Venezuela modifica sistema cambiario

El gobierno de Nicolás Maduro transfirió los gastos de turismo a un mercado secundario donde el dólar cotiza casi al doble; acción que economistas calificaron de "devaluación encubierta".
El billete verde se encuentra en 12.35 pesos a la compra en ventanillas bancarias.
(Archivo)

Caracas

Venezuela modificó el sistema cambiario al transferir los gastos de turismo a un mercado secundario donde el dólar cotiza casi al doble, algo que economistas calificaron de "devaluación encubierta".

"Vamos a un nuevo sistema cambiario, estamos construyendo un sistema de bandas", dijo este miércoles en rueda de prensa el vicepresidente del área económica, Rafael Ramírez, quien rechazó que se trate de una devaluación.

Ramírez precisó que sectores como turismo e importaciones no prioritarias pasarán al mercado de subastas donde el dólar hoy ronda los 11.30 bolívares, mientras que alimentos y salud quedarán en el mercado con el dólar preferencial a 6.30.

"El Sicad (nombre del sistema de subastas) se convierte en la banda superior de un nuevo sistema cambiario" precisó Ramírez, e informó que se ofertarán 220 millones de dólares semanales (más del doble que lo actual) y sin limitación por sectores productivos.

"Esto anunciado jamás es un sistema de bandas. Esto es régimen de cambios múltiples.(...) Cambio dual implica una devaluación encubierta", escribió en su cuenta Twitter el ex presidente del Banco Central, José Guerra.

La política cambiaria anunciada "representa una devaluación implícita", coincidió el analista político Luis Vicente León, quien agrega que lo "más importante" es que el gobierno "presupuesta todos los compromisos de deuda externa, desechando la tesis del default", riesgo que venían enarbolando algunos sectores.

En un primer cálculo, expertos económicos estimaron que este sistema implicaría una devaluación indirecta cercana a 12 o 13 por ciento, ya que al mercado del Sicad (que cotiza 90 por ciento por arriba del oficial) se transfieren un 15 por ciento de las operaciones.

Pero para los viajeros, los boletos aéreos y las remesas a la migración a 11.30 bolívares por dólar representa un incremento cercano al 90 por ciento.

"Yo no voy a caer en el debate de si aquí hubo una devaluación. No vamos a ceder al chantaje del enemigo de nuestra patria. Mantenemos la tasa preferencial para el 80 por ciento de los productos, insumos y servicios (...). Esto no es una devaluación, es un sistema cambiario distinto", dijo Ramírez.

En un país con 56 por ciento de inflación, mercado de cambios controlado desde 2003, dólar paralelo diez veces más caro, pérdidas de miles de millones de dólares en reservas y déficit fiscal del 15 por ciento del Producto Interno Bruto, los economistas advertían hace meses sobre la necesidad de una devaluación, en especial por motivos fiscales.

Pero desde que fue electo presidente en abril pasado tras el fallecimiento del presidente Hugo Chávez, Nicolás Maduro siempre rechazó la posibilidad de una devaluación y dijo que garantizaría el tipo de cambio de 6.30 para las importaciones prioritarias.

"Las medidas de ajuste en el tipo de cambio (devaluación) alivian, pero dentro de poco tiempo las presiones serán iguales a las actuales", escribió en su cuenta Twitter el director de la firma Econométrica, Henkel García.

"Otra conclusión más que clara, 6.3 era una tasa insostenible. Y les adelanto, 11.36 también", dijo en otro mensaje.