Maduro promete continuar la “revolución socialista”

Sin aparecer en público, vía Twitter asegura que mantendrá el “legado bolivariano” de Chávez; la conmemoración coincide con el 204 aniversario del primer pronunciamiento de Independencia.
El presidente chavista enfrenta desde febrero manifestaciones opositoras que han dejado 41 muertos y más de 600 heridos.
El presidente chavista enfrenta desde febrero manifestaciones opositoras que han dejado 41 muertos y más de 600 heridos. (Jorge Silva /Reuters)

Caracas

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo ayer al cumplir un año en el poder que sigue gobernando con el pueblo para hacer la “revolución socialista” que soñó el fallecido mandatario Hugo Chávez.

“Un año de unidad y batalla, ejerciendo con el pueblo el poder para hacer revolución socialista y bolivariana de Chávez. A un año de gobierno seguiré cumpliendo el juramento con nuestro pueblo, nadie nos quitará el derecho a ser felices, libres e independientes”, escribió en su cuenta de Twitter.

La conmemoración por el primer año de gobierno coincidió con el 204 aniversario del primer pronunciamiento nacional por la Independencia del imperio español y Maduro se mantuvo alejado de la escena pública.

En varios mensajes en su cuenta de Twitter, el gobernante destacó que ha sido leal a la memoria y al proyecto de Chávez, quien murió el 5 de marzo de 2013 debido a un cáncer.

Maduro envió una felicitación al pueblo venezolano por la celebración del movimiento independentista y afirmó que 204 años después del episodio histórico, “hoy más que nunca (el pueblo) asume su papel de hacer patria grande para siempre.

“Largo ha sido nuestro camino como pueblo para lograr la verdadera y definitiva independencia, 204 años del 19 de abril y la lucha continúa”, indicó.

Su vicepresidente, Jorge Arreaza, también tuvo palabras de recuerdo para el jefe del Ejecutivo a doce meses de recibir la banda presidencial.

“Hoy, hace un año, el presidente @NicolasMaduro juró profundizar la lucha definitiva por nuestra independencia: con el Pueblo, con Chávez”, recordó a través de Twitter.

Maduro cumplió un año de haberse juramentado para el periodo 2013-2019 y en los últimos 12 meses ha enfrentado una serie de retos, desde una inflación galopante hasta las protestas contra el gobierno más prolongadas en la última década, que en más de dos meses han dejado 41 muerto y más de 600 heridos.

Sin embargo, el presidente venezolano atribuye las causas de las dificultades a conspiraciones opositoras y acciones de acaparamiento de los empresarios.

Maduro se juramentó el 19 de abril de 2013 sin el reconocimiento de la oposición. En medio de las protestas contra su gobierno, intenta aplacar las manifestaciones con un ensayo de diálogo con sus rivales políticos.

Maduro ganó las elecciones del 14 de abril de 2013 por diferencia de apenas 1.5 puntos porcentuales de la votación y las instituciones se negaron a permitir el recuento de votos que exigió el opositor Henrique Capriles.

Poco después, el presidente acusó a la oposición de haber declarado una “guerra económica” al pueblo, provocando una explosión de los precios y niveles de desabastecimiento nunca vistos en el país.

Maduro dijo esta semana que la oposición no lo ha dejado gobernar tranquilo, ya que lo han acosado en todos los medios. Alega que la inflación ha sido inducida por el acaparamiento de “empresarios inescrupulosos”.

La mayoría oficialista en la Asamblea Nacional (Congreso) le concedió poderes especiales para legislar por decretos durante un año y el primero de ellos  fue una ley de precios, costos y ganancias justas.

La ola de criminalidad que azota al país y que ganó titulares a comienzos del año por la muerte en un asalto de la ex Miss Venezuela y actriz de telenovelas Mónica Spear fue tomada como argumento por sectores descontentos.

Estudiantes en la región andina de Táchira realizaron manifestaciones en febrero reclamando atención a la inseguridad, luego de un intento de violación a una compañera. Varios jóvenes  fueron detenidos.

Ante esa medida, los estudiantes llamaron a una manifestación en Caracas, el 12 de febrero, para pedir la liberación de sus compañeros de Táchira, pero degeneró en violencia frente a la Fiscalía General.

Desde entonces la agitación en la calle no ha cesado, con algunos episodios de calma. La violencia se ha centrado en el municipio residencial de Chacao, en el este de Caracas, donde los choques con la policía continuaron incluso durante la Semana Santa.

El diálogo que inició Maduro con la oposición hace dos semanas, con la mediación de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y el Vaticano, busca acabar con las protestas tras dos meses de agitación.

“GOBIERNO POR LA FUERZA”: CAPRILES

El líder opositor venezolano Henrique Capriles acusó ayer al presidente Nicolás Maduro de insistir en un “modelo fracasado” que pretende mantener el gobierno “por la fuerza”.

“Con un modelo fracasado que pretende mantenerse por fuerza, donde reinan la inseguridad, la escasez, la inflación, al pueblo no le queda otra que protestar”, señaló en un mensaje en la red social Twitter.

Indicó además, que el país ahora sufre las consecuencias de un modelo de gobierno “fracasado que depende más que nunca de otros países y está en nosotros hacer que cambie.

“El ideal de nuestra historia de independencia no admite presos políticos, haremos todo lo que está a nuestro alcance para lograr su libertad. Nos hablan de tener patria e independencia cuando hoy dependemos hasta para comer de otros países, cháchara para tapar su fracaso”, agregó Capriles.

 Asimismo, el alcalde metropolitano de Caracas, el opositor Antonio Ledezma, a través de la misma red social, animó a los venezolanos a salir a la calle en “legítima defensa” frente a los abusos del régimen.

“La calle sigue. Nuestra convicción es invencible, es la convicción de un pueblo que quiere libertad, que quiere democracia”, afirmó Ledezma.