Machado acepta oferta de Panamá para hablar en OEA

La diputada opositora venezolana, que atribuyó hoy a Cuba la denuncia presentada hoy contra ella por el chavismo ante la Fiscalía , hablará el próximo viernes sobre las protestas en su país en el ...
María Corina Machado habla con miembros de la Guardia Nacional durante las protestas en Caracas
María Corina Machado habla con miembros de la Guardia Nacional durante las protestas en Caracas (AFP)

Caracas

La diputada opositora venezolana María Corina Machado aceptó hoy el ofrecimiento que le hizo el gobierno de Panamá de cederle la silla en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) para que hable sobre las protestas en Venezuela. "Hemos recibido esta invitación y la aceptamos con enorme conciencia de la responsabilidad y allá estaremos", indicó Machado durante una declaración tras ser denunciada hoy por el chavismo ante la Fiscalía General por la violencia en las protestas en el país.

Machado dijo que recibió el planteamiento del gobierno del presidente panameño, Ricardo Martinelli, al que los venezolanos, señaló, le están "profundamente agradecidos" y lo estarán siempre. "Es una repetición de solidaridad", afirmó Machado al recordar que también con anterioridad Venezuela cedió su asiento para que "las fuerzas democráticas" panameñas pudieran denunciar lo que sucedía en ese país. El embajador de Panamá ante la OEA, Arturo Vallarino, dijo hoy que prevé ceder el viernes su asiento en el Consejo Permanente del organismo a Machado.

En una entrevista telefónica con Efe, Vallarino explicó que se decidió en una reunión de coordinación de grupos de embajadores de la OEA convocar una sesión ordinaria del Consejo Permanente para el viernes e incluir entre los temas a debatir "la situación de Venezuela y la solicitud de Panamá para que se escuche" a Machado.

"Hay bastante resistencia para permitir que la diputada intervenga en el Consejo y es lo más probable que sea negado este punto del orden del día" en la votación que los embajadores hacen al inicio de cada sesión para aprobar la agenda del día, reconoció. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, rompió relaciones diplomáticas el pasado 5 de marzo con Panamá, al acusar a Martinelli de ser un "lacayo" y de no ser "digno de su pueblo".

Maduro acusó a Martinelli de haber estado "activamente obrando contra Venezuela, creando condiciones para que la OEA y otros organismos den un paso de intervención" sobre el país suramericano. El gobierno venezolano reaccionó así al anuncio de que el Consejo Permanente de la OEA consideraría una solicitud del país centroamericano para convocar una reunión de consulta de cancilleres sobre Venezuela.

Asimismo, Machado, a la que hoy el chavismo denunció ante la Fiscalía para su eventual enjuiciamiento por la violencia en las protestas, señaló que la acusación en su contra vino de Cuba y llamó a los países de la región a asumir lo que ocurre en Venezuela. "Tengo muy claro de dónde viene la orden de atacarme, esta orden viene directamente desde La Habana, Cuba, porque el régimen cubano necesita una Venezuela sometida para poder preservar esa tiranía que tanto daño y tantas vidas ha cobrado en esa isla caribeña", indicó Machado en una declaración pública.

Machado se pronunció después de que el chavismo presentara hoy ante la Fiscalía General documentos que demostrarían la presunta responsabilidad de la diputada en los actos de violencia ligados a las protestas que se desarrollan desde el día 12 de febrero y que han dejado 29 muertos. El presidente de la Asamblea Nacional, el oficialista Diosdado Cabello, dijo que se ha solicitado al Ministerio Público "una investigación inmediata, pertinentemente rápida" contra Machado "por los delitos de instigación a delinquir, traición a la patria, terrorismo, homicidio, hacer llamados a la violencia de manera irresponsable".

"Estoy convencida de que este ataque hacía mi es producto de un régimen aterrado frente a un movimiento ciudadano que no tiene precedente en la historia", indicó Machado. Añadió que "hoy queremos nuevamente insistir a todos los gobiernos democráticos de América Latina que es hora de que asuman con firmeza, con determinación, con coherencia y valentía lo que ocurre en Venezuela". Machado pidió a esos países que dejen a un lado sus intereses económicos y geopolíticos y "sean leales a los ideales democráticos".

La diputada agregó que el movimiento de protesta ciudadana "es invencible, no tiene marcha atrás y va a luchar y continuar hasta conquistar nuestra democracia y nuestra libertad". "Nunca este régimen ha estado tan débil en estos quince años, nunca su desesperación ha sido mayor y nunca como hoy los venezolanos que luchamos por la democracia y la libertad hemos estado tan cerca de la victoria", señaló.

Machado ha encabezado junto a Leopoldo López, que hoy cumplió un mes detenido también acusado por la violencia de las protestas, la iniciativa "La Salida" con la que reclaman el fin del gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, de manera pacífica y en el marco de la Constitución. Actos de violencia vinculados a las protestas contra las políticas del gobierno de Maduro han dejado 29 muertos y más de 350 heridos.

Maduro, por su parte, dijo hoy que sí existen condiciones para el diálogo y el debate con los líderes opositores, pero aclaró que debe hacerse con respeto a la Constitución, a su investidura, sin violencia y sin injerencia extranjera "imperial". "Yo sí veo condiciones para el debate, sí lo veo, veo condiciones para el diálogo, pero hay que cumplir algo mínimo: uno, renunciar a la violencia y condenarla (...) segundo, respeto a la Constitución, respeto de todos (...) y tercero, no injerencia extranjera imperial en Venezuela", dijo Maduro en su nuevo programa de radio semanal.

El presidente respondió así a una pregunta que le hicieran periodistas presentes en el programa en el que insistió en que "Venezuela tiene futuro" y que "más temprano, más tarde" entrará "todo el mundo" por los caminos del diálogo. Maduro apuntó que desde hace unos tres meses está convocando a los opositores a "trabajar juntos" pero "no revueltos" y que en medio del golpe de Estado que asegura que le está dando la oposición desde hace más de un mes instaló "la conferencia nacional para la paz".

"Las puertas están abiertas para que venga tanto el gobernador (de Miranda, Henrique) Capriles (líder de la oposición), que es muy irrespetuoso, muy grosero frente al pueblo venezolano, frente a la memoria de nuestro comandante (Hugo) Chávez, frente a la investidura que yo tengo como presidente", indicó. Sin embargo, apuntó que pese a la supuesta falta de respeto de Capriles, lo sigue llamando para conversar. "¿Qué quiero yo? que nos respetemos", reiteró el jefe de Estado.

Hace dos días, Capriles afirmó estar dispuesto a un debate con el gobierno, que, aseguró, depende del presidente, y aclaró que no tiene contactos directos con el Ejecutivo. Capriles señaló que "sobre la base de un debate y de lo que se diga en ese debate" se abriría la posibilidad de abrir "un diálogo en el país", algo para lo que la oposición ha pedido varias condiciones como la liberación de los detenidos en las protestas y el desarme de los colectivos chavistas, según dijo.

"Yo quiero un debate, planteo que se le ponga fecha y hora a un debate y estoy dispuesto a debatir con el gobierno, yo quiero debatir en cadena de radio y televisión", señaló. La idea del debate entre el gobierno y la oposición se ha posicionado en los últimos días en Venezuela, sobre todo desde hace poco más de un mes cuando se inició una oleada de protestas contra la gestión de Maduro.