Maduro acusa a oposición venezolana de "robarse" símbolos de Chávez

El líder opositor Capriles dijo hoy que en las elecciones municipales del 8 de diciembre la contienda será de "Maduro versus el pueblo venezolano".
Maduro, en una reunión en el cuartel general del gobernante Partido Socialista Unificado de Venezuela, en Caracas
Maduro, en una reunión en el cuartel general del gobernante Partido Socialista Unificado de Venezuela, en Caracas (AFP)

Caracas

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó hoy a la oposición de "robarse" los símbolos del fallecido mandatario Hugo Chávez para "despertar la pasión del pueblo" en vísperas de las elecciones locales de diciembre.

"Los enemigos de la patria descubrieron palabras claves, códigos, símbolos con los cuales el comandante Chávez lograba despertar la pasión patriótica del pueblo y comunicarse directamente", dijo Maduro desde el cuartel de la montaña, en la barriada del 23 de enero, donde reposan los restos del fallecido mandatario Hugo Chávez (1999-2013).

"Hay una burguesía parasitaria y fascista, que a veces trata de robarse los conceptos como si los hubiesen creado", agregó al hacer énfasis en que "estamos defendiendo una historia".

Según explica Maduro, desde hace dos años la oposición comenzó a "robarse" códigos, palabras y símbolos como el concepto de "democracia participativa y protagónica", así como la gorra y chaqueta con el tricolor venezolano que utiliza el líder opositor Henrique Capriles, quien perdió las elecciones presidenciales contra Maduro en diciembre por un estrecho margen de 1.49 puntos porcentuales.

"Los pelucones de la burguesía parasitaria comenzaron a ponerse la gorra tricolor. ¿Quién inventó la gorra tricolor en Venezuela? (...) Fue Hugo Chávez", sentenció. Maduro concluyó que la oposición se encuentra asesorada por especialistas "gringos de marketing" que les recomiendan imitar "la gorra, la postura" de Chávez y puedan así "hacerse potables" en lo que consideró una "oferta engañosa y envenenada".

Maduro también llamó hoy a sus seguidores a celebrar las próximas elecciones municipales del 8 de diciembre como un "día de lealtad movilizada al legado" a Chávez de parte de un "pueblo que jamás le fallará".

La campaña inicia formalmente el 16 de noviembre, pero tanto Maduro como Capriles promueven a sus candidatos para las alcaldías de las principales ciudades de Venezuela en distintos actos públicos desde hace algunas semanas.

Los comicios son analizados por la oposición y por analistas políticos como una suerte de plebiscito sobre la presidencia de Maduro. Así, Capriles dijo hoy desde el estado Trujillo (oeste) que en las elecciones de diciembre la contienda será de "Maduro versus el pueblo venezolano".

Asimismo, Maduro ordenó hoy también a sus ministros que se incorporen a los cuerpos de civiles en armas (milicias), que aspira a llevar a 500 mil integrantes en 2015, para que puedan "defender la soberanía y el derecho a la paz" del país.

"Voy a ordenar en el próximo consejo de ministros que todos nuestros ministros y ministras se incorporen como milicianos y milicianas de los cuerpos combatientes", dijo Maduro. Según el mandatario, 2015 "tiene que amanecer con 500 mil milicianos y milicianas ya en fila" y para 2019 aspira llegar a un millón de milicianos.

El gobierno ha responsabilizado en los últimos días a la oposición venezolana de una "guerra económica" que ha llevado al país a una inflación anualizada que roza 50%, la más alta de América Latina, y de "desestabilizar" el país e incluso ha catalogado a sus líderes como la "trilogía del mal".

Maduro instó a la Milicia a servir "como fuerzas disuasivas para los que tienen sueños locos contra la patria" y aseguró que en el cuerpo "hay suficiente fuerza moral para aguantar las embestidas que sean, de donde sean y como sean".

Las milicias fueron creadas en 2005 por Hugo Chávez, como un cuerpo de apoyo de la Fuerza Armada venezolana conformado por civiles para la "defensa integral de la nación". El gobierno las llama "pueblo en armas", pero sus detractores las califican como una "guardia pretoriana" y critican que su creación militarizó a la sociedad.