta 10.000 personas.

Al frente de la columna van los líderes de los partidos opositores ucranianos que convocaron para hoy la "veche" (asamblea popular) en protesta por la negativa del presidente, Víktor Yanukóvich, a firmar un Acuerdo de Asociación con la UE y por la represión ejercida contra los manifestantes el sábado.

A medida que llegan manifestantes, se instalan en la icónica plaza, donde en 2004 tuvo lugar la llamada Revolución Naranja en protesta por el fraude electoral en las elecciones presidenciales que dieron la victoria precisamente a Yanukóvich, y que finalmente fueron repetidas.

Junto al monumento de la independencia se ha montado un improvisado estrado donde los líderes opositores se dirigirán a los concentrados.

Antes de llegar a la plaza, a su paso delante de una estatua de Lenin, el fundador del Estado soviético, numerosos participantes en la protesta comenzaron a gritar "vergüenza" a los agentes que la custodiaban.

Muchos de los manifestantes portan insignias con la leyenda "no he venido aquí por dinero".