Londres, fuera del mercado único si hay Brexit, dice Berlín

La advertencia se producen a menos de dos semanas del referendo del 23 de junio, que dan una ligera ventaja a los partidarios de seguir en la UE.
El primer ministro británico, David Cameron, insta a los votantes a permanecer en la UE.
El primer ministro británico, David Cameron, insta a los votantes a permanecer en la UE. (EFE)

Berlín

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, advirtió que el Reino Unido saldrá del mercado único europeo si se va de la Unión Europea (UE), contrariamente a lo que aseguran algunos defensores del Brexit.

Las advertencias de Schauble se producen a menos de dos semanas del referendo del 23 de junio, y con sondeos que dan solo una ligera ventaja a los partidarios de seguir en la UE.

"Dentro es dentro, fuera significa fuera", afirmó Schäuble en entrevista concedida al semanario Der Spiegel.

Si gana el "sí" al Brexit, Reino Unido "deberá acatar las reglas de un club del que quiere salir", agregó, descartando que el país pueda beneficiarse del mismo estatuto que Noruega o Suiza, que no son miembros de la UE pero tienen acceso a la zona europea de libre circulación de bienes y personas.

Uno de los líderes de la campaña Brexit, Nigel Farage, dijo por ejemplo que "Noruega, Suiza e Islandia son felices". "Estos países tienen sus propios acuerdos, para mantener el tipo de relación comercial que quieren".

Volviendo al ministro alemán, dijo que teme que el Brexit provoque movimientos centrífugos en otros países.

"No se puede excluir (...) ¿Cómo reaccionaría por ejemplo Holanda, tradicionalmente muy unida a Reino Unido?", se preguntó el ministro. Un estudio reciente cifró que el PIB holandés perdería 10.000 millones de euros de aquí a 2030 si Reino Unido abandona la UE.

Si el Brexit se hace realidad, la UE "no podrá responder proponiendo simplemente más integración" para los miembros restantes, advirtió Schauble.

"Sería una torpeza, mucha gente tendría derecho a preguntarse si los políticos hemos comprendido algo" estimó.

Si el resultado es ajustado a favor de la permanencia en la UE, eso será tomado "como una advertencia y una señal de alarma", reconoció el ministro.

Pero Europa también podrá seguir funcionando "si es necesario sin el Reino Unido", explicó.

"Mis colegas de la zona euro y yo nos preparamos para todos los escenarios posibles" añadió.

Los laboristas se cansan de esperar a Corbyn y pasan a la ofensiva

En el Reino Unido, destacadas figuras del laborismo se desentendieron de la ambigüedad de su líder Jeremy Corbyn y redoblaron sus llamamientos a las bases para que voten a favor de la Unión Europea ante el referéndum del 23 de junio.

"Hasta ahora, nuestros votantes no han oído lo suficiente que estamos a favor de mantenernos en la UE", estimó este viernes Ed Miliband, en una entrevista en la radio BBC.

Miliband fue el candidato laborista a primer ministro en las elecciones de mayo de 2015 y presentó su dimisión por la victoria aplastante de los conservadores.

"Estamos a favor de la permanencia porque económicamente somos más fuertes", aseguró, afirmando que hay unanimidad en el partido en este punto: "95 por ciento de los diputados laboristas, todos los líderes de los grandes sindicatos, todos los exlíderes laboristas y Jeremy Corbyn están a favor de la permanencia".

Andy Burnham, responsable de Interior del partido laborista, hizo autocrítica y pidió centrar la atención en la clase obrera: "hemos estado demasiado en Hampstead (una zona rica) y poco en Hull (obrera). Y aquí estamos, a dos semanas de la perspectiva muy real de que el Reino Unido vote a favor del aislacionismo", dijo en una entrevista en la televisión BBC.

La campaña parece hasta ahora una pugna ultraconservadora, con el primer ministro David Cameron de un lado, liderando activamente a los partidarios de la UE, y, de otro, su viejo rival de los tiempos universitarios, Boris Johnson, ex alcalde de Londres y diputado conservador.

Cameron ha lanzado guiños a Corbyn para hacer juntos algunos actos de campaña, pero éste no ha aceptado.

Miliband también deslizó una crítica. "No hemos hecho lo suficiente todavía", dijo, antes de explicar la posición de Corbyn, del que dijo que "tiene dudas por el modo en que Europa se ha comportado en ciertos temas, pero siente firmemente que tenemos que quedarnos".