Maduro anuncia visita el viernes de misión de Unasur

El presidente de Venezuela confirmó que la delegación estará presidida por el secretario general de la organización, Ernesto Samper, y presentó nuevas pruebas del golpe de Estado que afirma haber ...
La tensión ha vuelto a las calles de Venezuela: en la imagen, estudiantes opuestos a Maduro se enfrentan a la policía en San Cristóbal
La tensión ha vuelto a las calles de Venezuela: en la imagen, estudiantes opuestos a Maduro se enfrentan a la policía en San Cristóbal (AFP)

Caracas

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció hoy que el viernes llegará al país una delegación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), encabezada por su secretario general, Ernesto Samper, en momentos en que el país sudamericano está sacudido por una crisis económica y las denuncias del gobierno sobre una supuesta conspiración en marcha.

"Me ha confirmado el secretario general de Unasur, Ernesto Samper, telefónicamente hace poco más de una hora que el viernes viene la delegación del secretario general de Unasur y de Unasur a apoyar la democracia y la soberanía de Venezuela", dijo Maduro durante su programa semanal de televisión.

"Bienvenida la delegación de Unasur. Gracias a Dios tenemos Unasur que nos proteja, que nos acompañe, que nos permita transitar estas batallas contra golpes de Estado, intervencionismos imperialistas", añadió el jefe del Ejecutivo venezolano.

El pasado 20 de febrero, un día después de la detención del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, Samper anunció a través de un comunicado una visita a Caracas de los cancilleres, miembros de Unasur, de Brasil, Colombia y Ecuador "muy útil en el propósito de contribuir a una despolarización del ambiente político que se vive en la hoy compleja realidad de Venezuela".

Declaraciones de Samper

Entonces Samper no se refirió directamente a la polémica desatada tras la detención de Ledezma, señalado de participar en un golpe de Estado ya desmantelado que, según Maduro, contaba con apoyo desde Estados Unidos y buscaba acabar con su vida.

El ex presidente colombiano dijo que la visita de los cancilleres también podría "ayudar a concitar un acuerdo nacional sobre el manejo de temas como el ajuste social de la economía, que parece ser inevitable".

Añadió que los venezolanos y la opinión internacional deben entender "que las salidas que se examinen y acuerden para apoyar al pueblo de Venezuela tienen que ser democráticas, pacíficas y ajustadas a la Constitución y las leyes". Señaló entonces que desde Unasur trabajaban para que, tras la visita, se efectuase una reunión extraordinaria de cancilleres del grupo para examinar la situación de Venezuela.

Los cancilleres de Brasil, por entonces Luiz Alberto Figueiredo, hoy Maurio Vieira, de Colombia, María Ángela Holguín y de Ecuador, Ricardo Patiño, viajaron ya a Caracas a mediados del año pasado para participar en las mesas de diálogo entre Gobierno y oposición convocadas a raíz de la ola de protestas antigubernamamentales que vivió el país en la primera mitad del año.

Esas reuniones fueron congeladas semanas después por la oposición a la espera de "gestos" que plasmasen en hechos las conversaciones. Las protestas en Venezuela se extendieron durante la primera mitad de 2014 y dejaron un saldo de 43 muertos.

Ricardo Patiño, canciller de Ecuador, confirmó que tres cancilleres y el secretario de la Unasur, Ernesto Samper, viajarán el viernes próximo a Venezuela. Patiño confirmó a través de Twitter la visita de la delegación el "viernes 6 de marzo".

Patiño no ofreció más detalles sobre la misión diplomática que se desplazará a Caracas, pero fuentes oficiales consultadas por la AFP bajo reserva dijeron que "seguramente" serán los cancilleres de Colombia, Ecuador y Brasil.

El año pasado, los tres países intentaron facilitar el acercamiento entre el gobierno de Nicolás Maduro y fuerzas de oposición, tras violentas protestas que dejaron 43 muertos. El diálogo entre las partes está suspendido desde mayo.

Evitar una "desestabilización"

Patiño expresó en los últimos días la intención de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur) -cuya secretaría está en Quito- de retomar las gestiones diplomáticas para evitar una "desestabilización en Venezuela".

El país con mayores reservas de petróleo en el mundo volvió al centro de la atención diplomática en el continente, a raíz de severas dificultades económicas y tensiones políticas.

En medio de la escasez de productos y la elevada inflación, Maduro lanzó una ofensiva contra la oposición por su supuesta participación en un complot para derrocarlo.

El alcalde de la región metropolitana de Caracas, Antonio Ledezma, fue detenido a finales de febrero bajo sospecha de formar parte de la intentona golpista. Maduro también acusó a Estados Unidos de estar detrás de esa conspiración, lo que ha sido negado insistentemente por Washington.

Estrecho aliado de Venezuela, el gobierno de Rafael Correa ha ofrecido total respaldo a Maduro y denunciado la "guerra económica" y "ataque mediático" que enfrenta su homólogo.

De otra parte, Maduro presentó hoy nuevas pruebas del supuesto golpe de Estado que su gobierno logró frustrar, al tiempo que exigió a su par estadunidense, Barack Obama, cesar en su política intervencionista.

"De presidente a presidente le digo, abandone sus planes de intervención en Venezuela, todos los mensajes de su gobierno, incluyéndolo a usted, presidente Obama, todos los mensajes son apoyando a los sediciosos, a los golpistas", denunció el gobernante durante su programa "En Contacto con Maduro".

Durante el espacio televisivo, Maduro presentó como prueba un audio donde se escuchaba a Carlos Ozuna Saraco, un exiliado venezolano que vive en Nueva York, leyendo un supuesto manifiesto "pinochetista" para derrocar al gobierno y reemplazarlo por una junta golpista.

"Todo esto tenía un objetivo: deponer, por vías inconstitucionales, con un guión con apoyo de la media internacional, de la derecha, deponer al gobierno legítimo que yo presido e imponer una junta de gobierno de transición, tengo las pruebas", aseguró.

Bombardear Caracas

El gobierno venezolano denunció desde el mes pasado la existencia de estos presuntos planes golpistas, que presuntamente buscaban bombardear Caracas e inclusive acabar con la vida de Maduro. Sin embargo, los opositores aseguran que el gobierno diseñó las pruebas como "excusa" para justificar la persecución de la disidencia.

Según el mandatario, Ozuna se comunicaba desde Estados Unidos con un primer teniente de la aviación llamado Henry Salazar y el alcalde mayor de Caracas, el opositor Antonio Ledezma, para coordinar los planes golpistas, por lo que volvió a justificar que Ledezma fuese detenido el mes pasado por los cuerpos policiales.

Maduro adelantó que su gobierno iba a "solicitar oficialmente" la extradición de Ozuna y los otros presuntos golpistas que conspirarían contra las instituciones venezolanas.

"Yo le digo más, presidente Obama, si usted de verdad quiere hacer un gesto positivo con América Latina y el Caribe antes de la Cumbre (de las Américas) en Panamá, entrégueme a los golpistas que están en Estados Unidos (...) desde territorio estadunidense se está conspirando para derrocar al gobierno democrático", insistió.

Adicionalmente, el gobernante prometió que denunciaría internacionalmente los planes de Washington. "Desde EU se conspira abiertamente, yo todo esto lo voy a presentar a la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) y a todas las organizaciones internacionales", dijo.