Líderes separatistas ganan elecciones en este de Ucrania

La esperada victoria de los líderes prorrusos en unos comicios reconocidos por Moscú fue calificada por la UE de nuevo obstáculo para la paz y Alemania recordó a Putin su promesa de respetar la ...
Un militante prorruso examina su papeleta electoral durante la votación en un centro electoral de Novoazovsk, en la región de Donetsk
Un militante prorruso examina su papeleta electoral durante la votación en un centro electoral de Novoazovsk, en la región de Donetsk (AFP)

Donetsk

Las elecciones en las regiones separatistas del este de Ucrania terminaron el domingo con la esperada victoria de los líderes prorrusos, comicios reconocidos por Rusia, pero que la Unión Europea calificó de "nuevo obstáculo" para la paz en este país.

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Franz-Walter Steinmeier, recordó este lunes a las autoridades rusas su promesa de respetar "la unidad de Ucrania", al día siguiente de los comicios ganados por los separatistas prorrusos en el oriente de este país.

"Juzgaremos a Rusia y al presidente (Vladimir) Putin a la luz de sus declaraciones, según las cuales la unidad de Ucrania no se pondrá en duda", declaró Steinmeier, en una primera reacción, en Twitter, a las elecciones en los territorios separatistas.

El voto en los territorios bajo control de los prorrusos, es decir, la mitad de la región de Donetsk y una pequeña parte de la región de Lugansk, confirmó en sus cargos a los líderes prorrusos.

Alexandre Zajarchenko, primer ministro de la autoproclamada República Popular de Donetsk, habría renovado así su cargo con el 81.37% de los votos en las elecciones presidenciales y su partido habría obtenido un 65.11% en las legislativas, según el sondeo citado por Roman Liaguin, jefe de la comisión electoral.

En sus primeras declaraciones tras los comicios, Zajarchenko, mecánico de 38 años, denunció que Ucrania "no quiere la paz" y "juega a un doble juego".  "Estamos dispuestos al diálogo con ellos, pero esperamos de su parte una actitud normal y razonable", agregó.

En Lugansk, otro bastión de los separatistas, el ex militar de 50 años Igor Plotnitski renovó también su cargo con más del 63% de los votos. Su formación política será mayoritaria también en el parlamento de la autoproclamada República Popular de Lugansk.

"Farsa"

Las elecciones en estas repúblicas autoproclamadas podrían consolidar el control de los prorrusos en detrimento de Kiev sobre estos territorios, tras un conflicto de más de seis meses que ha dejado más de cuatro mil muertos.

Asimismo, podrían agravar la crisis entre Rusia y los países occidentales iniciada con las protestas proeuropeas de Maidan en Kiev, que obligaron al entonces presidente ucraniano, el prorruso Viktor Yanukovich, a huir del país.

El actual jefe de Estado ucraniano, el prooccidental Petro Poroshenko, calificó estas elecciones de "farsa" organizada por "terroristas y bandidos". La Unión Europea, opuesta a su celebración, estimó el domingo que se trataba de un "nuevo obstáculo" para una solución pacífica del conflicto.

Según la nueva jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, estas elecciones eran "contrarias" a los acuerdos cerrados en septiembre en Minsk entre Kiev y los rebeldes, con el apoyo de la Organización para la Cooperación y la Seguridad en Europa (OSCE) y de Rusia.

Por su parte, Moscú dijo "respetar" el resultado de los comicios y aseguró que los mandatarios electos deben ahora "resolver los problemas prácticos y restablecer la vida normal" en estas regiones.

"Las elecciones en las regiones de Donetsk y de Lugansk se llevaron a cabo en calma, con una tasa alta de participación", indicó el ministerio ruso de Relaciones Exteriores. Durante la votación, un portavoz militar ucraniano denunció el despliegue "intenso de equipamientos y de tropas" procedentes de Rusia.

Los medios de comunicación ucranianos habían mostrado previamente imágenes de varias decenas de camiones de militares sin identificación, presentados como "una columna rusa en las calles de Donetsk".

Periodistas de la AFP vieron el domingo por la tarde una columna de unos veinte camiones militares dirigiéndose al aeropuerto de Donetsk, epicentro de los combates estos últimos meses entre rebeldes y fuerzas ucranianas.

"Espero que nuestro voto cambie algo. Quizás finalmente seremos reconocidos como un verdadero país, independiente", declaraba Tatiana Ivanovna, de 65 años, en un colegio electoral de Donetsk.

Falsa OSCE

Ninguna organización internacional envió observadores a las elecciones, si bien los medios de comunicación rusos publicaron comentarios de "observadores internacionales".

En esta línea, Kiev acusó a Rusia de "manipulación" con la puesta en marcha de una falsa OSCE, la ASCE (Asociación para la Seguridad y la Cooperación en Europa), que reuniría a "políticos de derecha".

En el terreno, el alto el fuego parece haberse quedado en papel mojado, tras la reanudación de los combates en varias zonas, que dejaron 300 muertos en los últimos diez días, según la ONU. El ejército ucraniano perdió diez soldados durante el fin de semana.