Libia afirma que EU violó soberanía al capturar sospechoso en su territorio

Las autoridades libias acusan a Washington de no avisarles con antelación de la operación para detener al presunto responsable del ataque contra el consulado en Bengasi en 2012.
El ministro de Justicia de Libia, Salah al-Mirghani, comparece en la rueda de prensa sobre la detención del ciudadano libio
El ministro de Justicia de Libia, Salah al-Mirghani, comparece en la rueda de prensa sobre la detención del ciudadano libio (EFE)

Trípoli

Libia afirmó hoy que Estados Unidos violó su soberanía al capturar en su territorio a un presunto responsable del ataque contra la misión diplomática estadunidense de Bengasi en 2012, que causó la muerte entre otros del embajador estadunidense. "El gobierno condena este deplorable atentado contra la soberanía de Libia", lamentó el ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Las autoridades libias indicaron además que Washington no les avisó con antelación de la operación llevada a cabo por las fuerzas estadunidenses. El sospechoso, Ahmed Abu Jatalá, fue detenido el domingo cerca de la ciudad libia de Bengasi (este) durante un operativo entre las fuerzas estadunidenses y agentes del FBI.

Trípoli pidió además al gobierno estadunidense la entrega del detenido para que "la justicia libia lo juzgue", según el comunicado. Durante una conferencia de prensa, el ministro de Justicia libio, Salah al Marghani, afirmó que Abu Jatalá tenía una orden de arresto en el país, aunque no detalló las acusaciones.

Añadió que las fuerzas de seguridad libias no habían podido detener al sospechoso por la difícil situación de seguridad en Bengasi, la segunda ciudad más grande del país y bastión de los grupos islamistas radicales. El secretario de Justicia estadunidense, Eric Holder, explicó el martes que sobre el acusado pesan tres cargos en Estados Unidos, entre ellos "asesinato de una persona durante un ataque contra un establecimiento federal", y que "otros podrían sumarse en los próximos días". Podría ser condenado a la pena de muerte.

Los servicios de información del antiguo régimen de Muamar Gadafi había detenido a Ahmed Abu Jatalá, de unos 40 años, a principios de los años 90 por presuntos vínculos con organizaciones islamistas. Tras su liberación en 2006, estuvo en la sombra hasta que en 2011 comenzó la revuelta contra el régimen en la ciudad de Bengasi. Entonces lideró el grupo de rebeldes islamistas "Katibat Abu Obeida Ibn Al Jarah".

A este grupo se le atribuye el asesinato del general Abdelfatah Yunes, responsable del antiguo régimen que desertó tras el comienzo de la revuelta y se convirtió en comandante de las fuerzas rebeldes.

Después de la caída del antiguo régimen, la mayor parte de los miembros de esta Katibat (brigada) se unieron a Ansar Asharia, un grupo yihadista que está en la lista de organizaciones terroristas de Washington por su presunta implicación en el ataque contra el consulado estadunidense en Bengasi en el que murió el embajador Chris Stevens y otros tres estadunidenses.

En una entrevista con la AFP Ahmed Abu Jatalá había desmentido en octubre de 2012 toda implicación en este ataque, aunque reconoció que estaba en el consulado el día del ataque. Dijo que estaba participando en una manifestación que denunciaba la publicación de un video islamófobo en Youtube.

Desde entonces y hasta el anuncio el martes de que había sido capturado por un comando estadunidense, Jatalá, considerado como un dirigente de la Ansar Asharia en Libia, había sido muy discreto.