Maduro anuncia "medidas drásticas" de seguridad y capturas

El presidente venezolano  afirmó que seis "bandidos" fueron detenidos, así como treinta manifestantes que bloqueaban calles de Caracas, mientras la oposición insiste en cinco condiciones para ...
Activistas opositores forman frente a frente con policías antidisturbios, mientras sostienen escudos con rostros de caídos en las protestas
Activistas opositores forman frente a frente con policías antidisturbios, mientras sostienen escudos con rostros de caídos en las protestas (AFP)

Caracas

Unidades policiales multiplicaron hoy sus acciones y detuvieron a seis "bandidos" y, en otra operación, a una treintena de manifestantes cuando bloqueaban calles de Caracas luego de que el presidente Nicolás Maduro anunció "medidas drásticas" ante más de un mes de protestas en Venezuela, que dejan 28 muertos. "Hemos procedido a allanar los lugares donde estaban escondidos estos bandidos y tenemos seis presos. Hemos incautado armas, C4 (explosivo plástico), bombas y continuamos los allanamientos", dijo por la mañana Maduro en un acto Maduro, sin dar detalles de la identidad de los detenidos.

Por la tarde, en la zona de Altamira, feudo de la oposición, policías nacionales detuvieron a al menos 30 manifestantes cuando bloqueaban una avenida. Entre otras operaciones realizadas hoy, Maduro aseguró que en la madrugada la Guardia Nacional "tomó todo (el sector de) El Trigal en (la ciudad de) Valencia" a 150 kms de Caracas y donde el miércoles hubo tres muertos (dos civiles y un guardia nacional) en tres incidentes separados, refirió el mandatario.

Desde hace más de un mes Venezuela es escenario de manifestaciones estudiantiles, a las que se sumaron dirigentes opositores radicales que propugnan la renuncia del presidente, que ha calificado las protestas como un "golpe de Estado en desarrollo". "Apagaremos el golpe completo (...) necesito el apoyo de todo el país para terminar de castigar severamente a los responsables de la muerte, a los responsables de la violencia", dijo por la tarde Maduro, un ex sindicalista que desde que asumió el poder en abril tras la muerte de Chávez ha visto cómo se deterioraba la situación social y económica del país petrolero.

Desde Ginebra la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, hizo un nuevo balance de las protestas: 28 muertos, 365 heridos, 106 detenidos y 41 investigaciones por violación de derechos humanos por parte de los cuerpos policiales. Por la tarde, mientras Maduro entregaba viviendas del Estado en un sector popular de las afueras de Caracas, en la Plaza Altamira fueron detenidos al menos 30 manifestantes en un operativo que duró escasos 20 minutos y en el que policías nacionales respondieron con gases a piedras y bombas incendiaras.

Las detenciones se registraron luego de que un grupo de disconformes, que como todas las tardes desde hace un mes bloquea avenidas en la turística Plaza Altamira, trataba de dialogar con los uniformados cuando desde el grupo de manifestantes fue lanzada una bomba incendiaria, lo que rompió con la negociación. Los detenidos fueron sacados de la zona a bordo de motocicletas mientras unos 200 manifestantes escapaban por calles aledañas a la Plaza Altamira en medio de una espesa nube de gases.

Las manifestaciones estallaron el 4 de febrero San Cristóbal (oeste) tras el intento de violación de una estudiante en una universidad, y desde entonces se extendieron a varias ciudades, entre ellas Caracas donde el 12 febrero dejaron los primeros tres fallecidos. En este tiempo, cada día se registran movilizaciones, que no suelen pasar de miles de personas de todas las edades y condiciones, con una serie de reclamos: la salida de Maduro del poder, la inseguridad, la inflación de 56% anual, la escasez de productos básicos, la represión de los cuerpos policiales o la detención de dirigentes políticos y activistas.

Aunque las protestas reúnen cada vez menos gente, el gobierno no termina de controlar el caos de disturbios y barricadas que se viven cada noche en algunos puntos del país, como en el opositor distrito caraqueño de Chacao, con la plaza Altamira como epicentro. El mandatario reitera sus llamados al diálogo a la oposición, que hasta ahora no ha acudido a las distintas conferencias sectoriales de paz organizadas por el gobierno, a las que sí ha asistido sin embargo el empresariado.

"Si ellos (la oposición) se hubieran sentado hace cuatro semanas cuando los llamé al diálogo, otro gallo cantaría, no hubiera tanta violencia", reprochó Maduro. "Nadie acepta un monólogo ni imposiciones de un gobierno que ha querido resolver la crisis con muertos, heridos, torturados, detenciones, presos", escribió en Twitter el líder antichavista Henrique Capriles.

Opositores y estudiantes denuncian que Maduro no atiende sus reclamos, entre ellos liberar a detenidos como el dirigente opositor Leopoldo López, preso desde hace casi un mes en una cárcel militar, acusado de incitación a la violencia. López es uno de los tres dirigentes políticos que impulsan una táctica que bautizaron "La Salida" y que propugna ocupar las calles para forzar la renuncia del presidente, electo en abril de 2013.

"Si el gobierno no le quiere prestar atención al pueblo, lo que queda es trancar la calle", aseguró uno de los líderes estudiantiles, Juan Requesens, que dijo no haber recibido una convocatoria formal de Maduro para dialogar. La tensión que se vive en Venezuela, que algunos han querido comparar con Ucrania o la llamada "primavera Árabe", es seguido de cerca en el ámbito internacional. Maduro, que días antes había rechazado la mediación de la OEA y rompió relaciones con Panamá, dio su beneplácito a una comisión creada por Unasur y que acompañará el diálogo entre el gobierno y la oposición a partir de la primera semana de abril.

La alianza que agrupa a la oposición venezolana insistió hoy en una agenda de cinco puntos que considera "vitales" para poder sentarse a dialogar con el Gobierno y encontrar una salida a la ola de protestas que desde hace un mes se repiten en el país. Tras señalar que "todo el pueblo venezolano está harto de la violencia", de la escasez de productos básicos y de la inseguridad, la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) plantea en un documento sus condiciones para responder al llamamiento al diálogo lanzado por el presidente del país, Nicolás Maduro.

La MUD menciona como primera condición la libertad del dirigente opositor Leopoldo López y de "todos los presos políticos", así como el "regreso de los exiliados" y la "anulación de los juicios de criminalización de la disidencia". Como segundo punto, la alianza opositora plantea "justicia para todas las víctimas de la represión" y una "investigación independiente que culmine en detención, enjuiciamiento y castigo de quienes perpetraron crímenes" en el marco de las protestas iniciadas el pasado 12 de febrero cuando una protesta pacífica en Caracas terminó con incidentes y tres muertos.

La MUD pide, en tercer lugar, un "alto al hambre, al racionamiento y a las colas" (filas para conseguir productos básicos), mientras que como cuarto punto exige poner fin a la inseguridad y a la delincuencia, en un país con una alta tasa de criminalidad. La plataforma opositora llamó, además, a un "diálogo verdadero, con una agenda clara, en igualdad de condiciones y con transmisión en vivo por los medios de comunicación con presencia de un tercero de buena fe, nacional o internacional, que garantice, facilite o medie".

"Son los temas que la alianza de partidos considera de vital importancia para entrar en proceso de entendimiento de búsqueda de solución a la gran crisis en la que se encuentra inmerso el país", señala el documento. Maduro instaló en febrero la Conferencia de Paz como una ventana de diálogo ante las protestas, pero la convocatoria no contó con la asistencia de la MUD, que cuestionó el compromiso del Gobierno con el fin de la violencia.

Uno de los que cuestionó el llamado al diálogo fue el líder opositor Henrique Capriles, al señalar que si bien está a favor de la paz no formará parte de una "comparsa", en referencia a la invitación a la Conferencia de Paz. Capriles volvió a cruzar hoy a Maduro vía Twitter: "Nicolás te lo he dicho mil veces, no aguantas un debate conmigo! Además el debate lo tienes en las calles! Atiende el caos que creaste!", sostuvo el dirigente opositor y gobernador del estado Miranda.