Líderes mundiales piden en ONU actuar ante las guerras actuales

Mientras Barack Obama llama desde la Asamblea de la ONU a unirse en la lucha contra el Estado Islámico, el premier Cameron reclama un papel de Irány Latinoamérica reclama un mayor papel de la ...
Un caza F-18E Super Hornet estadunidense se acerca a un KC-135 Stratotanker sobre Irak para recibir combustible, tras una misión en Siria
Un caza F-18E Super Hornet estadunidense se acerca a un KC-135 Stratotanker sobre Irak para recibir combustible, tras una misión en Siria (AFP)

Nueva York

El presidente estadunidense, Barack Obama, sumó hoy nuevos aliados a la coalición contra los yihadistas del Estado Islámico (EI) tras formular un dramático llamado de unidad en la Asamblea de la ONU, al tiempo que continúan los bombardeos en Siria contra ese grupo.

Durante la jornada, un grupo argelino vinculado al EI publicó el video que muestra la decapitación de un rehén francés. Mientras tanto, el Pentágono anunció que aviones estadunidenses, de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos bombardearon doce refinerías controladas por los yihadistas en el este, anunció el Pentágono.

"Estados Unidos trabajará con una amplia coalición para desmantelar esta red de la muerte. Hoy le pido al mundo sumarse a este esfuerzo", dijo Obama durante su discurso en la apertura de la Asamblea General de la ONU en Nueva York. El mandatario estadounidense señaló que el único idioma que entienden los yihadistas es "el lenguaje de la fuerza", defendiendo así la decisión de su país de adoptar la vía militar.

En su discurso, Obama no buscó figuras retóricas para su mensaje: "El grupo terrorista conocido como EI debe ser debilitado y finalmente desmantelado. Este grupo ha aterrorizado a todos los que se cruzan en su camino en Irak y en Siria", dijo.

Poco después de que concluyera su mensaje, un grupo yihadista argelino vinculado al EI, Yund al Jilafa, reivindicó con un video la decapitación de un ciudadano francés secuestrado el pasado domingo, y cuyo asesinato siguió a un ultimátum para que Francia dejase de participar en los ataques aéreos en Irak.

El presidente de Francia, François Hollande, denunció la ejecución de Hervé Gourdel, de 55 años, como un "asesinato cruel y cobarde", y adelantó que Francia continuará apoyando las acciones militares contra el EI. "Francia vive una prueba con el asesinato de uno de nuestros compatriotas, pero Francia no cede jamás ante el chantaje", dijo Hollande durante su discurso.

"Detener crímenes atroces"

En la jornada, el primer ministro británico, David Cameron, mantuvo una histórica reunión con el presidente de Irán, Hasan Rohani, para discutir la situación en Siria. Durante su discurso ante la Asamblea, Cameron dijo que Irán puede ser "parte de la solución" en la lucha contra los yihadistas en Siria, y que a pesar de las divergencias a Teherán "también se le debería dar la posibilidad" de mostrar que puede contribuir a resolver la situación.

Por su parte, en una entrevista con PBS, Rouhani opinó que "ningún grupo terrorista puede ser erradicado y destruido solo a través de bombardeos aéreos". En la apertura de la sesión de la 69ª Asamblea General de la ONU, el secretario general de la entidad, Ban Ki-moon, trazó un sombrío panorama internacional, para apuntar que 2014 era "un año terrible" en materia de protección de los derechos humanos.

"Ha sido un año terrible para los principios consagrados en la Carta de Naciones Unidas. Desde bombas improvisadas a decapitaciones, desde hambrunas forzadas de civiles al ataque de hospitales, refugios y convoyes de la ONU. Los derechos humanos y el estado de derecho están bajo ataque", lamentó Ban. Ban Ki-moon, con su demoledora advertencia: "podría parecer que el mundo se está viniendo abajo".

En medio de la frenética actividad diplomática, el Consejo de Seguridad de la ONU, reunido en sesión extraordinaria presidida por Obama, adoptó una resolución unánime para frenar el flujo de yihadistas extranjeros a Siria e Irak y responder a la amenaza que representan para sus países de origen.

Obama dijo que los expertos estiman que quince mil combatientes extranjeros procedentes de más de 80 países se han sumado en los últimos años a organizaciones extremistas en Irak y Siria.

Voces latinoamericanas

Latinoamérica reclamó hoy que la ONU cambie para asumir mayor liderazgo internacional frente a los numerosos conflictos. La presidenta argentina, Cristina Fernández, pidió que la Asamblea General apruebe con celeridad un nuevo convenio multilateral que regule las reestructuraciones de deuda soberana, porque "no son sólo terroristas los que ponen bombas, también lo son los que desestabilizan la economía de un país".

Fernández señaló que "gran parte de los problemas que tiene el planeta, en lo económico y financiero, en materia de terrorismo y seguridad y de fuerza e integridad territorial es por la ausencia de un multilateralismo efectivo, concreto y democrático".

Fernández de Kirchner arremetió contra los fondos especulativos, los llamados "fondos buitres", a los que acusa de "acosar" a su país, y garantizó que el gobierno honrará sus compromisos con acreedores internacionales.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, hizo hoy un llamamiento a transformar las "estructuras excluyentes" de organismos como el FMI "que no pueden estar gobernados solo por países desarrollados que oprimen a los países en desarrollo". El presidente boliviano fustigó en su intervención a EU, país al que culpó de haber creado la inestabilidad en la región a raíz de la guerra contra Irak en 2003.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, abrió hoy los debates de la Asamblea exhortando a un relanzamiento de la economía mundial y la reforma del Consejo de Seguridad y otras instituciones mundiales, cuyo reparto de poder actual calificó de "inaceptable".

"Es necesaria una verdadera reforma del Consejo de Seguridad para darle eficacia", afirmó Rousseff, cuyo país reclama desde hace años formar parte de este órgano decisorio de la ONU como miembro permanente.

Rousseff condenó la generalización del uso de la fuerza, y alertó que los instrumentos de la comunidad internacional se muestran incapaces de resolver problemas. Ese uso de la fuerza armada ha conducido a una "trágica proliferación en el número de víctimas civiles y catástrofes humanitarias. No podemos permitir el aumento de estos actos de barbarie, que hieren nuestros valores éticos, morales y civilizatorios", dijo.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, dijo que su Gobierno va a lanzar "una agenda de productividad y crecimiento que impulse la economía" y "resitúe en el camino hacia el pleno desarrollo" a Chile y mostró su deseo de "llevar adelante reformas políticas que profundicen la democracia y la legitimidad".

Bachelet consideró que "la ONU sigue siendo el foro insustituible para abordar los desafíos globales" aunque lamentó que "el Consejo (de Seguridad) no ha sido capaz de actuar con la unidad de sus miembros" y que la reforma de este órgano "es una tarea pendiente que exige decisión política y acción". Bachelet advirtió de la "amenaza" para los derechos humanos que significa el "ciclo de crisis" en lugares como Siria, Irak o Gaza.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, afirmó que el Consejo de Seguridad de la ONU "debe pasar de una mentalidad de reacción a una de acción" y se mostró en contra del uso del veto en determinadas circunstancias.

En su discurso, Solís citó algunos de los conflictos más graves que se viven actualmente, pero señaló que "los sollozos se escuchan también desde Centroamérica, donde miles de niños, niñas y jóvenes cruzan solos las fronteras hacia Estados Unidos", "huyendo de la violencia y la falta de oportunidades".

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández Alvarado, pidió la creación de una "fuerza multinacional" para luchar contra el tráfico de drogas, porque los problemas que genera se equiparan a los del radicalismo islámico. También mencionó que la violencia que genera el narcotráfico ha producido una "inusitada migración de niños hacia el norte de América", a causa de la violencia y la falta de oportunidades.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, confirmó la participación y cooperación de su país en las Operaciones de Mantenimiento de la Paz (OPM) de la ONU, lo que definió como un "paso histórico".

Peña Nieto pidió también cambios en las Naciones Unidas y "una representación geográfica más equitativa" en el Consejo de Seguridad ampliando el número de miembros, así como que se limitara el derecho a veto "en caso de violaciones graves del derecho internacional humanitario".

El presidente de la República Dominicana, Danilo Medina Sánchez, describió en su discurso en el plenario de la Asamblea General "una nueva era en las relaciones dominico-haitianas" en la que "las viejas heridas se van cerrando" y hay "un punto de partida inmejorable para el entendimiento".

Medina Sánchez también destacó los logros internos de la República Dominicana durante los últimos dieciocho meses, en los 500 mil personas han salido de la pobreza y se ha lanzado el Pacto Nacional que se preocupará de velar por la educación de los dominicanos.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, reclamó "que no quede en el aire el clamor de una reorganización de la ONU". "El protagonismo de las regiones es muy distinto al que existía en 1945. Es otro mundo y (la ONU) debe adaptarse a un mundo multipolar con nuevos actores que tienen voz propia, dijo Maduro en su primera intervención ante la Asamblea General de Naciones Unidas en la que dedicó un recuerdo al fallecido presidente Hugo Chávez.

Maduro afirmó también que el Estado Islámico es "un monstruo amamantado por el propio Occidente". El presidente venezolano insistió en que "se necesita un sistema de reorientación y reajuste" del sistema de Naciones Unidas que fue fundado al final de la II Guerra Mundial y ya cumple 70 años.

Y denunció que la Carta de Naciones Unidas "se ha convertido en un instrumento violado de forma permanente" en sus objetivos fundamentales. El presidente venezolano reiteró que "reivindicamos" a las Naciones Unidas, pero "insistimos en la necesidad de una transformación profunda como dijera el comandante Chávez aquí mismo en sus célebres discursos"

"Tenemos ya otro mundo donde todos queremos poder pensar y decidir nuestros destinos". El mandatario destacó que existe un nuevo regionalismo mundial, con otros actores, entre los que citó a la Unión Europea, la Unión Africana, Petrocaribe, la Unasur y la Celac, que nació en 2011 y que se ha ido consolidando como organización que agrupa a toda América Latina y el Caribe.

América Latina "se incorpora con optimismo en el nuevo regionalismo para ir al establecimiento de una nueva hoja de ruta para la refundación de Naciones Unidas", afirmó Maduro.