Líder catalán reconoce que no tienen apoyo para declarar la independencia

Francesc Homs, alto dirigente de Convergencia Democràtica de Catalunya, admitió en una entrevista que el parlamento no puede declarar la secesión pero sí "iniciar" un proceso independentista.
Francesc Homs (i), junto al presidente del gobierno autónomo catalán, Artur Mas (d), en Barcelona, en una foto de archivo
Francesc Homs (i), junto al presidente del gobierno autónomo catalán, Artur Mas (d), en Barcelona, en una foto de archivo (EFE)

Barcelona

Un dirigente del partido gobernante de Cataluña reconoció hoy que los independentistas carecen de apoyos suficientes para declarar unilateralmente la secesión de España, aunque sí para "iniciar" un proceso independentista.

"Hay una mayoría muy importante a favor de construir un Estado independiente, pero no es una mayoría suficiente", reconoció en una entrevista en la radio Cadena Ser Francesc Homs, ex portavoz del gobierno regional.

"Pero hay mayoría para iniciar este proceso, pues hay 72 diputados (independentistas) en el parlamento de Cataluña" sobre un total de 135 escaños, aseguró Homs, del partido liberal CDC del presidente catalán saliente Artur Mas.

En las elecciones regionales del 27 de septiembre, dos listas independentistas, la transversal coalición Junts pel Sí de Mas y la izquierda anticapitalista CUP (Candidatura de Unidad Popular), obtuvieron una mayoría absoluta parlamentaria, pero solo 48% de los votos.

El 9 de noviembre aprobaron una resolución parlamentaria anunciando el lanzamiento de un proceso de secesión en esta región nororiental de España que debería culminar en 2017. La resolución, suspendida por el Tribunal Constitucional, también proclama que el Parlamento no se someterá a las instituciones nacionales.

La resolución generó discusiones entre simpatizantes de CDC, que la vieron como una concesión para satisfacer a los independentistas más radicales, cuyos votos necesita el presidente saliente Artur Mas para ser reelegido.

Homs la definió hoy como una mera declaración "política" e insistió en la posibilidad de negociar tras las legislativas previstas el 20 de diciembre y que podrían terminar con la mayoría absoluta del Partido Popular del presidente del gobierno Mariano Rajoy.

"Se abre un ciclo en España de más diálogo, más negociación y más pacto", dijo. Los independentistas deben escoger al presidente catalán antes del 9 de enero, cuando, a falta de acuerdo, deberían convocarse nuevas elecciones en la región, las cuartas desde 2010.

La CUP (10 diputados) sigue opuesta a la figura de Mas, candidato de Junts pel Sí (62 diputados), por sus políticas de austeridad y la sospecha de corrupción en CDC. "Si lo que pretenden diez diputados es imponer su programa de la primera hasta la ultima línea (...) es mejor ir a las elecciones", advirtió Homs.

En una reciente encuesta del gobierno regional, este partido radical pasaba de la séptima a la tercera posición parlamentaria (11.1% de intención de voto). El mismo estudio apuntaba que un 46.7% de los catalanes quieren la independencia contra un 47.8% que no.