Líder golpista gana las elecciones en Fiyi entre acusaciones de fraude

El partido FijiFirst (Fiyi Primero) de Bainimarama obtuvo el 60.10 por ciento de los votos en los comicios celebrados ayer en este archipiélago del Pacífico Sur.
Dos simpatizantes de Bainimarama muestran un periódico local con una foto del candidato victorioso en Nasdi, en las islas Fiyi
Dos simpatizantes de Bainimarama muestran un periódico local con una foto del candidato victorioso en Nasdi, en las islas Fiyi (AFP)

Cairns

El líder golpista Frank Bainimarama ganó las elecciones parlamentarias celebradas la víspera en Fiyi, según los resultados provisionales publicados hoy y entre acusaciones de fraude electoral por parte de la oposición.

El partido FijiFirst (Fiyi Primero) de Bainimarama, que en 2006 tomó el poder en un incruento golpe de Estado, obtuvo el 60.10 por ciento de los votos en los comicios celebrados ayer en este archipiélago de playas turquesas en el Pacífico Sur.

Su rival Teimumu Kepa, líder del Partido Liberal, Demócrata y Social (SODELPA), recibió el 26.70 por ciento de las papeletas, mientras que el Partido de la Federación Nacional se llevó el 5.60 por ciento de los sufragios, según el recuento del 63 por ciento de los 2,025 colegios electorales.

Hoy está previsto que la Comisión Electoral retome el recuento de las papeletas y revele los resultados finales. Magenta Chaudry, líder del Partido Laboral de Fiyi, que quedó en quinta posición con el 2.40 por ciento de los apoyos, denunció que el partido de Bainimarama compró votos y que hubo irregularidades durante la votación, informa el canal neozelandés "TVNZ".

El grupo de observadores internacionales anunciará hoy sus conclusiones, aunque ayer manifestó que no había observado ninguna mala práctica. Un total de 249 candidatos, 44 de ellos mujeres, se postularon en esta contienda electoral a ocupar los 50 escaños del Parlamento unicameral, constituido de acuerdo con la nueva Constitución aprobada el año pasado por las autoridades sin consulta popular.

El contraalmirante Bainimarama, que renunció el pasado marzo a la Jefatura del Ejército para participar en los comicios, insiste en que tuvo que asestar la asonada de 2006 debido a las "políticas racistas" del Gobierno del ex primer ministro Laisenia Qarase, en detrimento de la comunidad fiyiana de origen indio y otras minorías.

Josaia Voreqe Bainimarama, más conocido como Frank, se ha ganado en estos años de liderazgo autoritario el favor de gran parte de la población a golpe de construir carreteras y mejorar otras infraestructuras. También se ha erigido como defensor de la "armonía" entre las distintas etnias, aunque ha sido acusado de violar los derechos humanos.

Organizaciones como Human Rights Watch y Amnistía Internacional han denunciado la tortura de detenidos bajo custodia militar y que la nueva Constitución, además de otorgar una amnistía a los golpistas de 2006, cercena los derechos de asociación y de prensa.

La política de Fiyi, cuya economía depende en gran parte de las exportaciones de azúcar, el turismo y las remesas de los emigrantes, ha estado marcada desde la independencia de la metrópoli británica en 1970 por las rivalidades entre la mayoría de etnia fiyiana y la minoría de origen indio.

Los fiyianos melanesios, conocidos oficialmente como "iTaukei" y propietarios de la mayoría de las tierras, representan el 57 por ciento de una población, mientras que los de origen indio, que dominan el comercio, incluyen a más del 37 por ciento de los 900 mil habitantes del archipiélago.

Las elecciones son un paso necesario para descongelar las relaciones diplomáticas con Australia, la Unión Europea o la Mancomunidad de Naciones, rotas o deterioradas desde la asonada de 2006.