Llegan a Turquía los primeros migrantes expulsados tras pacto UE-Ankara

Tres barcos turcos devolvieron este lunes a Turquía a casi 202 migrantes desde las islas griegas de Lesbos y Chios, en el marco del acuerdo Bruselas-Ankara del pasado 18 de marzo.
Un grupo de turcos observa desde unas rocas la llegada de un pequeño ferry con emigrantes deportados, en el puerto de Dikili, en Izmir, Turquía
Un grupo de turcos observa desde unas rocas la llegada de un pequeño ferry con emigrantes deportados, en el puerto de Dikili, en Izmir, Turquía (AFP)

Lesbos

Tres barcos turcos devolvieron hoy a Turquía a cerca de 202 migrantes desde las islas griegas de Lesbos y Chios, en el marco del polémico acuerdo firmado entre Bruselas y Ankara el 18 de marzo, por el cual 43 sirios que estaban en Turquía fueron enviados a la UE.

Este acuerdo fue apoyado por Alemania, que aceptó en el último año a la mayoría de los más de un millón de migrantes que desembarcaron en Europa desde Turquía.

En una entrevista telefónica, la canciller Angela Merkel y el primer ministro turco, Ahmed Davutoglu, consideraron que este lunes fue un día "importante", que marcó el inicio de la "puesta en marcha de una parte central" de la estrategia europea para frenar el flujo de migrantes, dijo el gobierno de Berlín.

El acuerdo estipula que los llegados después del 20 de marzo serán devueltos a Turquía si no efectúan una demanda de asilo o si su petición es rechazada. El acuerdo firmado entre la Unión Europea y Turquía prevé que por cada sirio devuelto, otro sea admitido en territorio comunitario, con un tope de 72 mil personas.

Por el acuerdo, 202 migrantes, entre ellos dos sirios, fueron llevados a Turquía, mientras que 32 sirios fueron llevados a Hanover, en el norte de Alemania, y once a Finlandia. Se esperaba que el martes Holanda acogiera a más refugiados.

Al amanecer, los migrantes se embarcaron en los barcos de la agencia de vigilancia de fronteras exteriores de la UE (Frontex), que dirige la operación. En Lesbos, 136 personas fueron embarcadas y en Chios 66.

La mayoría de los migrantes eran originarios de Pakistán, Afganistán e Irán y unos pocos de eran sirios que no efectuaron la demanda de asilo, informó Giorgos Kyritsis, portavoz del Servicio de Coordinación de Política Migratoria de Grecia.

Los migrantes fueron llevados al puerto turco de Dikili, donde los autoridades señalaron que no estaban previstas más operaciones de expulsión antes del miércoles.

Según el ministro turco que se encarga de las relaciones con la UE, Volkan Bozkir, los sirios serán enviados a los campos de Osmaniye, en el sur del país, y de Kirklareli (en el norte, cerca de la frontera con Bulgaria), y el resto permanecerán un tiempo en Turquía, antes de ser enviados "poco a poco" a sus países respectivos.

Varios manifestantes fueron a mostrar su apoyo a los expulsados y una banderola en la que ponía "Turkey is not safe" ("Turquía no es segura") fue desplegada en la terraza de un hotel frente al puerto. Pese a ello, la operación se desarrolló "en calma y en orden", según Ewa Moncure, portavoz de Frontex.

"Un acto ilegal"

La agencia de prensa griega ANA anunció el domingo que 750 migrantes serían devueltos a Turquía entre el lunes y el miércoles, a ritmo de unos 250 al día, mayoritariamente paquistaníes, esrilanqueses y africanos.

La UE ha enviado fuerzas de seguridad para apoyar la operación. Francia, por ejemplo, prevé enviar 200 personas entre agentes de policía, antidisturbios y gendarmes. Ante la amenaza de expulsión inminente, numerosos migrantes habrían solicitado en las últimas horas el asilo, ya que, en principio, el acuerdo concierne únicamente a los que no lo hayan solicitado.

Pese a ello, la operación suscita una gran preocupación entre los defensores de los derechos humanos, entre ellos la organización Amnistía Internacional, que acusa a Ankara de forzar a un centenar de sirios al día a regresar a Siria; Turquía desmiente este punto.

"¿Qué va a pasar con las miles de personas que solicitaron asilo?", se interrogaba Gauri Vaugulik, vicedirectora de Amnistía Internacional en Europa desde la isla de Lesbos. La ONG alemana Pro Asyl denunció por su parte las expulsiones como "un acto ilegal e inhumano".

Para Panos Carvounis, jefe de la representación de la Comisión Europea en Grecia, la "prueba" de este lunes, envió "una señal muy fuerte" para "decir a la gente: 'no vengan más a Grecia por barco porque van a ser devueltos'".

Pero el acuerdo tampoco resuelve el problema de los 50 mil refugiados llegados a Grecia antes del 20 de marzo y que permanecen bloqueados en la frontera desde el cierre de la ruta de los Balcanes.