En las calles, sudafricanos rinden homenaje a Mandela

Miles de personas se preparan para los funerales del ex presidente sudafricano. Un contingente desfiló por las calles bailando y cantando.
Personas durante el homenaje a Mandela.
Personas durante el homenaje a Mandela. (AFP)

Johannesburgo

Miles de sudafricanos se unieron espontáneamente este sábadopara rendir homenaje a Nelson Mandela, mientras que se preparan los funeralesdel ícono de la lucha contra el apartheid, a los que acudirán numerososmandatarios extranjeros.

En la calle, en la radio y en la televisión sólo se habla deTata (papá) Mandela y de todo lo que le debe este país de 53 millones dehabitantes, de los que la mitad son menores de 25 años, a un ex dirigentecaracterizado por sus sacrificios, sus innumerables gestos de atención, sudisciplina personal y su capacidad para escuchar.

El gentío seguía acudiendo a la casa del ex presidente,donde se había improvisado un pequeño altar con velas y flores, en otroslugares emblemáticos, como la antigua casa de Mandela en Soweto, en un ambientedistendido que contrastaba con la paranoia se seguridad de un país con altastasas de criminalidad.

"Afortunadamente, mi hija hoy va al colegio con negros,blancos, mestizos, indios, todos juntos", algo impensable durante elapartheid, contó Dineo Matjila ante la casa del fallecido ex presidente.

En Qunu, la localidad en que Mandela pasó su infancia, elambiente estaba marcado por el silencio y la tristeza.

El rey Thembu, el clan de los Mandela, Dalindyebo, tieneprevisto viajar el sábado a Johannesburgo para encontrarse con la familia delex mandatario y preparar la ceremonia tradicional un día antes del entierro.

El próximo domingo se espera que presidentes y ex mandatarios,monarcas, artistas y líderes espirituales de todo el mundo acudan a lainhumación. También podrán asistir a otro servicio fúnebre, en el estadioSoccer City de Soweto, el martes.

Fue allí donde Mandela hizo su última aparición pública,durante la final del Mundial de Fútbol de 2010, en un estado de salud ya muydébil.

Barak Obama, el primer mandatario negro de Estados Unidos,viajará a Sudáfrica la semana próxima, anunció la Casa Blanca, así como losexpresidentes George W. Bush y Bill Clinton, sumándose a numerosos dirigentesde todo el mundo que asistirán a una gran ceremonia de recuerdo el 10 dediciembre.

Las ceremonias serán retransmitidas en directo portelevisión y en muchas pantallas gigantes en varios emplazamientos alrededor detodo el país.

El ministro sudafricano de la presidencia, Collins Chabane,agradeció en nombre de todos los sudafricanos "la generosidad, laamabilidad y el calor con el que millones de personas reaccionaron aldeceso" de Mandela, el fundador de la Sudáfrica moderna y el primer jefede Estado negro del país, el jueves a los 95 años.

"Entramos en este periodo con pena y tristeza",dijo el ministro, "pero también con la valentía, la continuidad y laesperanza para el futuro que Madiba deseaba para su país", añadió, en unmomento en que Sudáfrica vive una época de desencanto y la presión de quienesquieren algo más para la mayoría negra que el derecho a voto obtenido en 1994,como empleo, viviendas y una mejor enseñanza pública.

Varios países, como Chad o Senegal, decretaron duelonacional, mientras que en otros, como Estados Unidos, sus banderas ondeaban amedia asta.

En Sudáfrica, el periodo de duelo durará diez días, anuncióel viernes el presidente Jacob Zuma.

El lunes, el Parlamento celebrará una sesión extraordinaria,tras una jornada ecuménica de reflexión y oración en la que los sudafricanosserán invitados a asistir a iglesias, mezquitas, sinagogas y otros templosreligiosos.

Los restos mortales de Mandela serán llevados en procesiónpor Pretoria el miércoles, el jueves y el viernes y velados en el UnionBuilding, la sede de la presidencia sudafricana en Pretoria, para que suscompatriotas puedan darle un último adiós. El 15 de diciembre se celebrará un funeralde Estado en su pueblo natal, Qunu.

En las últimas horas se han puesto en marcha preparativoslogísticos de gran envergadura para recibir a las personalidades de todo elmundo, que viajarán a Sudáfrica para rendir homenaje a este estadistauniversalmente respetado.

La muerte de Mandela llegó en un momento en el que se habíanmultiplicado los homenajes al icono de la lucha contra el apartheid, enparticular con una película basada en su autobiografía "Mandela, Long Walkto Freedom".

No obstante, algunas voces señalaron que todas estasalabanzas dejan de lado una parte de la verdad histórica: "Cuando se habladel milagro sudafricano, mucha gente confunde la conclusión con la propialucha, remarcó a la AFP Tokyo Sexwale, un exdirigente del Congreso NacionalAfricano (ANC) cercano a Mandela y que habría podido sucederlo en lapresidencia.

"Hubo 30 años de violencia del apartheid contra la quenosotros respondimos. Quienes hablan de transición no violenta se equivocan deanálisis", explicó, antes de añadir: "La lucha en Sudáfrica no sehizo sin violencia. Nelson Mandela era el comandante en jefe de nuestro brazoarmado".