Manifestaciones contra austeridad marcaron el Primero de Mayo

La policía turca dispersó a mil manifestantes en la plaza Taksim de Estambul, y en La Habana Raúl Castro y Maduro presidieron un desfile carnavalesco, mientras en Grecia se rechazaban los recortes ...
Un hombre yace en el suelo junto a una fila de policías turcos, después de que dispersaran una manifestación en la plaza Taksim, en Estambul
Un hombre yace en el suelo junto a una fila de policías turcos, después de que dispersaran una manifestación en la plaza Taksim, en Estambul (AFP)

Estambul

La policía turca dispersó con gases lacrimógenos y cañones de agua a un millar de manifestantes en la emblemática plaza Taksim, en un 1º de Mayo marcado alrededor del mundo por manifestaciones en defensa de los derechos laborales amenazados en tiempos de austeridad.

En La Habana, los presidentes de Cuba y Venezuela, Raúl Castro y Nicolás Maduro, presidieron un multitudinario desfile con tintes de festivo carnaval, al tiempo que en Grecia, que cuenta con el desempleo más alto de la eurozona (25.7%), se protestaba por las medidas de austeridad.

En Turquía, las fuerzas de seguridad enfrentaron a los manifestantes que intentaban llegar hasta la plaza Taksim, centro neurálgico de semanas de protestas antigubernamentales en 2013 contra el entonces primer ministro y ahora presidente, Recep Tayyip Erdogan.

Según el gobierno de Estambul, 203 personas fueron arrestadas y seis policías y 18 manifestantes resultaron heridos. Taksim ha sido escenario de enfrentamientos en el Día del Trabajo, desde que docenas de personas murieron el 1 de mayo de 1977 coincidiendo con uno de los periodos más convulsos de la moderna Turquía.

"En 1977 hubo una matanza. Simplemente queremos estar allí (Taksim) para conmemorar", dijo Umar Karatepe, líder de la confederación sindical DISK, a la AFP. "No lo podemos hacer de otra forma, es demasiado simbólico para nosotros".

En Milán, se registraron enfrentamientos entre la policía y los manifestantes contra la apertura, este viernes, de la Expo 2015 que permanecerá abierta hasta octubre. Los detractores del proyecto acusan a las autoridades despilfarrar dinero público en tiempos de austeridad, en los que más sufren son los trabajadores.

"Día histórico"

En Teherán miles de obreros reclamaron mejoras laborales y que haya preferencia nacional en la contratación, informó hoy la agencia Ilna. Es la primera vez en los últimos años que una manifestación de estas características se produce en el Día de los Trabajadores.

En La Habana, en medio de llamados a la unidad por el "socialismo", Raúl Castro, vestido de uniforme militar, acompañado del venezolano Maduro, saludó a miles de personas que durante una hora pasaron delante de la tribuna en la Plaza de la Revolución, bajo una lluvia por momentos torrencial.

En Ecuador, se registraron protestas a favor y en contra del gobierno de Rafael Correa, que participó en una de las marchas, mientras en Bolivia el presidente Evo Morales decretó un alza del 15% del sueldo mínimo para celebrar el día del trabajo.

Un medida similar, pero limitada al sector textil, el que más mano de obra industrial ocupa en el país, tomó el presidente de Haití, Michel Martelly, pero los sindicatos lo consideraron un aumento "muy insuficiente".

Los sindicatos chilenos dieron en Santiago un marcado respaldo a la reforma laboral impulsada por la presidenta Michelle Bachelet, con marchas que involucraron a decenas de miles de trabajadores y concluyeron con 30 detenidos y dos periodistas lesionados.

En Honduras, unos cuatro mil trabajadores marcharon en repudio a la presencia de bases militares estadunidenses en su territorio y a la violencia criminal que tiene a su país con la tasa más alta de homicidios del mundo.

En Bogotá y otras ciudades colombianas miles de personas convocadas por la Central Unitaria de Trabajadores exigieron mejores condiciones laborales y expresaron su apoyo a la huelga nacional de maestros iniciada la semana pasada.

En Guatemala, activistas sociales y estudiantes repudiaron la corrupción en el gobierno y exigieron la renuncia del presidente Otto Pérez y la vicepresidenta Roxana Baldetti, tras destaparse un fraude en el sistema tributario.

Por su parte la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, prefirió utilizar las redes sociales en lugar de pronunciar un discurso formal, para poner de relieve su compromiso con los derechos de los trabajadores y con mantener políticas sociales que aseguren "un Brasil más justo".

Un difícil contexto en Europa

En Grecia, que cuenta con el desempleo más alto de la eurozona (25.7%), miles de personas abarrotaron el centro de Atenas para protestar contra las medidas de austeridad impuestas desde Bruselas.

La manifestación contó con la presencia del ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, duro crítico del programa de recortes. En España, con un desempleo del 23%, los dos principales sindicatos convocaron manifestaciones para protestar por los recortes, la falta de puestos y la caída de salarios.

En Madrid, Pablo Iglesias, líder de Podemos, el partido antiliberal, visitó a los huelguistas de la gigante Telefónica, en la Gran Vía. "Hoy es un día histórico para decirles a todos los defensores del totalitarismo de mercado, a todos los que quieren acabar con los derechos de la gente, que vais a seguir en pie, sois un ejemplo", les dijo.

En Moscú, más de cien mil trabajadores y estudiantes desfilaron en la Plaza Roja, con banderas y globos, mientras en Berlín los sindicatos informaron que congregaron unas 400 mil personas. En Corea del Sur, decenas de miles de trabajadores participaron en las manifestaciones, amenazando con una huelga general si el gobierno mantiene su plan de reformar el mercado laboral.