Maduro anuncia una campaña en defensa de Diosdado Cabello

El presidente de Venezuela defendió al número dos del chavismo, que es investigado por Estados Unidos por presunto narcotráfico, y que hoy rechazó las acusaciones mientras el opositor Capriles ...
Nicolás Maduro, en su programa de televisión "En Contacto Con Maduro"
Nicolás Maduro, hoy en su programa de televisión "En Contacto Con Maduro" (EFE)

Caracas

El presidente venezolano Nicolás Maduro anunció hoy una campaña en defensa de Diosdado Cabello, presidente del legislativo, que es investigado por la fiscalía de Estados Unidos por su presunta vinculación con un cártel del narcotráfico.

"Quien se mete con Diosdado (Cabello) se mete conmigo. ¡Vamos a defender a Diosdado como defendimos a nuestro país contra la agresión de Estados Unidos en el mes de marzo!", dijo Maduro en su programa transmitido semanalmente por la televisora gubernamental.

La fiscalía federal estadunidense investiga a varios altos responsables venezolanos, incluyendo a Cabello, por "haber convertido al país en un centro global de tráfico de cocaína y lavado de dinero", publicó el lunes el diario The Wall Street Journal citando una "docena de fuentes cercanas al caso".

Según el periódico, "una unidad de élite de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) y fiscales de Nueva York y Miami se encuentran recabando pruebas provistas por ex traficantes de cocaína, informantes que estuvieron cerca de altos funcionarios venezolanos y desertores del ejército" de Venezuela.

Maduro opinó que la publicación es otro "ataque de la ultraderecha mediática", que tiene un supuesto eje establecido entre Madrid, Bogotá y Miami. Horas antes, Cabello, número dos del chavismo, expresó en la Asamblea Nacional que es víctima de una arremetida de "sectores del imperialismo norteamericano" que "reeditan una guerra sucia".

El pasado 21 de abril, Cabello introdujo una demanda contra tres medios de comunicación venezolanos por hacerse eco de una información generada por el diario ABC de España que lo vinculaba a una supuesta red de narcotráfico.

En enero pasado, medios de prensa venezolanos, incluidos los tres demandados, publicaron versiones de que Leamsy Salazar, un ex jefe de seguridad de Cabello y del fallecido presidente Hugo Chávez, huyó a Estados Unidos y denunció la supuesta existencia de un cártel de narcotraficantes al que presuntamente pertenecería el actual presidente del Congreso.

Esta noche circuló por Internet la portada del diario ABC de este miércoles, que muestra a Maduro y Cabello sonrientes, acompañados por el título: "El chavismo utiliza a España como centro de distribución de droga en Europa".

Las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela, que carecen de embajadores desde 2010, se encuentran en tensión desde marzo pasado, cuando el presidente Barack Obama firmó sanciones contra siete funcionarios del gobierno venezolano en un decreto que calificaba la situación del país caribeño de "amenaza" para Estados Unidos.

Cabello rechaza las acusaciones

Cabello no solo rechazó los señalamientos sino que advirtió a los medios de comunicación que han publicado estas acusaciones que deberán asumir la responsabilidad de sus afirmaciones. Esta acusación tiene "fines políticos", dijo el diputado que prometió será "total y absolutamente irreductible" en esta batalla.

"Si mañana estos señores que me acusan presentan una prueba, condénenme", dijo el chavista, quien aseguró que, mientras eso no ocurra él seguirá "al frente", en el lugar que el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez le designó.

"Seguiré al frente, en el lugar que el comandante Chavéz me dijo, que eso no fue hace ya dos años, es un juramento que se remonta al año 1985", añadió Cabello. Cabello aseguró que no se inhibirá ante "las presiones de medios internacionales" y advirtió a quienes "en Venezuela reprodujeron la noticia y todas las noticias" que se encontrarán en los tribunales de ese país.

"Yo utilizo la ley que es lo que tengo a mano porque yo no voy a perseguir a nadie, yo no voy a asesinar", dijo Cabello. La Asamblea Nacional venezolana aprobó, con los votos de la mayoría chavista y la ausencia de casi toda la bancada opositora, una declaración en desagravio a Cabello por la publicación del diario estadunidense.

El acuerdo fue aprobado por la mayoritaria bancada chavista después de que la vicepresidenta del Parlamento, Tania Díaz, presentara una "moción de urgencia". El requerimiento de última hora fue hecho "a propósito de la campaña brutal, despiadada, de desinformación y de mentiras que se ha emprendido en su contra y que ha arreciado, se ha reeditado durante este fin de semana", dijo Díaz.

Según la diputada oficialista, "están atentando contra un héroe de la patria porque ha sido leal a esta revolución, leal al comandante (Hugo) Chávez y leal al pueblo venezolano". El documento suscrito por los diputados del chavismo, declaró Díaz, será presentado ante el Ministerio Público venezolano como parte de las acciones que emprenderán desde el Parlamento en defensa de Cabello.

Capriles pide investigación

Por su parte, el ex candidato presidencial y gobernador del céntrico estado de Miranda, Henrique Capriles, pidió que se investigue "la fortuna que han amasado altos funcionarios del gobierno, presuntamente implicados en narcotráfico y lavado de dinero" sin precisar mayores detalles.

El opositor señaló que el Gobierno debería investigar las "graves denuncias" en las que se presume que Venezuela "sirve de puente para el narcotráfico" en alusión a la información publicada por el diario estadunidense.

El pasado 27 de enero el diario español ABC publicó una información que aseguraba que Cabello estaría siendo investigado por la fiscalía federal del Distrito Sur de Nueva York por sus supuestos vínculos con el Cártel de los Soles.

Un mes después Cabello inició procedimientos administrativos y penales contra los medios venezolanos El Nacional, Tal Cual y La Patilla por reproducir esa información.

Con una demanda civil y otra penal, Cabello solicitó no solo la prohibición de salida del país de los propietarios y directores de estos tres medios, sino también "la prohibición de gravar (hipotecar), enajenar y vender" sus bienes.