Liberado fotógrafo danés tras 13 meses de secuestro en Siria

Daniel Rye Ottosen fue secuestrado por los yihadistas del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL) y se ha pagado un rescate para lograr su liberación.

Copenhague, Jerusalén

El fotógrafo danés Daniel Rye Ottosen, que permanecía secuestrado desde el 17 de mayo de 2013 en Siria, ha sido liberado, anunció hoy el gobierno danés. Según fuentes conocedoras del caso citadas por la agencia Ritzau, el fotógrafo fue secuestrado por los yihadistas del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL) y se ha pagado un rescate por su liberación.

La familia de este joven fotógrafo independiente de 25 años, que fue a Siria a dar a conocer al mundo las condiciones de vida de los civiles, en particular de los niños, "está bien dadas las circunstancias". La prensa danesa sabía de su secuestro desde hace tiempo pero lo mantuvo en secreto para garantizar su seguridad, dijo la familia que anunció que no quiere hablar del caso.

El ministerio de Relaciones Exteriores dijo que tampoco dará ninguna información más sobre este caso.

De otra parte, la reanudación de los combates impidió hoy, por décimo segundo día consecutivo, el reparto de alimentos en el asediado campo de refugiados de Yarmuk, en el sur de Damasco, denunció la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA).

En un comunicado, el portavoz de dicha organización en Jerusalén, Chris Gunness, explicó que los grupos de reparto se personaron hoy con las raciones de comida a primera hora, como cada mañana, en la entrada norte de Bateekhah, pero que las autoridades les pidieron que se marcharan por los combates.

"La UNRWA expresa su profunda preocupación por el hecho de que el conflicto armado haya impedido el reparto de ayuda humanitaria en Yarmuk, donde solo se han repartido 300 raciones de comida desde el 14 de mayo", explicó. "En favor de las 18 mil personas allí atrapadas, la UNRWA vuelve a exigir a todas las partes que pongan fin a las hostilidades y trabajen para garantizar que se reanuda y se mantiene de forma diaria y sostenible", agregó.

La UNRWA logró entrar en Yarmuk el pasado 7 de junio con la intención de repartir comida y con el visto bueno previo de los bandos en conflicto, incluido el Gobierno de Damasco. Desde entonces, miembros de esta agencia de la ONU han repartido miles de raciones alimenticias para paliar la desesperación de una población asediada y abocada al hambre, rehén del Ejército sirio, de las milicias armadas rebeldes y de los grupos palestinos.

En Yarmuk quedan unos 18 mil palestinos de los cerca de 160 mil que residían antes de que en marzo de 2011 estallara la actual guerra civil en Siria. Los insurgentes asumieron su control en diciembre de 2012 y desde entonces sus calles ha sido escenario de enfrentamientos entre grupos opositores y las fuerzas gubernamentales, apoyadas por el partido marxista "Frente Popular de Liberación de Palestina-Comando General" (FPLP-CG).

Desde julio de 2013, el régimen sirio lo mantiene cercado, un asedio que ha deteriorado hasta el extremo las ya de por sí trágicas condiciones de vida de sus habitantes y causado la muerte de al menos un centenar de personas por la falta de comida y medicinas.