Liberados cuatro observadores de la OSCE en Ucrania

El presidente ucraniano Petro Poroshenko aseguró, poco antes de expirar una tregua y firmar un acuerdo con la UE, estar dispuesto a concluir un acuerdo de paz con su par ruso Putin para poner fin ...
Trabajadores rusos celebran la botadura del submarino Rostov-on-Don, con motor diesel eléctrico, en San Petersburgo, para la Flota del Mar Negro
Trabajadores rusos celebran la botadura del submarino Rostov-on-Don, con motor diesel eléctrico, en San Petersburgo, para la Flota del Mar Negro (AFP)

Kiev

Cuatro observadores de la OSCE secuestrados el 26 de mayo por rebeldes prorrusos fueron liberados en el este de Ucrania, unas horas antes de la expiración el viernes de una tregua frágil y de la firma, temida por Moscú, de un acuerdo comercial entre Kiev y la Unión Europea. Los observadores llegaron esta noche a un hotel de Donetsk, plaza fuerte de los prorrusos en el este de Ucrania.

"Fueron liberados sin condiciones. Se trata de un danés, un turco, un suizo y, si no me equivoco, un estonio", declaró el "primer ministro" de la "República de Donetsk" autoproclamado por los separatistas, Alexandre Borodai. Por su parte, el presidente ucraniano Petro Poroshenko aseguró hoy que estaba dispuesto a concluir un acuerdo de paz con su par ruso Vladimir Putin, para poner fin a la insurrección separatista prorrusa en el este de Ucrania, pocas horas antes de la expiración de la tregua, a las 19:00 horas GMT del viernes.

"Estoy dispuesto a pactar la paz con quien sea", declaró el presidente en respuesta a una pregunta sobre la posibilidad de un acuerdo de paz con Putin, durante una entrevista difundida esta noche por la cadena CNN. "Detesto la idea de no utilizar la última oportunidad para traer la paz a la región", añadió. En vísperas de la firma de un acuerdo comercial crucial entre Kiev y la UE, que no es del agrado de Moscú, los occidentales alzaron el tono contra Rusia.

Los combates, que dejaron unos 400 muertos desde abril, continuaron estos últimos días en el enclave industrial rusohablante del Donbass, a pesar del alto el fuego decretado por Poroshenko y aceptado por un jefe de los rebeldes prorrusos.

"Es crucial que Rusia demuestre en las próximas horas que está actuando de verdad para ayudar a desarmar a los separatistas, que los alienta al desarme, que los llama a deponer las armas y a empezar a participar en un proceso legítimo", dijo en París el jefe de la diplomacia estadunidense, John Kerry, tras reunirse con su par francés, Laurent Fabius.

El presidente ucraniano había considerado insuficiente el jueves el apoyo de Moscú a su plan de paz, un día antes de expirar el frágil alto el fuego decretado el pasado 20 de junio en el este de Ucrania. Según Poroshenko, "hasta el momento, lamentablemente, el apoyo [de Moscú al plan de paz] no ha sido suficiente".

"La guerra no declarada continúa causando estragos", señaló y se refirió "a los mercenarios que atraviesan la frontera rusa". En este contexto, la presidencia rusa expresó asu pleno apoyo a una prórroga del alto el fuego, así como una reanudación de conversaciones entre las partes.

Putin habló con la canciller alemana, Angela Merkel, de "la necesidad de prorrogar la tregua, fijar reuniones de un grupo de contacto y liberar a las personas detenidas", puntualizó el Kremlin. Las potencias occidentales exhortaron hoy a Rusia a actuar inmediatamente para calmar la situación en el este de Ucrania.

Insurgentes prorrusos atacaron hoy un céntrico cuartel ucraniano en Donetsk, bastión rebelde del este de Ucrania. Según un simpatizante de los separatistas, al menos 200 insurgentes armados dieron un ultimátum a las tropas de una unidad de la Guardia Nacional para que se rindieran y entregasen las armas y, ante la negativa de los miembros de esta unidad, empezaron a disparar.

"De 200 a 300 hombres" estaban en la unidad militar, rodeada de viviendas y bares, afirmó este habitante de Donetsk. La Guardia Nacional ucraniana indicó haber rechazado el ataque, agregando que no había ningún herido. También indicó que se estaban llevando a cabo negociaciones con representantes separatistas.

Los medios de comunicación ucranianos informaron hoy de un ataque de hombres armados contra una aeródromo de la ciudad de Kramatorsk, cerca del bastión prorruso de Slaviansk. A pesar de la muerte de nueve soldados ucranianos el martes en un helicóptero derribado por los rebeldes, Poroshenko decidió mantener el alto el fuego. Moscú indicó apoyar plenamente una prórroga del alto el fuego, pero Poroshenko afirmó que aún no había tomado una decisión al respecto.

Por su parte, la UE tiene previsto firmar el acuerdo comercial con Kiev para suprimir la mayor parte de las fronteras aduaneras. El rechazo a firmar este documento, previsto inicialmente en noviembre pasado, provocó el inicio de un movimiento de protestas proeuropeo y la destitución del entonces presidente, el prorruso Viktor Yanukovich, así como la actual crisis en el país.

Rusia advirtió el miércoles de que tomaría "medidas de protección" si los acuerdos de asociación entre la UE y Ucrania, Moldavia y Georgia, cuya firma está prevista el viernes, perjudican su economía. En julio, la UE, Moscú y Kiev negociarán a nivel ministerial las condiciones de aplicación de este acuerdo, si bien las consultas entre expertos comenzarán esta semana, indicó el jueves Alexei Meshkov, un diplomático ruso.