Maduro emite decreto para prorrogar 60 días la emergencia económica

El decreto del presidente venezolano pretende enfrentar la grave crisis económica, a pesar de la oposición de la Asamblea Nacional, que volvió a acusarlo de tener además la nacionalidad colombiana.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una manifestación chavista el pasado sábado en Caracas
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una manifestación chavista el pasado sábado en Caracas (AFP)

Caracas

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó prorrogar por 60 días la emergencia económica vigente desde hace dos meses, con la que pretende enfrentar la grave crisis que afronta el país, según un decreto divulgado hoy.

La orden del Ejecutivo indica que para "proteger a los venezolanos de la guerra económica" extiende durante 60 días la vigencia del estado de excepción en materia económica, de acuerdo con la gaceta oficial del 11 de marzo que entró hoy en circulación.

La prórroga deberá ser sometida a la aprobación del Parlamento de mayoría opositora, que ya rechazó la validez de la emergencia, aunque un fallo del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) desconoció esa decisión y la dejó en firme.

"La Asamblea ha solicitado para su discusión que nosotros informemos. Yo voy a informar cuáles son las razones que nos llevan a pedir la prórroga del decreto", dijo hoy el vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, al confirmar que comparecerá ante la cámara este martes.

Maduro considera en su decreto que hay "una crisis estructural del modelo rentista por la caída abrupta de los precios del petróleo", a lo que añade un supuesto "boicot económico y financiero nacional e internacional" contra Venezuela.

"La Constitución establece que la única manera de votar en contra de la ratificación del decreto (en el Legislativo) es que las causas que lo motivaron hayan cesado. Las mismas causas están presentes y se está haciendo un esfuerzo por superarlas, pero el tiempo de 60 días es insuficiente", argumentó el vicepresidente.

El Parlamento se declaró el domingo en "sesión permanente" para estudiar la prórroga del decreto -de la cual ya había sido informado-, por lo que pidió a Istúriz explicar los logros alcanzados con la medida y poder "decidir sobre la prórroga".

No obstante, el TSJ -acusado por la oposición de servir al gobierno- decidió hace varias semanas que era "competente" para considerar que el decreto de Maduro es "constitucional". Venezuela enfrenta una profunda crisis agravada por la caída de los precios del petróleo, que se refleja en una escasez de dos tercios de alimentos y medicinas y una inflación de 180.9% en 2015.

Maduro no es colombiano

La fiscal general venezolano Luisa Ortega y el partido de gobierno desestimaron hoy insinuaciones de que el presidente Nicolás Maduro tiene además nacionalidad colombiana, lo que según la oposición lo inhabilita para ejercer el cargo.

"La rectora del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, mostró en una oportunidad la partida de nacimiento (...) del presidente. Ratifico entonces eso, entiendo que el presidente es venezolano", dijo Ortega en entrevista con la televisora privada Globovisión.

La comisión de asuntos civiles del Parlamento -de mayoría opositora- investiga si el mandatario socialista tiene doble nacionalidad, a petición de un grupo de venezolanos que aduce "razonables dudas" en torno a su origen, "debido a que hasta la fecha se ha negado a exhibir su partida de nacimiento".

Una copia del documento que certificaría que Maduro nació en Caracas el 23 de noviembre de 1962 fue presentado por la titular del CNE en octubre de 2013 durante una entrevista televisiva.

Pero la diputada Degnis Fernández, integrante de la comisión que indaga el caso, ha retado a Maduro a presentar el acta original, señalando tener documentos que probarían que su madre nació en Colombia y por tanto el gobernante también es colombiano, lo que a su juicio le impide continuar en el cargo.

El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, restó importancia a esos cuestionamientos, indicando que se trata de un reciclaje de "viejas cosas" y "artimañas" de la oposición para distraer al gobierno de su principal objetivo: la solución de la grave crisis económica.

En un escenario recesivo y de alta inflación (180.9% en 2015), Maduro, elegido hasta 2019, enfrenta una ofensiva de la oposición para anticipar su salida del poder mediante un referendo revocatorio o una enmienda constitucional que acortaría el período, acompañados de movilizaciones para exigir su renuncia.

Maduro ha negado varias veces los rumores sobre su nacionalidad, tildándolos de "invenciones dementes" de la derecha para derrocarlo, e incluso los ha utilizado para bromear. En una oportunidad manifestó que lamentaba que la oposición no hubiera podido probar sus denuncias, pues planeaba lanzar su candidatura a la presidencia de Colombia.