Logra Brasil incautación histórica de drogas en 2013

La policía federal brasileña logró incautar 256 toneladas de marihuana y cocaína, así como 35 millones de dólares en bienes de narcotraficantes.
Mariguana
Mariguana (Archivo)

Brasilia

En 2013 en Brasil se incautaron 256 toneladas de marihuana y cocaína, además de cerca de 35 millones de dólares en bienes de narcotraficantes, el volumen más alto registrado hasta la fecha, informó el lunes la Policía Federal.

Según el director general de ese cuerpo policial, Leandro Daiello, el aumento de las capturas de drogas el año pasado se debió a la desarticulación de grandes organizaciones de narcotraficantes y la mayor presencia de los cuerpos de seguridad en las fronteras.

Señaló en un comunicado de la policía que ambos objetivos fueron alcanzados gracias a dos programas gubernamentales, uno de ellos destinado a combatir el crack y otro para reforzar la vigilancia fronteriza con una mayor presencia de militares y policías en las áreas limítrofes.

"Al intentar estrangular las grandes organizaciones, aumentamos no sólo la aprehensión de drogas sino también de bienes. Alcanzamos el bolsillo de esos grandes tiburones y capturamos un volumen record, más de seis veces lo que habíamos confiscado en 2010", afirmó Daiello.

En 2010, los bienes incautados a narcotraficantes alcanzaron el equivalente a 5.74 millones de dólares al cambio actual.

Del total de droga incautada el año pasado, 35.7 toneladas corresponden a cocaína y 220.7 toneladas a marihuana, un significativo aumento desde los años anteriores, de acuerdo con cifras oficiales.

En 2011, las incautaciones de cocaína alcanzaron 24.4 toneladas y cayeron a 19.8 al año siguiente, mientras que en el caso de la marihuana, las capturas pasaron de 174.1 toneladas en 2011 a 111,2 toneladas en 2012.

La extensa frontera territorial de Brasil, de cerca de 16.000 kilómetros de extensión, es considerada la principal puerta de entrada de drogas y armas que alimentan al crimen organizado, lo que llevó al gobierno a lanzar en 2010 un programa para reforzar la presencia en la zona limítrofe, especialmente en la porosa región amazónica que cubre el norte del país.