Libertad bajo fianza para familiar de los Kennedy encarcelado por asesinato

Michael Skakel, de 53 años, condenado en 2002 por un asesinato cometido en 1975, salió hoy en libertad tras pagar una fianza de 1.2 millones de dólares.
 Michael Skakel entra en un coche después de salir del tribunal de Stamford, en Connecticut
Michael Skakel entra en un coche después de salir del tribunal de Stamford, en Connecticut (AFP )

Nueva York

Michael Skakel, un familiar del clan Kennedy que fue condenado en 2002 por un asesinato cometido en 1975, salió hoy en libertad tras pagar una fianza de 1.2 millones de dólares. Skakel, de 53 años, no ofreció declaraciones al salir del tribunal, pero su abogado, Hubert Santos, señaló a la prensa que su defendido no cometió el asesinato y que la decisión de hoy era "un paso" en el proceso de corregir el error.

Michael Skakel pagó la finanza y salió del tribunal de Stamford (Connecticut) apenas dos horas después de que un juez fijara la fianza, una vez que el mes pasado otro juez anuló la declaración de culpabilidad emitida en el juicio de 2002. La anulación del veredicto se produjo llegó después de que Skakel y su abogado reclamaron en 2010 que su letrado en el juicio de 2002, Michael Sherman, cometió muchos fallos y no le defendió adecuadamente.

El caso, que se alarga desde hace casi cuatro décadas, es muy famoso en Estados Unidos por la mezcla de fama y dinero que le rodeó, más aún cuando se implicó en el asunto a un familiar de los Kennedy. Michael Skakel, un sobrino de Robert y Ethel Kennedy, tenía quince años cuando su vecina Martha Moxley (de la misma edad) apareció en 1975 asesinada a golpes en el jardín de su casa de Greenwich (Connecticut), una ciudad conocida por su elevado nivel de vida.

Aunque siempre fue considerado un posible sospechoso del crimen, Skakel no fue juzgado hasta 2002, cuando fue declarado culpable y condenado a un mínimo de 20 años de cárcel y un máximo de reclusión a perpetuidad. Skakel ha defendido siempre su inocencia. La decisión tomada hoy por el juez Gary White estipula que, si Skakel paga la fianza, no podrá salir del estado, tendrá un localizador GPS y deberá estar en contacto con las autoridades.

La sala del tribunal estaba llena de miembros de las familias Skakel y Moxley, incluyendo la madre la víctima, Dorothy Moxley, quien dijo sentirse "decepcionada", en declaraciones a la prensa. Tras la anulación de la sentencia del mes pasado, la fiscalía no ha indicado aún si planea un nuevo juicio contra Skakel.