MH370, el vuelo que desapareció en el mar

Si un avión se cae a la mitad del océano y no está cerca de una ruta comercial quién sabe cuánto tiempo se necesitará para encontrarlo, dijo un profesor de ingeniería aeroespacial.
En Pekín algunas personas entraron en crisis al enterarse de que se perdió contacto con el avión
En Pekín algunas personas entraron en crisis al enterarse de que se perdió contacto con el avión (Reuters)

KUALA LUMPUR

En una era en la que la gente asume que cualquier información está a un clic de distancia, la idea de que un avión puede simplemente desaparecer sobre el océano por más de dos días parece absurda. Pero el vuelo de Malaysia Airlines MH370 es sólo un recordatorio de lo enormes que son los mares, y lo difícil que puede ser tratar de encontrar algo que se ha perdido en ellos.

Se requirieron dos años para encontrar la mayor parte del fuselaje del avión de Air France que se perdió en el Océano Atlántico en 2009. Cerca de la zona entre Malasia y Vietnam donde desapareció el vuelo del sábado, se necesitaron semanas antes de que los restos de un avión indonesio se pudieran localizar en 2007. E incluso ahora el fuselaje de ese segundo avión sigue casi intacto en el fondo del océano.

"El mundo es un lugar grande", dijo Michael Smart, profesor de ingeniería aeroespacial en la Universidad de Queensland en Australia. "Si sucede que (un avión) se cae a la mitad del océano y no está cerca de una ruta comercial o algo, quién sabe cuánto tiempo se necesitará para encontrarlo".

Entre la confusión, las autoridades involucradas en la búsqueda dicen que el avión malasio pudo dar una vuelta en U, lo que aumenta el nivel de incertidumbre en los esfuerzos para encontrarlo. Incluso han dicho que el avión podría estar a cientos de kilómetros de donde se detectó por última vez.

Pero los expertos en aviación dicen que el avión será encontrado, tarde o temprano. Desde que comenzó la era de los jets en 1958, sólo unos pocos aviones se han perdido sin poder ser localizados.

"Estoy completamente seguro de que podremos encontrar este avión", dijo el lunes el capitán John M. Cox, quien fue piloto de US Airways por 25 años y ahora es director general de Safety Operating Systems. El ritmo moderno de las comunicaciones, donde los aparatos con GPS en nuestros autos nos dicen la ubicación en la que nos encontramos en cualquier momento, ha creado expectativas poco realistas. "Esta no es la primera vez que hay que esperar varios días para encontrar los restos".

De acuerdo con lo que ha escuchado, Cox cree que está cada vez más claro que el avión se salió de su ruta. Dijo que después que el avión desapareció del radar debió estar "intacto y volar por un momento, pero más allá de eso, todo son conjeturas".

Si hubiera explotado en el aire sobre su ruta normal "ya lo habríamos encontrado".

El jefe de aviación civil de Malasia, Azharudin Abdul Rahman, cuya agencia dirige un esfuerzo multinacional para encontrar el Boeing 777, dijo que más de mil personas y al menos 34 aviones y 40 barcos realizan la búsqueda en un radio de 100 millas náuticas (185 kilómetros) alrededor del último punto en el que se supo de la ubicación del vuelo MH370. No se ha detectado ninguna señal del avión desde la madrugada del sábado, cuando estaba en su altura de vuelo y no mostraba señales de alerta.

Azharuddin dijo que la búsqueda incluye partes en el norte del Estrecho de Malaca, en el lado opuesto de la península de Malasia y bastante más al oeste del último punto en el que se tuvo contacto con el avión. Azharudin no quiso revelar por qué se buscaba al avión ahí, argumentando que no tenía permitido dar esa información.

Algunos expertos de aviación piden que las aerolíneas actualicen su tecnología para que haya una comunicación constante vía satélite con tierra. La información sobre las operaciones clave del sistema es grabada en las grabadoras de voz y de datos, las llamadas cajas negras, pero como lo muestra este accidente, no se puede tener acceso inmediato a ellas. La comunicación vía satélite puede ser costosa y algunos dudan de sus beneficios.

Casi todos los aviones grandes que han desaparecido en años recientes han sido localizados. Las excepciones no involucraban pasajeros.

En septiembre de 1990, un Boeing 727 de Faucett Airlines de Perú se desplomó en el Atlántico Norte después de quedarse sin gasolina rumbo a Mami. El accidente fue adjudicado a la mala planeación de los pilotos y sus restos nunca se recuperaron.

Aún más misteriosa fue la desaparición de otro 727 en África. Se usaba para transportar diesel a minas de diamantes. Los propietarios tenían muchos problemas financieros y un día el avión despegó sin permiso y con el transpondedor apagado. Se cree que chocó en el Atlántico. Una teoría, que nunca ha sido comprobada, es que fue robado para que el propietario pudiera cobrar el seguro.

"No recuerdo ningún choque en agua en la época de los jets en el que el avión no haya sido recuperado", dijo Scott Hamilton, director de operaciones de la consultora Leeham Co.

El tamaño de los escombros que se encuentren será uno de los primeros indicadores de lo que pasó en el caso del avión malasio, según expertos en aviación. Si hay muchos restos esparcidos en una gran área probablemente pensarían que el avión explotó a una gran altura, posiblemente por una bomba o una falla en el aire. Si el área es menor, esto indicaría que el avión cayó intacto y que se deshizo con el impacto con el agua.

Pero descubrir los restos se llevaría días.