Tribunal de Libia declara al parlamento inconstitucional

Tras el derrocamiento de Muammar Gaddafi, hace tres años, dos gobiernos rivales luchan por el control de las reservas energéticas del país.
Un grupo de personas celebra la decisión de la Corte Suprema de Libia, al declarar inconstitucional el parlamento.
Un grupo de personas celebra la decisión de la Corte Suprema de Libia, al declarar inconstitucional el parlamento. (Reuters)

Tripoli, Libia

La Corte Suprema de Libia declaró inconstitucional el parlamento, reconocido internacionalmente y que había sido elegido el 25 de junio, en una decisión que podría provocar un mayor caos en este país africano productor de petróleo.

El veredicto llegó un día después de que hombres armados irrumpieron en el mayor campo petrolífero libio, cortando la producción en el complejo situado en el remoto sur, en un nuevo revés para el ya complicado sector energético.

El propio Parlamento no reaccionó tras esta decisión de la Corte Suprema, pero algunos diputados dijeron que probablemente no iban a someterse a la sentencia del alto tribunal.

"Los diputados no van a reconocer un veredicto decidido bajo la amenaza de las armas" advirtió el diputado Isam Al Jehani en su página Facebook

En la actualidad, dos gobiernos y parlamentos rivales luchan por el control de las vastas reservas energéticas del país, tres años después del derrocamiento de Muammar Gaddafi. Decenas de grupos armados se han unido también al descontrol.

Las potencias occidentales y los vecinos de Libia temen que el estado miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se esté dirigiendo hacia una guerra civil total, mientras los ex rebeldes que ayudaron a derrocar a Gaddafi usan ahora sus armas para construir su propio feudo.

Libia está dividida en una parte occidental controlada por unos combatientes que se autodenominan Operación Amanecer, que capturaron la capital en agosto, dejando al parlamento reconocido internacionalmente y al gobierno a cargo de un retazo del estado en el este.

En un veredicto televisado que probablemente profundizará esas divisiones y complicará los esfuerzos de mediación de Naciones Unidas, la Corte Suprema invalidó la elección de la Cámara de Representantes, que huyó a la ciudad oriental de Tobruk. Argumentó que la comisión que preparó la votación violó la constitución provisional el país.

En su veredicto, leído por su presidente Kamal Al Dahan, la Corte también se pronunció, contra todo pronóstico, sobre otro recurso que cuestionaba una enmienda a la Constitución que condujo a las elecciones del 25 de junio y, de hecho, anuló estos comicios y todas las decisiones tomadas desde entonces.

Los comicios de junio generaron una asamblea con fuerte presencia de liberales y federalistas, sorprendiendo a los islamistas ligados a la Operación Amanecer, que se tomaron Trípoli dos meses después.

La Corte Suprema tiene su sede en Trípoli, donde Amanecer reinstauró al anterior parlamento. Los combatientes, procedentes en su mayoría de la ciudad occidental de Misrata, han tomado el control de los organismos estatales.

La decisión se produjo después de que hombres armados irrumpieran en el campo petrolero de El Sharara, cerrando la mayor instalación productora de Libia.

El cierre reducirá la producción libia -de 800 mil barriles por día (bpd) según los últimos datos- al menos en unos 200 mil bpd, empeorando su crisis presupuestaria, ya que los ingresos por el petróleo han estado bien por debajo del objetivo por los continuos ataques en el país.

.