Londres cederá a Escocia el control del impuesto sobre la renta

La comisión parlamentaria propone además ceder una parte de la recaudación del IVA, retirar al parlamento británico la potestad de disolver el escocés y transferir a los escoceses el poder ...
Actores recrean el 700 aniversario de la batalla de Bannockburn, entre Inglaterra y Escocia, el pasado 28 de junio, en Stirling, Escocia
Actores recrean el 700 aniversario de la batalla de Bannockburn, entre Inglaterra y Escocia, el pasado 28 de junio, en Stirling, Escocia (AFP)

Londres

Escocia podrá recaudar directamente los impuestos sobre la renta, según una lista de concesiones dadas a conocer hoy por una comisión parlamentaria británica y prometidas a los escoceses si votaban "no" a la independencia. El parlamento escocés tiene ya competencias sobre una serie de materias, pero la cesión de la recaudación de estos impuestos -de fijarlos y gastarlos como quiera Edimburgo- era particularmente espectacular.

Londres se reserva el poder de decidir a partir de cuántos ingresos hay que hacer la declaración de la renta, o la tasa de imposición sobre ahorros y rentas del capital. Las propuestas se convertirán en leyes en enero de 2015 y la cesión se completará unos meses después, seguramente después de las elecciones generales británicas de mayo.

Ante la amenaza de que la independencia triunfase en el referéndum del 18 de septiembre, los tres grandes partidos británicos multiplicaron las ofertas. El primer ministro David Cameron creó, al día siguiente del referéndum y la victoria del "no", una comisión encargada de formalizarlas.

Las recomendaciones provocarán un debate sobre el proceso de federalización del Reino Unido y sobre qué hacer con Inglaterra, que no tiene parlamento ni gobierno propio, a diferencia de Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

El presidente de la comisión, Robert Smith, avanzó que las propuestas le parecerán exageradas a unos y demasiado escasas a otros. "Sabíamos que este proceso iba a ser difícil, que exigía compromisos de todos los que están involucrados", dijo Lord Smith en el acto de presentación de su informe. También avisó que la aplicación de las reformas llevará tiempo y que "un cambio de esta magnitud no puede hacerse a toda prisa".

La comisión propone además ceder a Escocia una parte de la recaudación del IVA, retirar al parlamento británico la potestad de disolver el escocés y transferir a los escoceses el poder sobre las leyes electorales, algo que podría allanar el camino a que los jovenes de 16 y 17 años puedan votar, como ocurrió en el referéndum de independencia.

"Estoy contento con el informe Smith sobre transferencia de poderes. Estamos cumpliendo nuestras promesas a los escoceses", escribió Cameron en la red social Twitter.

"Es un buen día para el Reino Unido, antes de Navidad presentaré propuestas sobre votos ingleses para leyes inglesas", prosiguió el primer ministro, aludiendo a la posibilidad de que, dentro del mismo parlamento británico, los diputados ingleses tengan algún tipo de poder sobre las leyes que se aplicarán sólo en Inglaterra.

Satisfacción a medias en los nacionalistas

Los nacionalistas escoceses del SNP (Partido Nacional Escocés), que gobiernan la región, se felicitaron por algunos de sus nuevos poderes pero lamentaron no lograr más control sobre la distribución de las ayudas sociales.

Pese a la derrota en el referéndum por diez puntos (45%-55%), el SNP ha multiplicado sus afiliados y las reivindicaciones independentistas han ganado espacio en una sociedad en la que tradicionalmente seducían sólo a un tercio.

"Me alegro por los nuevos poderes, y felicito a Lord Smith, pero el 70% de nuestros impuestos y el 85% de nuestro bienestar social en manos del parlamento de Westminster no es un verdadero gobierno local", escribió la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon.

John Swinney, viceprimer ministro escocés y mano derecha de Sturgeon, lamentó que "las propuestas no incluyen los poderes para fomentar empleo que Escocia tanto necesita" y que "muchos sectores en Escocia reclamaban el control sobre las ayudas sociales". De todos modos, agregó, "no correspondía a la Comisión Smith dar la independencia a Escocia".

El informe de hoy es el resultado de un mes de consultas con los cinco partidos representados en el parlamento escocés y del examen de más de 18 mil propuestas de organizaciones escocesas y de ciudadanos.