Macri culpa a gobierno argentino por nuevo accidente férreo

El alcalde de Buenos Aires responsabilizó a la falta de inversión gubernamental en el sector ferroviario accidentes como el del pasado sábado en la estación de Once.
Mauricio Macri, alcalde de Buenos Aires, en una imagen de abril de 2012
Mauricio Macri, alcalde de Buenos Aires, en una imagen de abril de 2012 (EFE)

Buenos Aires

El alcalde de Buenos Aires, el opositor Mauricio Macri, responsabilizó hoy al gobierno argentino por la falta de inversión que, a su juicio, provocó el nuevo accidente férreo registrado el sábado último en la capital del país.

"Lo del accidente de la estación terminal de Once es reiterar la ausencia del Estado, la falta de inversión, dijo el alcalde a periodistas en medio de una recorrida con candidatos de su espacio político que competirán en los comicios legislativos de este domingo. Macri dijo que el Estado nacional dispuso durante "años" de mucho dinero y "nunca se compraron equipos automáticos" para las formaciones ferroviarias.

El accidente, en el que un centenar de personas resultó herido, ninguna de ellas de gravedad, se registró este sábado en una de las cabeceras de la estación férrea de Once, una de las principales de Buenos Aires.

El accidente se produjo a primera hora de la mañana del sábado, cuando una formación del ferrocarril Sarmiento, procedente de las afueras de la capital argentina, impactó contra un andén de la estación y avanzó varios metros sobre él, sembrando el pánico entre la multitud presente.

En la misma línea y el mismo andén, otro accidente en febrero de 2012 causó 51 muertos y más de 700 heridos, en una de las mayores tragedias ferroviarias de la historia argentina. La Justicia investiga las causas del accidente y el magistrado a cargo del caso, Ariel Lijo, se disponía a tomar hoy declaración indagatoria al maquinista, Julio Benito, quien se encuentra detenido.

Según los datos del GPS de la locomotora difundidos por el ministro de Interior y Transporte de Argentina, Florencio Randazzo, el tren siniestrado entró en el andén a una velocidad superior a la media, pero no se registró ningún inconveniente previo durante el recorrido.

La gestión del servicio ferroviario fue nacionalizada tras la tragedia de Once, y el gobierno anunció una revolución ferroviaria en este medio de transporte que usan a diario 2.7 millones de pasajeros que se desplazan entre la capital argentina y su poblada área metropolitana.