Llegan a Kabul afganos repatriados de Guantánamo

Los liberados  fueron detenidos tras la caída del régimen talibán en el país asiático.

Kabul

Los cuatro afganos repatriados por Estados Unidos desde el centro de detención de Guantánamo (Cuba) llegaron a Kabul para reencontrarse con sus familias tras someterse a una revisión médica, informó hoy a Efe una fuente oficial.

"Se encuentran todavía con miembros del Gobierno afgano y se reunirán con sus familias después de pasar un chequeo médico", dijo un representante del Alto Consejo de Paz de Afganistán, Mohamed Amin Waqad.

Este miembro del Consejo afirmó que los liberados "han pasado más de una década en prisión, podrían tener estrés psicológico y les llevará un tiempo estar preparados para una vida normal" con sus familiares, con los que no tuvieron contacto en este tiempo.

Waqad aseguró que todos ellos carecen de acusaciones delictivas en Afganistán e incluso el Gobierno afgano podría proporcionarles seguridad y medios de subsistencia.

"Esperamos que este paso sea efectivo para conversaciones de paz con los talibanes, que es una demanda y un derecho de los afganos", aseveró.

Los liberados son Mohamed Zahir de la provincia de Ghazni (centro), Shawali Khan de Zabul (sur), Abdul Gani de Kandahar (sur) y Khyali Gul de Khost (sureste), que fueron detenidos tras la caída del régimen talibán en el país asiático.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos anunció ayer la repatriación tras un examen minucioso de su expediente y el análisis de una serie de factores incluidos la seguridad, que concluyó que eran aptos para su traslado.

El centro de detención de Guantánamo fue creado, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas de Nueva York, por el Gobierno del presidente estadounidense George Bush para albergar a sospechosos de terrorismo.

Afganistán atraviesa uno de los momentos más complicados desde la invasión de Estados Unidos y el final del régimen talibán hace trece años, con un aumento en los últimos meses de ataques insurgentes a punto de finalizar el 31 de diciembre la misión de la OTAN, la ISAF.

No obstante, Estados Unidos prevé mantener unos 10,800 soldados y la Alianza Atlántica entre 3,000 y 4,000 militares, con un nuevo papel de asesoramiento y equipamiento de tropas afganas.