Lula declara ante Fiscalía y niega tráfico de influencia

El ex presidente brasileño declaró voluntariamente ante el Ministerio Público del Distrito Federal, en relación con sus viajes al exterior y su utilización en favor de una empresa nacional.
Lula da Silva (i) durante un discurso en el Congreso Nacional de la Central Única de Trabajadores (CUT) el pasado martes, en Sao Paulo
Lula da Silva (i) durante un discurso en el Congreso Nacional de la Central Única de Trabajadores (CUT) el pasado martes, en Sao Paulo (EFE)

Brasilia

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva se presentó hoy a declarar en forma voluntaria ante el Ministerio Público (Fiscalía) del Distrito Federal, para brindar informaciones sobre sus viajes el exterior, que están bajo sospecha de haber sido usados para actuar en favor de una empresa nacional.

Según informó hoy el Instituto Lula, que maneja su oficina de prensa, el ex mandatario fue recibido por el procurador de la República, Ivan Cláudio Marx, a quien respondió todas sus interrogantes.

Lula pasó a ser investigado formalmente por la Fiscalía del Distrito Federal en julio pasado, después de que los fiscales detectaron indicios suficientes para abrir el proceso por presunto tráfico internacional de influencia.

Denuncias realizadas en mayo por la revista semanal Época sugieren que Lula intercedió ante gobiernos extranjeros para conseguir contratos para la constructora Odebrechet, y ante el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), para que financiara las obras mediante préstamos a bajo costo.

Según la denuncia, el banco de fomento financió al menos 1,600 millones de dólares a obras realizadas por Odebrecht, que pagó todos los gastos de los viajes de Lula. Los contratos habrían sido firmados después de que el ex presidente se reuniera con autoridades de los países que visitaba, entre otros, Ghana, Cuba, Angola y República Dominicana.

De acuerdo con el comunicado, Lula aseguró hoy al fiscal que "jamás" intercedió en la autonomía del BNDES y en las decisiones del banco sobre concesiones de préstamos.

El ex mandatario, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, argumentó además que los presidentes y ex presidentes del mundo entero defienden empresas de sus países en el exterior y que para él, hacer eso, es "un motivo de orgullo".

Lula, que gobernó entre 2003 y 2010, "resaltó 'jamás haber interferido' en un contrato celebrado por el BNDES [banco de fomento estatal, ndlr] y empresas privadas (...) ni en las decisiones del banco sobre la concesión de créditos", indicó un comunicado de una organización que lleva su nombre y divulga su trabajo.

"Pero siempre procuró ampliar las oportunidades de divulgación de esas compañías en el exterior con vistas a generar empleos para Brasil (...). Los presidentes y ex presidentes del mundo entero defienden las empresas de sus países en el exterior", reparó el texto.

Marcelo Odebrecht, presidente de la constructora de su familia, está en prisión bajo sospecha de participar de la red de desvíos de dinero que drenó al menos dos mil millones de dólares de Petrobras.

La trama involucra a ex ejecutivos de Petrobras, empresarios y políticos que se habrían coludido para amañar contratos mediante el pago de sobornos que fueron a engrosar fortunas personales y a financiar partidos políticos.

Lula no tiene acusaciones en su contra, pero deberá declarar ante las autoridades en calidad de "informante", según un pedido de la policía autorizado este mes por la corte suprema.