Macedonia utiliza gas lacrimógeno contra migrantes

Al menos 300 migrantes resultaron heridos en un enfrentamiento con la policía de Macedonia, durante un protesta para pedir la reapertura de fronteras.

Idomeni, Grecia

Al menos 300 personas migrantes resultaron heridos en choques con la policía macedonia que "usó gases lacrimógenos y balas de plástico" en la frontera greco-macedonia, indicó un responsable de Médicos Sin Fronteras.

"Alrededor de 300 personas resultaron heridas, de las cuales 200 fueron socorridas por nuestra unidad médica por problemas respiratorios, 30 por heridas causadas por balas de plástico y 30 por horas lesiones", dijo Achilleas Tzemos, responsable de esta ONG en el campo de migrantes de Idomeni.

La tensión subió en el campamento de Idomeni, en la frontera greco-macedonia, donde decenas de migrantes resultaron heridos cuando la policía usó gases lacrimógenos para disolver una manifestación en la que se exigía la "apertura de las fronteras".

Los incidentes comenzaron por la mañana, cuando algunos de los 500 migrantes apiñados junto a la barrera fronteriza para reclamar su apertura intentaron forzar la alambrada, y lanzaron piedras contra los agentes macedonios. Estos a su vez respondieron con gases lacrimógenos y granadas aturdidoras.

Decenas de migrantes se desmayaron. Fueron auxiliados por unidades médicas de las ONG presentes en el campamento de migrantes de Idomeni.

"Decenas de personas resultaron heridas. Sufren sobre todo problemas respiratorios. Tres de ellas tuvieron que ir al hospital de Kilkis", una ciudad cercana en el norte de Grecia, declaró Achileas Tzemos, un responsable de MSF.

Tzemos señaló igualmente que algunos migrantes resultaron heridos por "balas de plástico", aunque la policía macedonia lo negó.

"Empleamos productos químicos autorizados y ningún tipo de bala", declaró Liza Bendvska, portavoz de la policía macedonia.

Según la misma policía macedonia, tres agentes resultaron heridos leves en el incidente.

Los policías "dispararon gases para protegerse y proteger la frontera, cuando un grupo de migrantes intentó destruir la alambrada" fronteriza, indicó Toni Angelovski, portavoz del ministerio del Interior.

Angelovski aseguró que "la situación está bajo control pero que los incidentes continuaban (el domingo por la tarde) y que ningún migrantes logró cruzar la frontera".

Manifestaciones en el Pireo

Según Zoran Lazarovski, responsable de un centro de acogida macedonio en Gevgelija, cerca de la frontera, "tres grupos de migrantes, cada uno de 500 personas, intentaron cruzar la frontera, derribando la alambrada en tres zonas distintas".

Los migrantes se manifestaron tras circular rumores en los últimos días de que Macedonia iba a abrir la frontera.

Desde hace un mes y medio, más de 11 mil refugiados acampan en condiciones miserables en la frontera pidiendo su apertura.

Ésta sigue cerrada desde comienzos de marzo, cuando los países de la llamada ruta de los Balcanes, por los que pasaban los migrantes camino de Alemania o el norte de Europa, decidieron cerrar sus puertas.

El gobierno griego ha tratado de convencer a los migrantes de Idomeni de que se marchen a los centros de acogida de la zona, pero sin obtener el resultado esperado. Muchos han preferido quedarse en Idomeni, a la espera de que Macedonia abra un día su frontera.

En el puerto del Pireo, el segundo de Grecia después de Atenas, en donde 4 mil 500 migrantes acampan desde hace un mes, migrantes y ONG protestaron contra los intentos del gobierno griego de transferir a los migrantes a centros de acogida.

"Libertad", "No queremos campos-prisión", rezaban los eslóganes, en inglés y árabe, en las pancartas que encabezaban la marcha.