Manifestaciones afectan a transportes y actividades económicas en Hong Kong

Después de las grandes manifestaciones prodemocracia y los choques entre militantes y policía del domingo, esta mañana la ex colonia británica era escenario de alteraciones en los servicios públicos.
Manifestantes pro-democracia discuten con un hombre (i) contrario a su ocupación de Nathan Road, importante vía en el distrito de Kowloon
Manifestantes pro-democracia discuten con un hombre (i) contrario a su ocupación de Nathan Road, importante vía en el distrito de Kowloon (AFP)

Hong Kong

Los transportes y las actividades económicas se vieron fuertemente perturbados este lunes de mañana en Hong Kong, al día siguiente de las grandes manifestaciones prodemocracia en las que hubo enfrentamientos entre militantes y policía.

A la apertura, la Bolsa de Hong Kong caía en 1.18%. El índice compuesto Hang Seng perdió 278.90 puntos, a 23,399.51. Muchas empresas y escuelas estaban cerradas, en tanto numerosas personas se preguntaban cómo harían para llegar a sus lugares de trabajo. Las principales calles céntricas, en las que normalmente los autos estacionan tocándose unos a otros, estaban vacías.

Según el departamento de Transportes, más de 200 líneas de autobús fueron suspendidas o sus trayectos desviados de su ruta habitual. El servicio de tranvías también se vio afectado, en tanto varias estaciones de Metro permanecían cerradas a causa de las barricadas levantadas por los contestatarios.

Un periodista presente en Mongkok, uno de los barrios más densamente poblados de la ciudad, ubicado frente a la isla de Hong Kong, presenció escenas de confrontación entre manifestantes y vecinos encolerizados a causa de estas perturbaciones.

En este barrio, sobre todo comercial, que fuera escenario de manifestaciones el domingo, los bancos y las tiendas de ropa y de otros rubros permanecían cerrados. La oficina encargada de la Educación anunció que las escuelas ubicadas en los barrios ocupados por los manifestantes mantendrían sus puertas cerradas, invitando a los padres de los alumnos a hacer de la "seguridad la prioridad número uno".

Según la Autoridad monetaria de Hong Kong, 17 bancos se vieron obligados a cerrar 29 de sus sucursales en toda la ciudad. Standard Chartered, HSBC Holdings, Bank of East Asia, Bank of China y CITIC figuran entre las entidades bancarias afectadas por el movimiento.

El gobierno local, por su parte, anunció la anulación de todas las reuniones previstas del Consejo legislativo. Los edificios sedes de ambos se convirtieron en el lugar de mayor concentración por parte de los manifestantes.

La principal demanda de los activistas prodemocracia es que los hongkoneses puedan elegir por sufragio universal al jefe del gobierno local, no necesariamente sometido a las órdenes de Pekín.

El domingo, policías y manifestantes se enfrentaron en las calles de la ex colonia británica, retrocedida a China en 1997, a las que se lanzaron decenas de miles de contestatarios reclamando a Pekín mayores libertades políticas, por lo que el centro de la ciudad quedó casi por completo bloqueado. La policía lanzó gases lacrimógenos, algo inusual en el enclave, contra los activistas.

El gobierno chino manifestó su apoyo a las autoridades de Hong Kong, y advirtió que se opone a "toda actividad ilegal que pueda minar el imperio de la ley y poner en peligro la tranquilidad social".

La campaña de desobediencia civil es cada vez más intensa en la ex colonia británica retrocedida a China en 1997. Los hongkoneses protestan, en particular, contra la decisión de Pekín de limitar el sufragio universal.

La policía lanzó gases lacrimógenos, algo inusual en el enclave, contra los manifestantes prodemocracia, lo que provocó intenso humo. Los contestatarios, por su parte, invadieron y paralizaron una importante arteria céntrica de circulación.

"¡Es una cuestión de vida o muerte!", afirma Chan Kin-man, cofundador de Occupy Central, la organización prodemocracia más relevante. "No tenemos armas hasta ahora, no hubo una advertencia en cuanto a que lanzarían gases" lacrimógenos, explica a la AFP Harry Hung. "Es increíble, se trata de una manifestación pacífica y la policía emplea la violencia", agrega Jade Wong, otro manifestante.

Éstos protestan contra la voluntad de Pekín de seguir controlando estrechamente la elección de los líderes de este territorio, que goza de más libertades políticas que el resto de China. En medio de las nubes de gas, muchos manifestantes gritaban "¡qué vergüenza!".

En un primer momento, los agentes echaron mano de gas pimienta para dispersar a los manifestantes, que abarrotaron una de las principales avenidas de la ciudad tras saltarse un cordón policial.

Los manifestantes lograron paralizar el tráfico en la avenida Connaught Road, una de las principales de la ciudad. Se dirigían al edificio que alberga al gobierno y al Consejo legislativo, frente al cual hay manifestantes acampando desde el viernes.

El gobierno chino manifestó su apoyo a las autoridades de Hong Kong, y advirtió que se opone a "toda actividad ilegal que pueda minar el imperio de la ley y poner en peligro la tranquilidad social".

Occupy Central, factor clave

El calibre de la movilización del domingo se debe en buena medida a la decisión de Occupy Central, la organización más visible del movimiento prodemocracia, de adelantar una operación de protesta prevista en principio a partir del 1 de octubre.

La principal demanda de estos activistas es que los hongkoneses puedan elegir por sufragio universal al jefe del gobierno local, no necesariamente sometido a las órdenes de Pekín.

El gobierno central anunció en agosto que la próxima elección del líder hongkonés, en 2017, tendrá lugar por sufragio universal, pero que sólo podrán presentarse dos o tres candidatos aprobados por un comité leal a Pekín. Occupy Central reclama "la retirada" de esta decisión y "una reactivación del proceso de reformas políticas".

"Exigimos que el gobierno [local] de Leung Chun-ying presente al gobierno central un nuevo informe sobre reformas políticas, que refleje plenamente las aspiraciones a la democracia del pueblo de Hong Kong", dijo Occupy.

"Nuestro objetivo es poner de rodillas al gobierno", afirmó uno de los líderes estudiantiles, Wong Hon-leung. El jefe del ejecutivo hongkonés, Leung Chun-ying, respondió afirmando en conferencia de prensa que su equipo está "decidido a oponerse a las acciones ilegales de ocupación llevadas a cabo por Occupy Central".

Esta organización, dirigida por dos profesores de universidad y un sacerdote, amenazaba con paralizar a partir del 1 de octubre el barrio de negocios Central, emblema del poderío de esta importante plaza financiera. Pero ante la movilización estudiantil ha decidido mover ficha antes, y ha pedido a sus militantes que se unan a la manifestación.

La diputada prodemocracia Claudia Mo declaró que cinco personas fueron detenidas, entre ellas tres de sus colegas del consejo legislativo, por haber intentado llevar altavoces a la manifestación celebrada el sábado frente a éste. Previamente, la policía dijo que detuvo a 74 personas.

Los manifestantes que protestan frente al edificio del gobierno y el poder legislativo parecen estar preparándose para una protesta larga. De momento han instalado puestos de primeros auxilios y bidones para la basura reciclable, y estaban distribuyendo gratuitamente ropa de protección, agua y bocadillos.