Líderes estudiantiles: de las calles al Congreso

Camilla Vallejo y Giorgio Jackson, quienes encabezaron las marchas por la educación, buscan ser legisladores.
Los dirigentes juveniles chilenos.
Los dirigentes juveniles chilenos. (claudio santana/Afp)

Santiago

Pasaron de liderar a las manifestaciones estudiantiles de Chile con mayor convocatoria en décadas a pelear por una banca en el Congreso: referentes de esas luchas, como Camila Vallejo o Giorgio Jackson, bregan ahora por convertirse en diputados.

A poco más de un mes de convertirse en madre primeriza, Camila cierra su campaña a diputada por la populosa comuna de La Florida, donde ella creció.

Sube al escenario sonriente, con jeans y su cabello a medio recoger, pero ahora no les habla solo a estudiantes. Padres, niños y ancianos se congregaron para escuchar a una de las mayores figuras del movimiento estudiantil que en 2011 sacó a miles a las calles, en reclamo de una educación pública, gratuita y de calidad.

En la tarima, Camila, de 25 años y egresada recién de Geografía, llama a todos a votar y afirma que éste es el “inicio de una nueva primavera, de un nuevo ciclo político en Chile” con la misma convicción con la que llamó a derribar el sistema educativo heredado de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Vallejo, que saltó a la fama tras presidir la poderosa Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, postula por el Partido Comunista, que para esta elección se unió al pacto Nueva Mayoría, la coalición de la ex mandataria socialista Michelle Bachelet, favorita para ganar la elección presidencial de mañana, que se realiza junto con la legislativa.

Su apoyo a Bachelet es visto por algunos como una traición. En enero de 2012, afirmó que “jamás estaría dispuesta a hacer campaña por Bachelet ni llamar a los jóvenes a votar por ella”.

Pero ahora la respalda con fuerza. En sus carteles aparece apoyada en su hombro, bajo el lema “juntos vamos al Congreso”. “Es una decisión política que asumimos para poder hacer viable y materializables las demandas de la calle en un futuro gobierno, en un futuro parlamento”, justifica Vallejo.

El Partido Comunista, relegado de la primera línea de la política chilena, resolvió apoyar a Bachelet, a cambio de asegurar el respaldo a sus candidatos al Congreso, entre ellos Vallejo, que tiene casi asegurada su elección.

El ex presidente de la federación de Estudiantes de la Universidad Católica Giorgio Jackson optó por un camino distinto. Formó un movimiento político, Revolución Democrática, y decidió postularse como independiente por la comuna de Santiago, al no lograr un acuerdo con Nueva Mayoría.

Pero por expresa petición de Bachelet, el pacto no inscribió competidores  ahí, apoyando a Jackson, que a sus 26 años y recién titulado como ingeniero civil tiene casi asegurada su elección

“No quiero ser un espectador, sino un actor. Y ser un actor es también asumir responsabilidades y poder aprovechar esa responsabilidad” afirma Jackson.

En 2011, Giorgio y Camila lideraron más de 40 multitudinarias marchas por Santiago, haciendo tambalear el gobierno del actual presidente, el conservador Sebastián Piñera. Camila deslumbró al mundo por su belleza, la convicción y serenidad para plantear la necesidad de cambios radicales.

Giorgio, por su parte, fue alabado por su templanza, pero también por el manejo de cifras y elementos técnicos.

Otros dirigentes estudiantiles, como la comunista Karol Cariola, y los independientes de izquierda Gabriel Boric y Francisco Figueroa, postulan también al Congreso.