Cuando Mandela era terrorista para EU y Londres

Hasta no hace mucho, el recién fallecido estaba lejos de ser visto como un héroe por las grandes potencias. De hecho, entre 1980 y 2008 su lucha contra el apartheid fue considerada “ilegal”.
El gobierno sudafricano decretó diez días de duelo nacional en honor al fenecido ex presidente.
El gobierno sudafricano decretó diez días de duelo nacional en honor al fenecido ex presidente. (Yannis Behraki/Reuters)

Johannesburgo

El homenaje mundial rendido a Nelson Mandela es unánime. Pero, hace un tiempo relativamente corto todavía, Madiba era considerado un terrorista por Estados Unidos y Reino Unido.

Desde 1980 y la presidencia de Ronald Reagan hasta el año 2008, Mandela figuraba en la lista de los terroristas establecida por
Washington. La causa: su partido, el Congreso Nacional Africano (CNA), también era considerado así por las autoridades, por su compromiso contra el régimen segregacionista del apartheid.

Sería hasta junio de 2008, tras una propuesta de ley firmada por el entonces presidente George W. Bush, que el CNA fue retirado de dicha lista. “No hay nada que se pueda hacer con la lista de vigilancia del gobierno, y yo estoy contento de ver que la propuesta se ha convertido efectivamente en ley”, reaccionó el actual secretario de Estado de EU, John Kerry, entonces senador por Massachusetts.

También el Reino Unido de Margaret Thatcher dio su apoyo al sistema del apartheid, negándose a aplicar las sanciones internacionales contra el régimen pro colonialista. En 1987, la llamada Dama de Hierro también calificó al CNA como “organización terrorista típica” y aseguró: “Cualquiera que piense que el CNA gobernará Sudáfrica no tiene los pies sobre la Tierra.” “Nelson Mandela debería ser fusilado”, dijo incluso en 1980 el diputado Teddy Taylor, que más tarde tendría que retractarse.

La posición cambió en 1996, cuando Mandela, entonces presidente de Sudáfrica, fue invitado oficialmente a Reino Unido. En 2006, el actual primer ministro británico, David Cameron, entonces jefe del Partido Conservador, admitió que su partido, y en consecuencia Margaret Thatcher, había llegado a calificar al CNA de “terrorista”.

 El pasado jueves, Cameron rindió un homenaje a Mandela en su cuenta de Twitter tras el anuncio de su muerte: “Un gran hombre dejó este mundo. Nelson Mandela fue un héroe de nuestra época. Di la orden de que la bandera del 10, Downing Street [residencia del primer ministro británico] esté a media asta”.