Manifestantes pro y contra Lula chocan violentamente en Brasil

Cerca de un millar de activistas simpatizantes y opuestos al ex presidente brasileño se enfrentaron ante un tribunal de Sao Paulo donde el político debía declarar por supuesto ocultamiento de bienes.
Un hombre herido es auxiliado durante los enfrentamientos entre opositores y partidarios de Lula las afueras del Ministerio Público de Sao Paulo
Un hombre herido es auxiliado durante los enfrentamientos entre opositores y partidarios de Lula las afueras del Ministerio Público de Sao Paulo (EFE)

Sao Paulo

Cerca de un millar de manifestantes a favor y en contra de Luiz Inacio Lula da Silva se enfrentaron hoy a gritos y golpes frente a un tribunal de Sao Paulo, donde el ex presidente brasileño debía declarar por supuesto ocultamiento de bienes.

La convocatoria de la justicia al ex mandatario de 70 años para que entregue informaciones sobre un apartamento tríplex en un balneario costero del estado de Sao Paulo fue suspendida a última hora del martes, pero manifestantes oficialistas y de la oposición mantuvieron las protestas previstas frente a un tribunal penal de la ciudad.

Cerca de 500 partidarios de Lula, vistiendo camisetas rojas y agitando banderas del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), gritaba en su apoyo. A pocos metros, un grupo un poco menos numeroso respondía "¡Fuera Lula, fuera PT!", constató un fotógrafo de la AFP.

Los ánimos se caldearon rápidamente con gritos y hasta golpes. La policía intervino con gases lacrimógenos y enfrentamientos cuerpo a cuerpo para separar a los bandos, que llegaron a bloquear el tránsito.

Imágenes de la televisora Globo mostraron a policías golpeando fuertemente a algunos manifestantes. Algunos resultaron heridos. Este caso y otras investigaciones judiciales que tienen a Lula como blanco amenazan su eventual candidatura a la presidencia en 2018. El ex mandatario niega las acusaciones y asegura que es víctima de un complot para desprestigiarlo antes de los comicios.

Muchos manifestantes pro Lula lanzaron piedras y palos contra el enorme muñeco inflable "Pixuleco" que representa al ex obrero metalúrgico vestido de presidiario y que opositores cargan consigo en todas las manifestaciones contra el gobierno. Finalmente consiguieron derribarlo.

Interrogatorio suspendido

Cerca de la medianoche del martes, una medida cautelar suspendió la declaración que Lula debía prestar ante la fiscalía del estado de Sao Paulo, que investiga al ex presidente y su esposa Marisa por "lavado de dinero que incluye el delito de ocultamiento de patrimonio".

El Consejo Nacional del Ministerio Público (CNMP), encargado de supervisar a los fiscales, canceló la convocatoria a petición de un diputado del PT que cuestionó al fiscal encargado del caso, Cassio Conserino. Éste declaró a la prensa que habría "indicios" para acusar a Lula cuando el proceso está recién en fase de recopilación de pruebas.

La solicitud de dejar sin efecto la convocatoria a Lula, que es investigado por presunta corrupción en otras causas, también señala que el proceso fue "encaminado" a un fiscal, algo vedado por las reglas procesales en Brasil.

La resolución que suspendió su declaración judicial deberá ser ratificada o descartada por el plenario del Consejo, "probablemente la semana próxima", dijo este miércoles a la AFP una fuente del organismo.

En una rueda de prensa, Conserino declaró hoy que llevará documentos al Consejo para revertir la suspensión del interrogatorio de Lula, a fin de "cumplir con el objetivo de indagar los graves hechos que involucran personas que se consideran encima y al margen de la ley".

La fiscalía sospecha que el apartamento tríplex en Guarujá pertenece a Lula aunque oficialmente aparece como posesión de la constructora OAS, una de las firmas involucradas en el megafraude a Petrobras que es investigado por la operación Lava Jato.

Lula declaró en 2006 haber pagado una cuota para este proyecto inmobiliario en la Bancoop, la cooperativa de bancarios que era propietaria de esta obra, y que finalmente, por inviabilidad, fue transferida a OAS. La defensa del ex presidente afirma que Lula finalmente desistió de la compra y pidió la devolución del pago.

En paralelo, investigadores del caso Lava Jato que intenta desmadejar el fraude en Petrobras sospechan que OAS habría entregado apartamentos del mismo desarrollo inmobiliario en Guarujá en pago de sobornos a cambio de contratos con la petrolera. Lula recibió en la sede del Instituto que lleva su nombre y que lo representa a una delegación de diputados del PT que le brindaron su apoyo.

El líder de la izquierda no hizo declaraciones, pero el Instituto Lula divulgó luego un texto titulado "Desmontando la farsa" -difundido inicialmente a fines de enero- para insistir en que Lula es víctima de tratativas para involucrarlo en casos de corrupción. Con documentos, asegura que opositores recurrieron "al patético recurso de buscar un crimen en un apartamento de 215 m2, que nunca perteneció a Lula ni a su familia".

"La mezquindad de esa 'denuncia', que quedará sepultada en los autos y ante la Historia, es el final sin gloria de la mayor campaña de persecución ya realizada contra un líder político en este país", señaló el texto.