Maduro anuncia muerte de militar baleado

El choque, que dejó a dos personas por arma de fuego en la ciudad de Valencia, en el centro del país, eleva el número de fallecidos en las protestas iniciadas hace tres semanas contra el gobierno ...
Un manifestante se oculta tras una máscara de rechazo al presidente Maduro durante una protesta antigubernamental hoy en Caracas
Un manifestante se oculta tras una máscara de rechazo al presidente Maduro durante una protesta antigubernamental hoy en Caracas (AFP)

Caracas

Un militar venezolano murió hoy tras ser herido con un arma de fuego y dos personas resultaron heridas en una localidad del centro del país, con lo que suben a 18 los muertos por las protestas contra el gobierno iniciadas hace tres semanas, informó el presidente Nicolás Maduro. "Hay dos heridos y acaba de morir un Guardia Nacional, Geovany Pantoja, que fue herido en el ojo a bala", indicó Maduro durante una conferencia en el palacio presidencial de Miraflores, donde participaba junto a representantes de varios sectores políticos y sociales para promover la paz.

Un militar sufrió "dos disparos en la pierna" y otra persona está "estable", agregó Maduro en el acto, transmitido por la televisión oficial. Sin precisar detalles, Maduro indicó que un grupo de efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) fue "emboscado" a tiros cuando estaba "removiendo escombros" en vías de la urbanización El Trigal, en Valencia, la tercera ciudad más importante del país.

"Todas estas cosas están haciendo para buscar una reacción violenta de la fuerza pública", afirmó Maduro, advirtiendo que "la justicia debe caer implacable sobre los asesinos y los que preparan grupos paramilitares (...) para escudarse en protestas supuestas y buscar en el país la guerra civil". Más temprano, la Fiscal General, Luisa Ortega, informó que al menos 17 muertos y 261 heridos era hasta ese momento el saldo de las protestas, que empezaron el 4 de febrero en San Cristóbal (occidente), cuando universitarios reclamaban medidas contra la inseguridad tras el intento de violación y robo a una estudiante.

Desde entonces, las manifestaciones fueron extendiéndose a ciudades como Valencia, Caracas, Mérida y Maracay, movilizando en su punto más caliente a varios miles de manifestantes, que sumaron reclamos por la crisis económica y la escasez de productos básicos en el país. A partir del 12 de febrero comenzaron a registrarse incidentes violentos al término de las manifestaciones entre grupos enmascarados, unidades antimotines acusadas de represión desproporcionada y grupos armados no identificados que atacaban a los manifestantes.

Hoy, cientos de estudiantes, opositores y periodistas se manifestaron en Venezuela por decenas de casos de violaciones a los derechos humanos por parte de tropas antimotines durante las protestas antichavistas. "Hemos registrado y verificado y lo presentamos a la defensoría del pueblo y a la dirección de derechos fundamentales de la fiscalía 33 casos de tratos crueles e inhumanos o torturas", dijo a la prensa Alfredo Romero, presidente del Foro Penal Venezolano y uno de los convocantes a la protesta.

Cientos de opositores se enfrentaron hoy a pedradas y con 'bombas molotov' a militares de la Guardia Nacional, que intentaban dispersarlos con gases lacrimógenos de una avenida del este de Caracas, sin que se reportaran heridos. Las fuerzas del orden dispersaban con chorros de agua y gases lacrimógenos a los manifestantes, en su mayoría jóvenes, quienes instalaron decenas de barricadas en los alrededores de la Plaza Altarmira, principal escenario de las protestas contra el gobierno en Caracas.

Los manifestantes, muchos de ellos encapuchados, lanzaron una nutrida lluvia de bombas incendiarias a los uniformados en Altamira, en el municipio acomodado de Chacao. "Hubo actuación con gases de los cuerpos de seguridad", dijo el alcalde de Chacao, Ramón Muchacho, en declaraciones al canal Globovisión, sin dar un reporte de heridos o lesionados en estos enfrentamientos. En Altamira, se registran casi a diario este tipo de disturbios al caer la noche desde que el 12 de febrero se realizó una gran marcha opositora en el centro de Caracas que terminó en enfrentamientos entre manifestantes, grupos ilegales armados y fuerzas del orden.

Desde que comenzaron las protestas, el servicio de salud de Chacao ha atendido a más de un centenar de manifestantes por heridas de perdigones, golpes o problemas respiratorios resultado de los gases lacrimógenos. El presidente Nicolás Maduro ha calificado como un intento de "golpe de estado" a las protestas, que iniciaron estudiantes el 4 de febrero y a las que se sumaron luego dirigentes radicales de oposición que pregonan la necesidad de ocupar las calles para forzar la salida del gobierno electo en abril.

"Ya hemos alertado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos" sobre los abusos, añadió Romero, quien también denunció el "acoso" de la Dirección de Inteligencia Militar contra uno de sus abogados, que asesora víctimas en Valencia. Uno de los casos que investiga Foro Penal es la presunta violación con un fusil de un joven detenido por la Guardia Nacional. De la concentración participó el Sindicato Nacional de Trabajadores de Prensa, que denuncia cerca de 70 casos de hostigamiento, amenazas, prisión injustificada, o robos contra periodistas de medios venezolanos y extranjeros.

Frente a las denuncias del foro, la Fiscal General, Luisa Ortega reconoció que se han abierto investigaciones por 27 denuncias de abusos y enfatizó que "el Ministerio Público, bajo ninguna circunstancia, va a permitir el quebrantamiento de los derechos humanos". En el marco de una nueva reunión de la mesa de diálogo que impulsa el gobierno y que la oposicion boicoteó, Ortega dijo que el balance de las protestas es de 17 muertos, 261 heridos y 1,044 detenidos, de los cuales solamente 72 permanecen privados de libertad.

Esta semana se informó sobre la detención de cinco agentes de inteligencia acusados por el asesinato el 12 de febrero de un estudiante y de un simpatizante del gobierno, en lo que constituyeron las dos primeras muertes de las protestas, que a partir de ese día escalaron rápidamente. La fiscal precisó que solamente el 39% de los detenidos fueron estudiantes, al dar su balance ante una audiencia integrada por religiosos de distintas confesiones, empresarios, intelectuales, periodistas, funcionarios y gobernantes locales.

El presidente Maduro, heredero político del creador de la Revolucion Bolivariana Hugo Chavez, convocó a este diálogo en el marco de las peores protestas que enfrentó desde que fue electo en abril de 2013. En Washington el secretario de Estado John Kerry anuncio que Estados Unidos trabaja "muy de cerca con Colombia y otros países para tratar de ver cómo se puede producir algún tipo de mediación (en Venezuela), porque ya quedó probado que es muy difícil para las dos partes llegar a un acuerdo".

El anuncio ocurrió al día siguiente que Kerry asegurara que estas semanas el gobierno venezolano "ha confrontado manifestantes pacíficos desplegando civiles armados (en referencia a los "colectivos" chavistas), encarcelando estudiantes y severamente limitando las libertades de expresión y reunión". La justicia ordenó en las últimas horas la detención de Carlos Vecchio, al frente del partido Voluntad Popular luego del arresto a mediados de mes de su líder Leopoldo López, quien busca la renuncia de Maduro con protestas callejeras.

Las protestas han bajado de intensidad estos días, coincidiendo con el inicio del feriado de carnaval (que se extiende hasta el martes) y reportes de diferentes alcaldes daban cuenta de cortes aislados de avenidas y cacerolazos en el Este de Caracas. En Valencia, tercera ciudad, grupos de jòvenes se concentraron con pancartas en avenidas principales para realizar cortes intermitentes de circulación. "Ustedes rumbeando (festejando), nosotros luchando" señaló una pancarta de unos ocho metros, usada para cortar en forma intermitente una avenida del sector de Moñongo.

El jueves se habían registrado incidentes menores cuando en el este de Caracas unas doscientas personas bloquearon calles del acomodado barrio Las Mercedes y tiraron piedras a las fuerzas antimotines, que les dispersaron con gases lacrimógenos. A partir del 12 de febrero comenzaron a registrarse al término de las protestas incidentes entre grupos enmascarados salidos de las marchas opositoras, unidades antimotines acusadas de represión desproporcionada y grupos armados no identificados que atacaban a los manifestantes. En el momento mas fuerte de las protestas el gobierno dijo que las manifestaciones afectaron a 18 de los 335 municipios venezolanos.

En el frente diplomático, el secretario de Estado de EU, John Kerry dijo hoy que su país trabaja "con Colombia y otros países" alternativas para algún tipo de "mediación" en Venezuela, tras semanas de protestas antigubernamentales. Kerry instó a dialogar y evitar arrestos y violencia. "Estamos trabajando muy de cerca con Colombia y otros países para tratar de ver cómo se puede producir algún tipo de mediación (en Venezuela), porque ya quedó probado que es muy difícil para las dos partes llegar a un acuerdo por sí mismas", dijo Kerry.

La declaración tuvo lugar al cierre de una reunión en el Departamento de Estado entre Kerry y la ministra colombiana de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, para discutir la relación bilateral y la coyuntura regional. El jefe de la diplomacia estadunidense no ofreció detalles sobre las posibilidades de una eventual mediación en Venezuela, y a su vez la canciller colombiana evitó hacer comentarios sobre el tema en la conferencia de prensa conjunta.

Poco más tarde, la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, dijo que "el diálogo entre la oposición y el gobierno podrá requerir la mediación de terceros", pero al ser consultada si la discusión descartaba que EUdos pueda ser ese mediador respondió: "Eso es correcto". En la visión de Psaki, "la cuestión es saber quién es ese mediador apropiado. Claramente, ese tercer actor precisará ser alguien en quien el gobierno y la oposición (venezolana) confíen y den la bienvenida".

El presidente de Uruguay, José Mujica, expresó públicamente el jueves su disposición a interceder con sus buenos oficios en la situación de Venezuela, en caso de que ambas partes en conflicto así lo soliciten. Mujica dijo que su intención no es "entrometerse" en los asuntos internos de Venezuela, pero añadió que "para evitar que se profundice un conflicto de esa naturaleza, yo voy a cualquier lado si es necesario".

Kerry dijo que es prioritario que las partes enfrentadas lleguen a un entendimiento, y por ello reforzó el pedido de un diálogo entre todos los actores políticos. "Vamos a examinar todos los aspectos de lo que tenemos disponible como opciones, pero lo más importante es que necesitamos un diálogo en Venezuela, y no arrestos, violencia en las calles", dijo Kerry.

El secretario de Estado señaló que Estados Unidos "ya expresó su disposición para desarrollar una relación más constructiva con Venezuela. Pero lamentablemente Venezuela, espontáneamente, he decidido una y otra vez ir en otra dirección". El miércoles, el presidente venezolano Nicolás Maduro instaló un diálogo nacional que intenta dar respuesta a tres semanas de protestas callejeras, con la ausencia de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) pero con presencia de empresarios y otros representantes de sectores sociales y religiosos.

Estados Unidos y Venezuela, que carecen de embajadores desde 2010, se vieron envueltos en el último mes en una escalada de tensiones incluyó la expulsión de tres diplomáticos de cada representación diplomática. En un gesto interpretado como una tentativa de reducir el tono de confrontación y mejorar el diálogo bilateral, Maduro nombró a un diplomático de su estricta confianza, Maximilien Arveláez, como nuevo embajador en Estados Unidos.

El Departamento de Estado respondió que el intercambio de embajadores es una cuestión que debe ser discutida por ambas partes, aunque Kerry dijo en esta semana que Washington estaba "preparado" para una mejora en las relaciones.