Malasia confirma que avión desaparecido fue saboteado

Las investigaciones concluyeron que personas con experiencia en vuelo secuestraron el avión y desactivaron los dispositivos de control de la nave.
Los gobiernos chino y malasio continúan con la búsqueda del avión desaparecido
Los gobiernos chino y malasio continúan con la búsqueda del avión desaparecido (Reuters)

Hong Kong

La inteligencia estadunidense se está inclinando hacia la teoría de que el piloto y el copiloto del Boeing 777 de Malaysia Airlines, del que no se sabe nada desde hace más de una semana, son de algún modo responsables de la desaparición del avión, según indicó ayer CNN.

La cadena estadunidense de noticias, que cita como fuente bajo anonimato a un funcionario de la administración Obama con “conocimiento directo” del caso, asegura que el gobierno de Malasia llevaba días buscando registrar la casa del piloto, un malasio de 53 años y con 8 mil 365 horas de vuelo.

Pero fue en las últimas horas cuando la información recopilada por radares y satélite dio el aval suficiente a las autoridades malasias para registrar la casa del piloto Zaharie Ahmad Shah, ubicada a las afueras de Kuala Lumpur.

El funcionario aclaró, no obstante, que todas las teorías que se barajan y las discusiones de la inteligencia se basan en las evaluaciones preliminares de lo que se sabe hasta la fecha.

El primer ministro de Malasia, Najib Razak, reorientó ayer hacia el océano Índico la búsqueda del avión desaparecido con 239 personas a bordo tras confirmar que alguien cambió el rumbo del Boeing 777, aunque se rehusó a calificarlo como un secuestro.

En una rueda de prensa, Razak explicó que “alguien” desconectó los sistemas de comunicación del aparato de Malaysia Airlines e hizo que el avión cambiase de rumbo hacia el oeste y volase durante cinco horas.

Poco antes de las declaraciones del primer ministro, un responsable militar malasio señaló a la agencia AFP que los investigadores creen que el avión podría haber sido desviado por una persona con un profundo conocimiento de las rutas aéreas y de las posiciones de los radares.

“Forzosamente se trataría de un piloto experimentado, competente y en actividad”, declaró, pero no especificó si las sospechas apuntan a un secuestrador entre los pasajeros o a un integrante de la tripulación.

“Parecía saber muy bien cómo evitar los radares civiles. Parecería que los hubiese estudiado muy de cerca”, agregó este responsable militar.

Hasta la mañana de este domingo, las autoridades malasias no sabían dónde se encontraba la aeronave, pero suponen que se ubicaría en un corredor que abarca el oeste de Indonesia y el Índico, o en otro que va desde el norte de Tailandia hasta la frontera entre Kazajistán y Turkmenistán.

El vuelo MH370 salió de Kuala Lumpur a las 00:41 horas, tiempo local, del viernes 7 de marzo y tenía previsto aterrizar en Pekín unas seis horas más tarde, pero desapareció de los radares unos 40 minutos después del despegue y desde entonces no se sabe nada de él ni se han encontrado restos.

El Boeing disponía de carburante para 7 horas y media de vuelo y transportaba a 239 personas cuando partió: 227 pasajeros —154 de nacionalidad china—, incluidos siete menores, y una tripulación de 12 malasios.

Tras las nuevas revelaciones de que en el vuelo MH370 fueron desconectados deliberadamente los aparatos de comunicación y el avión fue desviado de su rumbo, el viceministro de Relaciones Exteriores chino, Xie Hangsheng, se reunió con el embajador de Malasia en Pekín.

Xie instó al gobierno malasio a intensificar la búsqueda, a ocuparse de los familiares de las personas que viajaban en el avión y a ampliar la cooperación con los expertos chinos.