Al Maliki rechaza formar gobierno de unidad nacional en Irak

El primer ministro iraquí rechazó la creación de un gabinete de emergencia para luchar con los rebeldes yihadistas, que hoy se hicieron con el paso fronterizo de Bukamal, en Siria, gracias a una ...
El primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, comparece hoy ante la prensa en su oficina en Bagdad
El primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, comparece hoy ante la prensa en su oficina en Bagdad (EFE)

Bagdad

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, descartó hoy la formación de un gobierno de unidad nacional de emergencia para luchar contra los insurgentes sunitas, que anunciaron una alianza con Al Qaida en una ciudad fronteriza con Siria. Gracias a la alianza, los yihadistas del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) se hicieron con el paso fronterizo de Bukamal, en el lado sirio del puesto de Al Qaim en Irak que ya controlan.

Al mismo tiempo en Bagdad, el primer ministro saliente Nuri al Maliki excluyó la formación de un gobierno de unidad nacional de emergencia, a pesar de las presiones en este sentido de sus aliados occidentales, especialmente de Estados Unidos. Después de que jefes de tribus sunitas llamaran a la instalación de un gobierno que no tome en cuenta los resultados de las legislativas del 30 de abril, que califican de farsa, Maliki estimó que un hecho así constituiría "un golpe de Estado contra la Constitución y el proceso político".

El primer ministro saliente denunció "un intento de parte de quienes están contra la Constitución de eliminar el joven proceso democrático y robarles los votos a los electores". Las importantes divergencias que existen en el país, incluso antes de la ofensiva yihadista, han impedido que el partido de Maliki, que ganó las elecciones en abril, forme gobierno.

"Como todo el mundo sabe, es un momento crítico para Irak y el principal desafío la formación un gobierno", había afirmado el secretario de Estado estadunidense John Kerry el martes. Washington prometió el envío de 300 consejeros militares a Irak, 40 de los cuales ya comenzaron a trabajar el martes. Sin embargo se ha distanciado de la postura de Maliki, de confesión chiíta, al que apoyó en las primeras elecciones que ganó en 2006 y, de nuevo, en las de 2010, ya que considera que la exclusión de las otras confesiones religiosas del gobierno ha propiciado el conflicto.

Por otra parte en Bruselas, los 28 países miembros de la OTAN se reunieron para discutir sobre Irak, entre otros asuntos, y las capitales occidentales no esconden su inquietud por el avance de los yihadistas. Kerry, que llegó a Bruselas el martes por la noche tras una visita a Irak, compartió su "preocupación por la amenaza que supone el EIIL".

Kerry anunció hoy que viajará el viernes a Arabia Saudita para discutir con el rey Abdalá sobre la crisis iraquí. En conferencia de prensa al cierre de la reunión ministerial de la OTAN en Bruselas, Kerry indicó que insistirá en esta nueva etapa de su gira en "la urgencia" que atraviesa Irak. El presidente estadounidense Barack Obama "me pidió que viajara a Arabia Saudita el viernes para reunirme con el rey Abdalá y discutir temas regionales, incluido claramente la situación en Irak", dijo Kerry.

Kerry agregó que también discutirán sobre "cómo contrarrestar la amenaza que representa el EIIL (el grupo yihadista Estado Islámico en Irak y el Levante) así como el apoyo que podemos dar a la oposición moderada en Siria". Sobre el terreno, la facción siria de Al Qaeda, el Frente al Nosra, "se alió con el EIIL durante la noche del martes al miércoles", con lo que el grupo ahora controla los dos lados de la frontera, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Un yihadista del EIIL confirmó la información en Twitter y publicó una foto del líder del Frente al Nosra con el jefe del EIIL. Con esta alianza entre los dos antiguos rivales el EIIL avanza en su ambición de crear un Estado islámico en la porosa frontera de ambos países, uno de los cuales lleva en guerra desde hace tres años y el otro está sumido en el caos desde hace unas semanas.

Pero, según el director de la OSDH, Rami Abdel Rahmane, "esta alianza generará tensiones con los otros grupos rebeldes, incluidos los islamistas" que a menudo están en desacuerdo con los excesos del EIIL, conocidos por su extrema violencia. Esta semana publicaron en internet fotografías en las que se veían decenas de cadáveres, según el grupo, de soldados iraquíes.

Hoy se produjeron nuevos ataques en el norte de Irak, concretamente contra dos templos chiítas que fueron bombardeados en la ciudad de Sharijan, al norte de Mosúl, ciudad que está en manos de los insurgentes, aunque no dejaron ninguna víctima.

Mientras, un ataque suicida y un bombardeo dejaron hoy al menos doce muertos y 23 personas heridas al sur de Bagdad, informaron fuentes oficiales, en plena ofensiva yihadista en el país. El kamikaze hizo estallar su carga en un mercado de la ciudad, indicaron las fuentes.

Más al norte, cinco personas resultaron muertas y otras 20 heridas por la explosión de un coche bomba en un barrio de Kirkuk, una ciudad petrolera tomada por las fuerzas kurdas, que combaten a los insurgentes del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL), indicaron responsables médicos y de seguridad.

El EILL ha tratado de tomar esa ciudad rica en petróleo en su ofensiva lanzada el 9 de junio, con el objetivo declarado de llegar a Bagdad. Varias zonas de esa provincia al norte de Bagdad están en manos de los insurgentes desde que éstos lanzaron su ofensiva.

Los insurgentes controlan Mosul, la segunda ciudad de Irak, una gran parte de la provincia en la que se encuentra, Nínive (norte), Tikrit y zonas de las provincias de Saladino (norte), Diyala (este), Kirkuk (norte) y Al Anbar (oeste), fronteriza con Siria, donde tienen bajo su poder cuatro ciudades. Desde que comenzó la ofensiva lanzada por los insurgentes sunitas el 9 de junio, muchos soldados iraquíes desertaron y algunos de ellos abandonaron sus puestos y también sus uniformes.

Los yihadistas del denominado Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL) ejecutaron hoy a diez jóvenes chiíes e hicieron explotar un santuario y una mezquita de esa secta en la periferia de la ciudad de Mosul, en el norte iraquí, informaron a Efe testigos y fuentes oficiales.

El presidente de la Comisión de Seguridad en la provincia de Nínive, controlada por los insurgentes suníes, Mohamed al Bayati, indicó que combatientes de ese grupo retuvieron a cuarenta jóvenes en un estadio de fútbol en la población de Al Quba, cerca de Mosul.

Explicó que el EIIL (también conocido como ISIS por sus siglas en inglés) ejecutó luego a diez de ellos e hizo estallar un santuario chií en esa misma localidad.

Por otra parte, un vecino de la población de Al Sharijan, en la misma provincia, Mehdi al Sharijani, declaró a Efe que los miembros del EIIL destruyeron una mezquita chií en esa localidad y quemaron dos casas que pertenecen a sendos candidatos chiíes a las elecciones legislativas de abril pasado.

Ante esta situación, según la fuente, miles de chiíes turcomanos se desplazaron de las poblaciones de Al Rashidiya, Al Sharijan, Al Quba y Talafar, en la periferia de Mosul, a otras zonas más seguras.

Por otro lado, una fuente de los servicios de seguridad de la región iraquí autónoma del Kurdistán dijo a Efe que sus fuerzas repelieron un ataque de los yihadistas contra la localidad de Al Hamdaniya, a 25 kilómetros al este de Mosul y habitada por una mayoría cristiana.

Precisó que los miembros del EIIL empezaron el ataque con un bombardeo con morteros, pero las fuerzas kurdas repelieron la ofensiva y mataron a dieciséis extremistas.

El gobernador de la localidad, Nisan Karumi, señaló que la población fue atacada de forma indiscriminada y que decenas de familias se desplazaron al Kurdistán por miedo a la ofensiva de los insurgentes.

Hoy mismo, 27 personas fallecieron y 90 resultaron heridas en ataques armados perpetrados en diferentes provincias del país, informó a Efe una fuente de seguridad.

El atentado más sangriento causó 12 muertos y 46 heridos y consistió en un ataque de mortero, seguido por una explosión suicida en un mercado popular en el barrio de Al Mahmudiya, en el sur de Bagdad.

Desde el pasado 10 de junio, cuando tomaron la segunda ciudad iraquí, Mosul, los insurgentes han pasado a controlar distintas partes del país y se han enfrentado a las fuerzas gubernamentales.