Libro cuestiona el papel del rey de España ante intento de golpe de 1981

En el libro La gran desmemoria, de Pilar Urbano, se afirma que Juan Carlos I conspiró para apartar del poder al primer ministro, Adolfo Suárez, en la llamada Operación Armada, con lo que creó las ...
La periodista Pilar Urbano, durante la presentación de su polémico libro, "La gran desmemoria"
La periodista Pilar Urbano, durante la presentación de su polémico libro, "La gran desmemoria" (AFP)

Madrid

Un libro publicado este jueves, días después de la muerte de Adolfo Suárez, afirma que el rey de España conspiró para apartar al que fue su amigo y primer jefe de gobierno de la democracia, creando con esta operación un terreno propicio para el intento de golpe de Estado de 1981. La Casa Real se apresuró a hacer un "desmentido categórico". "Hay un momento en que, después del golpe de Estado, Suárez cree que el rey le ha traicionado y le llama traidor", relató la periodista Pilar Urbano, autora del libro La gran desmemoria.

Acostumbrada a las polémicas, la autora presentó en Madrid una obra en la que afirma que el rey Juan Carlos dirigió una operación, denominada "Armada", por el nombre del general considerado como el instigador del golpe de Estado, para apartar a Suárez del poder. La operación, según Urbano, habría sido ideada "el 5 de julio de 1980 en Zarzuela", la residencia oficial de la Familia Real cerca de Madrid. Suárez, que ya había ocupado cargos políticos durante el franquismo, fue nombrado en julio de 1976 jefe del gobierno por el Rey, que había sido entronizado tras la muerte de Francisco Franco el 20 de noviembre de 1975.

A principios de los años ochenta, el descontento reinaba entre los militares y una parte de la sociedad en medio de una grave crisis económica y una intensa actividad de algunos grupos armados como la organización separatista vasca ETA. En esta situación inestable, el joven rey habría decidido, según Urbano, seguir los consejos del general Alfonso Armada e intentar apartar, sin usar la fuerza, a Suárez, que describió tras su muerte, a finales de marzo, como un "amigo leal".

Es entonces, cuando, descontentos por la decisión del rey de elegir a Leopoldo Calvo Sotelo para sustituirlo, los militares habrían decidido ir más lejos con el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, según Urbano. "La 'Operación Armada' concluye el 11 de febrero (...). Son dos operaciones muy distintas. Una desemboca en la otra pero no pretendiéndolo el Rey. La 'Operación Armada' parte de Zarzuela, el golpe de Estado, no. El golpe de estado se produce no pretendiéndolo el rey", repitió hasta tres veces la autora.

El 23 de febrero de 1981, unos 200 guardias civiles dirigidos por el teniente coronel Antonio Tejero, irrumpieron en el Congreso de los Diputados coincidiendo con la sesión de investidura de Calvo Sotelo. El monarca defendió la Constitución en un mensaje televisado en la madrugada y se legitimó ante su pueblo. Suárez también quedó en la memoria de los españoles como uno de los tres únicos políticos del Congreso que hizo frente a los golpistas. Un portavoz de la Casa Real se apresuró a "desmentir rotundamente cualquier participación" del rey "en la denominada en el libro 'operación Armada'".

Según él, las conversaciones reproducidas en el libro son "pura ficción". El hijo de Adolfo Suárez, fallecido el 23 de marzo a los 81 años, pidió la retirada de la obra, denunciando un uso no autorizado de una foto de su padre en un libro que dice "lesivo" para el honor de Suárez. "El día que lo lea me va a dar las gracias. Es una estatua a su padre", aseguró Urbano. El ex presidente de gobierno socialista Felipe González, citado en el libro, afirmó que Pilar Urbano "miente mucho más que habla" cuando lo acusa de estar implicado en la "operación Armada".

Diez personalidades citadas en el libro, entre ellas el hijo de Suárez, denunciaron un libro que "parece tener por objeto desestabilizar las instituciones y atacar frontalmente la figura de S.M. el Rey y al presidente Suárez a través de una acusación infame", en una columna en el diario conservador ABC. Frente a las críticas, la periodista insistió en su apoyo al Rey: "sin él, no tendríamos democracia. Recibe los poderes absolutos de Franco y ese señor nos devolvió todos los poderes".

Más de treinta años después de la intentona golpista, el libro ha vuelto a abrir el debate sobre sus puntos oscuros. Los socialistas reclamaron esta semana la desclasificación de los documentos de los servicios secretos de la época, mientras más a la izquierda se pidió una comisión parlamentaria. "Hay que empezar a desclasificar", dijo Pilar Urbano, que calificó de "simulacro" el juicio militar a los principales responsables, entre ellos, Armada, que también ha dejado una sensación de caso todavía abierto.