Manifestantes ucranianos bloquean sede del gobierno en Kiev

"Los empleados no pueden entrar en el edificio. Haynegociaciones con los manifestantes para que dejen entrar a lostrabajadores", dijo un portavoz del primer ministro.

Kiev

Unos mil manifestantes bloquearon la mañana de este lunes la sedeprincipal del Gobierno de Ucrania y las calles adyacentes, impidiendo laentrada de los trabajadores al edificio, en la extensión de unas protestas porun giro de la política de Kiev contra la integración con Europa.

En respuesta a un llamamiento de la oposición a una huelgaen todo el país contra la decisión del presidente Viktor Yanukovich de volversu mirada a Rusia, los manifestantes bloquearon el principal acceso al edificiopúblico con cestos para la basura, contenedores de metal e incluso macetas.

"Los empleados no pueden entrar en el edificio. Haynegociaciones con los manifestantes para que dejen entrar a lostrabajadores", dijo un portavoz del primer ministro, Mykola Azarov. Añadióque Azarov aún no había llegado a su puesto de trabajo.

Los manifestantes centraron su atención en el edificiodespués de que en la víspera la oposición liderase una manifestación de unas350.000 personas en la capital, donde se vivieron enfrentamientos violentosentre policías y manifestantes.

No hubo un comentario inmediato de Yanukovich, que estáprevisto que el martes visite oficialmente China. Su servicio de prensa dijoque los empleados de su administración trabajaban con normalidad, pero rechazódecir dónde se encontraba.

Los líderes de la oposición piden la dimisión de Yanukovichy del Gobierno después de alejarse de un acuerdo comercial con la UniónEuropea, luego de años de una cuidadosa preparación, y de que cambiase supolítica comercial hacia Rusia, el anterior amo soviético de Ucrania.

El domingo hubo enfrentamientos violentos cerca delprincipal edificio presidencial, y los policías antidisturbios emplearon gaslacrimógeno, granadas y palos aturdidores para dispersar a la multitud.

Después, la policía se enfrentó a un grupo de manifestantesenmascarados que intentaban derribar un monumento del fundador del Estadosoviético, Vladimir Lenin.

 

La oposición ha convocado a una huelga nacional el lunes,aunque no estaba claro qué apoyo puede tener en el sector público ni privado alo largo del país.

El Banco Nacional, cercano al edificio del Gobierno, operabacon normalidad, pero la municipalidad seguía ocupada por los manifestantes y sepidió a los empleados públicos locales que se quedasen en casa.

Alexei Ostrovsky, de 36 años y que trabaja en el ámbitopublicitario, dijo: "Decidí que tenía que estar aquí. Creo que mis jefeslo comprenderán y no me echarán. En mi compañía están trabajando, pero losentiendo, algunos no se pueden permitir hacer huelga, tienen que alimentar asus familias".

Oksana, una empleada de un café de 22 años, dijo que apoyabaa los que habían salido a las calles a protestar, pero que ella necesitaba eldinero y debía ir a trabajar.

Un trabajador del Gobierno que intentaba entrar en eledificio dijo: "Nos han dicho que volvamos a casa y esperemosinstrucciones. Simplemente no podemos llegar al trabajo. Todas las puertasestán bloqueadas".