Repatriados desde Libia llegan a Italia. Se debate sobre intervención

La ministra de Defensa, Roberta Pinotti, anunció el envío de 500 militares italianos para ayudar a combatir al yihadista Estado Islámico. Sectores progresistas rechazan intervención
Ciudadanos italianos llegaron hoy a Roma después de que Italia cerrara su Embajada en Trípoli
Ciudadanos italianos llegaron hoy a Roma después de que Italia cerrara su Embajada en Trípoli (EFE)

Roma

Llegan hoy a Roma los italianos repatriados desde Libia, después de que Italia cerrara su Embajada en Trípoli, una situación que ha sumido al país en un debate sobre la necesidad de intervenir militarmente en aquel Estado de Oriente Medio.

Los italianos fueron trasladados el domingo desde Libia hasta Sicilia, donde han pasado la noche a la espera de que un vuelo militar les traslade hoy a la capital italiana, según refirieron medios del país europeo.

Su desplazamiento se produjo después de que las autoridades italianas ordenaran el cierre temporal de su Embajada en Trípoli, una medida "necesaria por el deterioro de la situación" en aquel país, según declaró el ministro italiano de Exteriores, Paolo Gentiloni.

Esta situación de "máxima urgencia", tal y como la ha descrito el ministro del Interior, Angelino Alfano, ha sumido al país en un debate que divide a los defensores de una intervención militar inmediata, como el ex primer ministro Silvio Berlusconi, y a los que piden prudencia, como los miembros del Movimiento 5 Estrellas (M5S).

"Una intervención de las fuerzas militares internacionales (...) debe ser hoy una opción a considerar seriamente", afirmó Berlusconi.

Desde el Gobierno también se han alzado voces a favor de una acción militar impulsada por la comunidad internacional. Es el caso del titular de los asuntos interiores, Alfano, quien consideró que "no hay un minuto que perder" y subrayó la necesidad de que la ONU actúe en Libia.

"Hay que intervenir en Libia con una misión de la ONU. La comunidad internacional debe comprender que (resolver esta situación) es crucial para el futuro de Occidente", destacó en una entrevista que publica este lunes el diario italiano "La Republica".

Asimismo, Alfano apuntó que "la ONU debe hacer de Libia una prioridad absoluta" porque "la situación es de máxima urgencia y es necesario actuar de inmediato".

El ministro Gentiloni confesó recientemente al canal de televisión "Sky24" que Italia "está preparada para combatir en Libia si fuera necesario".

Sus declaraciones se sumaron a las de la ministra de Defensa, Roberta Pinotti, que anunció el próximo envío de 500 militares italianos -entre entrenadores, asesores y personal de las Fuerzas Aéreas- para ayudar a combatir al yihadista Estado Islámico (EI).

Sectores progresistas se pronunciaron en contra de la intervención armada por parte de la comunidad internacional, como el M5S.

"Somos contrarios al uso de las armas porque solo empeorarán la situación", insistió el diputado del M5S Alessandro Di Battista, en unas declaraciones recogidas por los medios.

También desde el grupo Izquierda, Ecología y Libertad (SEL) piden cautela y se muestran favorables a promover la paz en Libia, aunque con el diálogo y la diplomacia, y no con armamento militar.